Desarticulada una red de estafa a compañías de móvil
Parte del material incautado en la operación. K. F. / EFE

La Guardia Civil ha desmantelado una organización dedicada a estafar a compañías de telefonía móvil con la detención de 32 personas que podrían haber defraudado hasta 27 millones de euros. La red se hacía a coste cero con móviles de última generación -casi 1.500- que luego revendían. Además, los agentes se ha incutado de más de 43.000 tarjetas de telefonía y 181.000 euros en efectivo. La operación 'Movoda' arrancó en febrero cuando los investigadores detectaron diversas estafas cometidas a través de tarjetas de telefonía móvil por parte de una banda asentada en las provincias de Valencia, Barcelona, Castellón, Gijón, Málaga, Lleida y Toledo.

Distribuidores, locutorios y mensajeros formaban parte de la red En el entramado de la red participaban distribuidores oficiales de telefonía móvil que facilitaban tarjetas a los locutorios, donde eran vendidas a otras personas que tramitaban la portabilidad con datos identificativos falsos gracias a los operadores de las plataformas digitales, que también formaban parte de la organización.

Plataforma en Sudamérica

Los responsables de los distribuidores oficiales agotaban el saldo de las tarjetas en llamadas a números de tarificación especial contratados por ellos. Posteriormente, vendían las tarjetas a los locutorios asignando datos identificativos falsos. Los dueños de estos establecimientos facilitaban a otros miembros de la red las tarjetas y éstos solicitaban la portabilidad de una operadora a otra. Estos trámites los realizaban a través de plataformas digitales de móviles ubicadas en Suramérica.

Las personas de contacto de estas plataformas, en connivencia con los solicitantes, autorizaban los datos a sabiendas de que los mismos eran falsos y validaban la portabilidad del teléfono móvil de última generación. La red recibía terminales a través de una empresa de mensajería en la que trabajaban otros miembros de la organización. Este mensajero trasladaba los terminales a lugares que habían sido acordados con otros integrantes del grupo en lugar de llevarlos a las direcciones falsas reflejadas en el contrato.

Vendían móviles de coste cero

Una vez que los terminales estaban en manos de la red entraban en juego otra vez los responsables de los bazares, que los compraban a bajo precio para venderlos tiempo después. De este modo, los integrantes de la organización habían obtenido un teléfono móvil de última generación a coste cero que posteriormente vendían en los locutorios.

Los agentes han practicado 18 registros -doce en domicilios y seis en locutorios- en diversas localidades de Valencia, Castellón, Barcelona, LLeida, Toledo y Málaga, donde han arrestado a 32 personas de nacionalidades española, rumana, china, pakistaní, togolesa y marroquí. Además, se han intervenido diversos ordenadores y documentación que está siendo analizada.