Ángeles González Sinde
La ministra de Cultura, Ángeles González Sinde. EFE

La Ley de Economía Sostenible -y su disposición adicional- no tienen "nada que ver" con la libertad de expresión. Así de categórica ha contestado la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, a las protestas que este fin de semana han llenado Internet de mensajes contra el proyecto cuyo trámite negocian los grupos en el Congreso esta misma semana. Este martes, el proyecto de ley podría pasar directamente al Senado.


Internet es una oportunidad para la difusión de la cultura "de dimensiones no conocidas hasta ahora"
Para la ministra, ha sido un intento de confundir a la opinión pública, ya que la nueva normativa -que está a la espera de posibles modificaciones que la "mejoren" o "enriquezcan"- es "garantista" y no afecta a las opiniones personales que cualquier usuario de Internet pueda verter en un 'blog'. Así lo ha explicado en Oviedo, donde ha advertido de que nadie abre un bar en España para vender "vino o refrescos" que previamente haya "sustraído" de las fábricas donde se producen.

"No es distinto da quien abre un establecimiento de hostelería y tiene que vender los refrescos y los vinos que haya adquirido en las bodegas, no los que haya sustraído de los almacenes de las fábricas porque no reportaría beneficio a la colectividad ni a los bodegueros ni a quienes recogen la uva ni a quienes transportan las botellas de vinos", ha añadido.

A preguntas de los periodistas, Sinde ha considerado "equilibrada y positiva" la nueva normativa y se ha mostrado convencida de que, con su aplicación, los ciudadanos podrán comprobar que la ley va a traer "un nuevo modelo de difusión de la cultura". En este sentido, ha incidido en que Internet es una oportunidad para la difusión de la cultura "de dimensiones no conocidas hasta ahora" por su rapidez y facilidad y que quien quiera desarrollar esta actividad "vendiendo o alquilando" productos podrá seguir haciéndolo "siempre que tenga los contratos al día".