'Escape room'

Iñaki OrtegaDirector Deusto Business School y profesor de la Unir
El nuevo Congreso se constituye el martes con el foco en Vox y las 'coletillas'
Una imagen del Congreso de los Diputados.
EP

Se ha puesto de moda. Todo el mundo lo practica. Un escape room es un juego que sirve tanto para celebrar un cumpleaños de un niño de 12 años, como para una despedida de soltera o incluso para inculcar sentimiento de equipo entre altos directivos. Básicamente es una actividad lúdica que consiste en que un grupo de personas puedan ‘escapar de un encierro’ resolviendo un enigma a través de varias pistas.

Los escape rooms nacen hace una década en Japón y desde entonces se han extendido hasta al último rincón del mundo, aunque donde realmente arrasan es en el sudeste asiático. Hay muchas variedades del juego, pero en todas los participantes se enfrentan en un local cerrado durante algo más de una hora y con la presencia de un árbitro. El reto: ‘escaparse’.

El juego ha enganchado a personas de toda edad y condición porque para poder ganar hay que esforzarse, no físicamente, sino mentalmente –en grupo y a título individual– para encontrar la solución a un difícil acertijo. De hecho, equipos de alto rendimiento del mundo del deporte pero también de las corporaciones empresariales juegan a ser 'escapistas' para mejorar el desempeño grupal, ya que penaliza los individualismos y premia el trabajo cooperativo. Pero también muchas cuadrillas de amigos, sin más motivación que pasar un buen rato, colapsan los locales de escape room todos los fines de semana. Incluso se habla ya en ciencias sociales como la educación de la gamificación del aprendizaje. Una nueva disciplina pedagógica que usa este tipo de juegos para lograr increíbles resultados.

Por eso, si funciona para directivos, estudiantes y equipos deportivos que habían probado otras soluciones sin éxito, por qué no aplicarlo para el principal problema de nuestro país. El desgobierno que vivimos tras cuatro años con cuatro elecciones quizás se solucionaría con una buena dosis de escape room para nuestra clase politica. Por qué no animar a Pedro Sánchez, Pablo Casado,Santiago Abascal, Pablo Iglesias e Inés Arrimadas a entrar en una de estas ‘salas de escape’ con la condición de no salir hasta que resuelvan el mayor enigma hoy de España que no es otro que cómo conseguir un acuerdo estable de gobierno que represente a una mayoría de españoles.

Si lo piensasno es tan descabelladoy de algún modo en la historia reciente algunos acuerdos relevantes se consiguieron así, forzando un encierro para lograr un acuerdo. De esta manera nació el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, con los principales líderes y pensadores del mundo acantonados en Bretton Woods. O la Constitución española con sus ‘padres’ alojados en el Parador de Gredos aislados por la nieve. Y todos los acuerdo europeos solo se consiguen a altas horas de la madrugada tras agotadoras reuniones en Bruselas que no pueden finalizar sin acuerdo. Cualquier cosa antes que otras elecciones, ¿no crees?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento