Japón vive la peor crisis desde la II Guerra Mundial por el tsunami, el terremoto y la alerta nuclear

  • "Superaremos esta crisis, como hemos hecho en el pasado", ha dicho el primer ministro nipón, Naoto Kan.
  • Habrá cortes de electricidad de hasta 3 horas al día a partir de este lunes.
  • Multinacionales japoneses han optado por detener temporalmente su producción.
  • Japón ocupa el tercer puesto en la economía mundial por detrás de China y EE UU.
  • Crisis nuclear en las centrales nucleares del país nipón.
Miembros de las Fuerzas japonesas de Auto Defensa ayudan en la evacuación de supervivientes en la localidad de Minamisanriku, en la prefectura de Miyagi (Japón).
Miembros de las Fuerzas japonesas de Auto Defensa ayudan en la evacuación de supervivientes en la localidad de Minamisanriku, en la prefectura de Miyagi (Japón).
EFE

El primer ministro japonés, Naoto Kan, ha dicho este domingo que el terremoto de 9 grados y el posterior tsunami, así como la grave situación en las centrales nucleares del país han provocado la peor crisis jamás experimentada en Japón desde la II Guerra Mundial.

Kan dijo que la situación es "preocupante", al tiempo que mostró su gratitud y "respeto" por la calma con que la población japonesa ha hecho frente al terremoto, que con 9 grados de magnitud ha sido uno de los más graves de la historia.

"No será fácil, pero superaremos esta crisis, como hemos hecho en el pasado", aseguró el jefe del Gobierno nipón.

Kan compareció en la tarde de este domingo en televisión para dejar claro al pueblo que el futuro de la nación se verá determinado por la manera en que se enfrenten a la tragedia. "Es la crisis más grave para Japón desde que terminó la guerra hace 65 años", afirmó.

Apagones desde este lunes

Una de las primeras medidas del Ejecutivo ha sido autorizar a las empresas Tokyo Electric Power (TEPCO) y Tohoku Electric Power a efectuar cortes de electricidad de hasta tres horas de duración al día, a partir de este lunes, para garantizar el suministro en las zonas del noreste del país afectadas por el temblor y posterior tsunami.

El ministro de Comercio e Industria nipón, Banri Kaieda, explicó que TEPCO sufrirá una carencia de hasta diez millones de kilovatios al día en su capacidad de generación por el daño a sus instalaciones en la costa oriental de la isla de Honshu.

Aunque no se prevén apagones inminentes en ciertas zonas del centro de la capital que albergan edificios oficiales, el área de servicio en que se producirán los cortes cubre la zona metropolitana de Tokio y otras provincias aledañas.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, pidió a las grandes empresas del país que limiten en la medida de lo posible el uso de electricidad, en un llamamiento al ahorro de energía que también se ha extendido entre los ciudadanos.

Héctor García, un español que reside en Tokio, cuenta en Twitter sus 'trucos' para el ahorro energético: "Seguimos ahorrando energía todo lo que podemos en Tokio. Yo estoy solo con el ordenador y el iPhone a oscuras". "Y una manta por encima para no pasar frío", añade.

Reacción de las compañías

Por su parte, la compañía eléctrica Tokyo Electric planea que el apagón de energía dure hasta finales de abril, según informa la agencia de noticias Kyodo. "Ha sido una decisión muy difícil, habrá gente que se quedará sin luz", señaló el primer ministro nipón.

El líder japonés indicó que las compañías podrán interrumpir el abastecimiento si lo necesitan y tomar electricidad de otras empresas para evitar apagones en las provincias de Aomori, Iwate, Miyagi y Fukushima.

Kan advirtió de las "graves consecuencias" que tendría para la economía un suministro eléctrico irregular, como una escasez de comida o agua potable.

Ante la interrupción del transporte y los problemas de logística provocados por el terremoto, muchos de los grandes grupos industriales japoneses han optado por reducir o detener temporalmente su producción en el archipiélago.

Los tres principales fabricantes nipones de automóviles, Toyota, Nissan y Honda, mantendrán este lunes paralizada la producción en todas sus plantas de Japón, al no poder asegurarse el suministro de las piezas.

También Suzuki anunció este domingo la misma medida, mientras el grupo Mazda, con sede en la provincia meridional de Hiroshima, es el único fabricante del motor que planea operar sus plantas con normalidad.

La industria del motor es un peso pesado en el músculo exportador nipón, que tiene también parte de su fuerza en sectores como el electrónico y tecnológico.

Japón cayó recientemente al tercer puesto de la economía mundial tras ser superado por China, pero durante más de cuarenta años se mantuvo en el segundo, solo por detrás de Estados Unidos, gracias a su poderosa industria.

En los últimos años, su antaño brillante economía se ha visto lastrada por una persistente deflación, un yen muy fuerte frente a otras divisas fuertes, una deuda pública de en torno al 200%, y las perspectivas de un preocupante envejecimiento de la población.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento