Torre de control
Un avión despega mientras es vigilado desde la torre de control de un aeropuerto. EP / REUTERS

Los controladores aéreos han decidido este martes por abrumadora mayoría recurrir a la huelga, que podría convocarse para el 18 o el 20 de agosto, ante la falta de avances en la negociación del convenio colectivo y los últimos decretos del Gobierno que regulan las condiciones de su trabajo. La dirección de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), que ha organizado la consulta, analizará este miércoles la duración de la huelga y las fechas en las que tendrá lugar.

La huelga no se podrá llevar a cabo antes de mediados de agosto La decisión de los controladores ha merecido las críticas tanto del sector turístico como de las compañías aéreas, mientras que el ente público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha reiterado su apuesta por la negociación.

El resultado de la consulta organizada por USCA ha sido contundente: de un censo de 2.033 controladores, han votado 1.883, el 92%. De ellos, han dado el sí a la huelga 1.850, el 98,25%. Para cumplir los plazos legalmente establecidos, la huelga no se podrá llevar a cabo antes de mediados de agosto, dado que se debe contar con diez días de preaviso.

Daniel Zamit, uno de los portavoces de USCA, ha indicado que, para cumplir los plazos exigidos por la ley, las fechas más factibles para la huelga serían el 18 ó el 20 de agosto. Por su parte, el secretario de Comunicación del sindicato, César Cabo, ha señalado que, tras la decisión, el Comité Ejecutivo tendrá que decidir si realmente se convoca la protesta, durante cuántos días y en qué fecha o fechas, ya que USCA duda entre una jornada o tres.

USCA duda entre una jornada o tres de huelga Cabo no ha descartado que la reunión del Comité Ejecutivo se celebre este miércoles, aunque ha reconocido que resultará muy difícil reunir a todos sus miembros en un plazo tan corto de tiempo porque están "desperdigados por España". No obstante y pese a esta decisión, USCA mantiene abiertas las negociaciones con AENA para intentar elaborar el nuevo convenio colectivo y espera que "probablemente" las dos partes puedan reunirse de nuevo en las próximas horas.

"Profundizar en la negociación"

USCA acusa al ministro de Fomento, José Blanco, de obligar a los controladores a ir a la huelga por "mostrar una incapacidad negociadora" y por su "reiterada forma de boicotear las negociaciones a base de decretos, que no han sido publicados todavía en el BOE". Blanco ha afirmado que sigue dispuesto a "profundizar, acordar y dar respuesta" a algunas de las reivindicaciones que plantean los controladores aéreos.

Por su parte, AENA ha señalado que lamenta la decisión de la Asamblea Nacional de USCA y se ha remitido a la mesa de negociación como el escenario adecuado para la discusión del nuevo convenio colectivo, por ser ése el marco en el que, a su juicio, los controladores pueden y deben manifestar sus reivindicaciones.

Preocupación por el turismo

Antes de conocerse el resultado de la votación, tanto desde el sector turístico como desde las compañías aéreas se había expresado preocupación por una posible convocatoria de huelga. La Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA) vaticinó que el anuncio de huelga generará un gran número de cancelaciones y desvíos de turistas hacia otros destinos del Mediterráneo, mientras que Iberia coincidió en apuntar que supondrá una pérdida de clientes.

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) señaló que la huelga tendrá graves resultados económicos para el turismo español y propuso que, para preservar el interés de los viajeros, los controladores sean sustituidos por sus homólogos extranjeros o militares.

Encuesta

¿Te parece adecuada la huelga de controladores aéreos?

Sí. Tienen derecho a hacerla como cualquier otro trabajador si consideran que sus condiciones laborales no son las idóneas.
39,07 % (6281 votos)
Si no hay más remedio, que  pongan unos servicios mínimos que garanticen que la huelga  no va a colapsar los aeropuertos.
4,53 % (728 votos)
No. Son unos trabajadores privilegiados y poco solidarios con el resto.
56,4 % (9068 votos)