El Parlamento del futuro frente a la pandemia y los totalitarismos

Firma invitada  David Sassoli. Presidente del Parlamento EuropeoOPINIÓN
David Sassoli
David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo.
PE

Quince meses después del impresionante estallido de la pandemia, todos estamos llamados a repensar cómo funcionan nuestras sociedades. En ningún ámbito se puede pretender esperar a que termine la crisis y volver a la vida de antes. La COVID-19 nos ha demostrado claramente cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles, qué debemos cambiar, en qué podemos mejorar. Este análisis es válido para las instituciones europeas y nacionales, para las empresas, partidos, sindicatos, administraciones regionales y locales... Sería un error archivar en un cajón la experiencia y los datos que hemos ido acumulando y no aprovechar la lección que nos ha enseñado la COVID-19.

Estos quince meses de dolor, sufrimiento y malestar nos ofrecen la posibilidad de crecer para ser más efectivos, sostenibles e igualitarios.

Con este convencimiento, el Parlamento Europeo inició la semana pasada un proceso de reflexión, abierto a todos los diputados, para tratar de encontrar vías para reformar nuestra institución. Las modalidades de trabajo, la mejora de la actividad legislativa, la organización interna, el papel del pleno y de las comisiones parlamentarias, así como de las actividades internacionales son sólo algunos de estos asuntos. Entre ellos, uno que ocupa un lugar central es la relación entre el Parlamento y los ciudadanos, con el objetivo de reforzar la participación, el derecho de iniciativa y asegurar una mayor transparencia.

En resumen, necesitamos ideas antes de pasar a intervenir en reglamentos y disposiciones. Por este motivo, desde ahora hasta finales de julio, cinco grupos de trabajo, compuestos por jóvenes diputados y diputados más expertos y con la participación de los grupos políticos, elaborarán unas reflexiones que proporcionarán a los órganos competentes una visión del Parlamento que vendrá después de la pandemia. Se trata de un ejercicio de participación ascendente que utilizará una plataforma interactiva abierta a las aportaciones de todos y que concluirá en otoño con un debate general en el que se aprobará un documento sobre las reformas que deben llevarse a cabo en la segunda parte de la legislatura.

"La pandemia ha sacado a la luz las numerosas dificultades de trabajar con las normas existentes y ha puesto de manifiesto la necesidad de adoptar instrumentos más flexibles"

La pandemia ha sacado a la luz las numerosas dificultades de trabajar con las normas existentes y ha puesto de manifiesto la necesidad de adoptar instrumentos más flexibles. Nuestras instituciones también necesitan reflexionar sobre cómo operar de manera más efectiva para que nuestro sistema democrático responda mejor a los retos actuales.

Si bien la democracia es un sistema frágil, esto no puede servir de excusa para permanecer indiferentes ante los acontecimientos. Es deber de todos, en estos momentos difíciles, poner orden en nuestras casas. Por eso, espero que los parlamentos nacionales también se esfuercen por evaluar el funcionamiento de sus asambleas, ya que la COVID-19 nos ha hecho entender que la Unión Europea no son solo las instituciones de Bruselas. Hay dimensiones nacionales y regionales que tienen una gran repercusión en el mecanismo comunitario. Pensemos tan solo en lo importantes que han sido las regiones y los gobiernos locales en la respuesta a la pandemia.

Todos somos "piezas" de la dimensión europea, y si cada uno de nosotros hace lo que le corresponde, podremos replantearnos nuestro funcionamiento para hacerlo menos dirigista y burocrático.

Observamos con gran preocupación, de hecho, los esfuerzos de los sistemas autoritarios por presentarse como sistemas más eficientes o eficaces. No queremos volverle la espalda a la democracia, y podemos conseguirlo actualizando nuestras reglas, renovando nuestras instituciones y ofreciendo nuevos instrumentos de participación. El Parlamento Europeo ha decidido no quedarse de brazos cruzados y actuar sin tabúes.

Estamos convencidos de que, si mejoramos el funcionamiento de nuestras instituciones para que la democracia responda efectivamente a los asuntos que más preocupan a nuestros ciudadanos, saldremos victoriosos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento