El virus de la 'chinofobia'

Protesta de médicos de Hong Kong pidiendo el cierre de la frontera con China continental.
Protesta de médicos de Hong Kong pidiendo el cierre de la frontera con China continental.
JEROME FAVRE / EFE

El coronavirus se propaga rápido, aunque no a tanta velocidad como los bulos y teorías conspirativas en las redes sociales. La crisis sanitaria de Wuhan ha generado desde hilos contando el maligno plan de Bill Gates para matarnos a todos hasta vídeos de médicos desmayados mientras operan a los afectados (al parecer, en China los virus se extirpan en el quirófano). Se retuitea el apocalipsis, a pesar de que el turista alemán de La Gomera evoluciona positivamente. También están bien los repatriados españoles, esos que vimos llegar en directo por la televisión como si esto fuera un capítulo de The Walking Dead. La alerta sanitaria del coronavirus es la nueva serie de moda a la que estamos todos enganchados. Su trama principal es la desinformación.

Los que ya van en el metro de Madrid con mascarilla están convencidos de que a la mínima van a contagiarse del coronavirus, a pesar de que en España solo hay un caso confirmado y aún se están estudiando las vías de trasmisión (todo apunta al contacto estrecho). Tampoco tiene pinta de que sepan que justo en China hay ahora mismo una epidemia de gripe, una enfermad que genera miles de muertos al año solo en nuestro país. Sí, el coronavirus también está cobrándose vidas y hay que poner el acento, pero quizás no de la manera en la que se está haciendo porque una de sus peores consecuencias está siendo la 'chinofobia'. La comunidad China vive tan asentada en nuestro país que incluso celebra el año nuevo por las calles luciendo dragones y farolillos. El coronavirus ha hecho que ahora se vean en el metro caras de desconfianza ante la presencia de cualquier asiático. También hay cambios de sitio, gente tapándose la nariz y murmullos de miedo a posibles contagios, todo con poco disimulo.

Tenemos sobre la mesa los ingredientes para difundir el falso relato de que los chinos nos van a matar a todos porque esto les desborda. La realidad es que hay pocos países tan preparados como China para lidiar con una epidemia. No tiene pinta de que por aquí se construyeran dos hospitales en 10 días (a la reforma de La Paz me remito). Además, han sabido acotar el virus y describir el genoma en cero coma. Lo mismo ha tardado en resentirse la economía mundial, esa a la que China aporta un crecimiento del 30%. Cortar exportaciones y el turismo ya ha provocado enormes caídas en la bolsa mundial. España no va a ser menos, que a nuestro país vienen millones de turistas de China al año que se dejan por aquí una buena pasta.

Más allá de las cifras, están las personas. China está viviendo una situación tan dura como la imagen viral de ese hombre muerto en la calle al que la gente tiene miedo de acercarse. Algo así debería hacer que el único virus que se propague por el mundo sea el de la humanidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento