El ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha anunciado que las tarifas del gas natural bajarán una media del 1,2% a partir del 1 de octubre, fecha en la que está previsto que el recibo de la luz se encarezca para hogares y pymes en torno a un 4,8%.

El ministro ha anunciado la bajada de los precios del gas después de que el diputado del PP Álvaro Nadal le preguntara qué medidas piensa adoptar el Ejecutivo para evitar que en los próximos meses la tarifa eléctrica registre altas subidas.

"Le voy a dar una buena noticia, a partir del 1 de octubre bajarán los precios del gas un 1,2%", afirmó Sebastián tras asegurar que es imposible saber cuánto subirá la luz a partir de enero.

Explicó que la tarifa eléctrica de último recurso (TUR), la única que fija el Ejecutivo, depende del resultado de las subastas para la compra de energía, que para el primer trimestre de 2011 aún no se ha celebrado; así como de los peajes de acceso, cuya evolución dependerá de la revisión de costes que el Ejecutivo negocia con el sector y las distintas fuerzas políticas "para que la subida de la luz sea lo menor posible".

Una de las medidas que permitiría rebajar el precio de la luz sería que la Generalitat Valenciana o el Gobierno de Castilla y León apoyaran la ubicación en su territorio del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos, señaló Sebastián.

El ministro recordó que el recibo eléctrico no subirá para los beneficiaros del bono social, que supone la congelación a precios de enero de 2009 de la factura eléctrica hasta 2012 y al que tienen derecho los usuarios con potencias contratadas inferiores a los 3 kilovatios, familias numerosas o con todos sus miembros en paro y aquellos que cobran pensiones mínimas.

Nadal señaló que la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha criticado la metodología de las subastas para el suministro a tarifa (CESUR) por considerar que eleva los precios y señaló que si no se adoptan medidas será difícil evitar una subida de la luz "inasumible para las familias y que hundirá la competitividad de la industria española".

El también secretario de Economía del PP subrayó que los precios de la luz que pagan los consumidores industriales son los séptimos más caros de la Unión Europea y superan en un 13% a la media, mientras que los que pagan los usuarios domésticos son los sextos más caros y superan en un 20% a la media europea.