365 días de lucha en defensa de la mujer

Ana García Abogada del turno de oficio de violencia de género y diputada de Cs en la Asamblea de MadridOPINIÓN
Junta y Gobierno renovarán el convenio para el seguimiento de casos de violencia de género
Imagen de recurso sobre la violencia de género.
 Archivo

La Organización de Naciones Unidas (ONU) reconoció en 1995 que la violencia contra las mujeres es un obstáculo para lograr la igualdad, el desarrollo y la paz. Cuatro años después, estableció el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer al afirmar que este fenómeno viola los derechos humanos y representa la desigualdad histórica de las relaciones de poder entre mujeres y hombres. Desde entonces, gobiernos, organizaciones internacionales, ONG e individuos estamos impelidos a actuar para erradicarla todos y cada uno de los días del año.

Por mi experiencia profesional como abogada defendiendo a mujeres víctimas de violencia machista he de decir que estos delitos están entre los más horribles a los que me he tenido que enfrentar. Los agresores atacan la libertad de ser y de pensar de sus víctimas, su derecho a la igualdad, a la seguridad, a la integridad física y moral y a la propia vida.

"De la espiral de la violencia machista se puede salir con ayuda de todos"

Quienes lo soportan no solo sufren maltrato físico y psicológico, sino que padecen amenazas, vejaciones, acoso en el ámbito personal o laboral, detenciones ilegales, extorsión sexual, violaciones, trata con fines de explotación sexual y un terrible sin fin de maneras de hacer daño a una mujer.

España cuenta con una Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género (en vigor desde 2005) y con un Pacto de Estado contra la Violencia de Género (2017). Sin embargo, administraciones públicas y sociedad debemos seguir trabajando, porque tan solo desde el año 2003 hasta la actualidad han sido asesinadas 1.074 mujeres en nuestro país por sus parejas o exparejas y 41 de ellas lo han sido en lo que llevamos de año.

La implicación en la eliminación de esta lacra debe de ser total, transversal y permanente, sin separaciones entre mujeres y hombres, partidos políticos o instituciones. Por eso, el acuerdo de gobierno entre Ciudadanos y PP en la Comunidad de Madrid contempla toda una serie de medidas para erradicar la Violencia Machista que garantizará, entre otras, que las víctimas en situación de riesgo cuenten con un alojamiento alternativo. Además, la Consejería de Políticas Sociales, que dirige Ciudadanos, abrirá en 2021 un Centro de Crisis para atender las 24 horas del día a las mujeres víctimas de violencia sexual.

Está claro que este no es un problema “ideológico”, “personal” ni del “ámbito privado” del que podamos evadirnos, como algunos pretenden. La violencia machista no distingue de nivel cultural, económico o creencias y erradicarla depende de todos, comenzando por los padres y educadores, siguiendo por las instituciones y acabando por cada uno de nosotros.

Pero no quiero terminar esta reflexión sin abrir paso a la esperanza, porque de la espiral de la violencia machista se puede salir con ayuda de todos.

Así me lo demostró hace un tiempo una niña de tres años que acompañó a su madre a comisaría cuando ésta acudió a denunciar que su marido le había dado una paliza. Al atenderlas, ambas se encontraban muy nerviosas y no paraban de llorar -la madre por los golpes recibidos y la niña por haberlo presenciado-, pero juntas afrontaron el importante paso de informar a las autoridades.

Tras varios días de tranquilidad gracias a la orden de alejamiento concedida por el juez, llegó la fecha del juicio. Cuando me acercaba a la puerta del Juzgado, la pequeña corrió hacia mí y se abrazó a mi pierna diciéndome “Mamá ya no llora”. Todavía hoy se me pone un nudo en la garganta al recordarlo, pero aquello me hizo ver que la violencia machista tiene inicio y también fin si todos nos implicamos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento