Manifestación de apoyo a Garzón
Varias personas se concentraron este miércoles en la Audiencia Nacional para mostrar su apoyo al juez Garzón. Javier Lizón/ EFE

El anuncio este miércoles de que el Tribunal Supremo juzgará al juez Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo desató este jueves una oleada de apoyos al magistrado desde diversos sectores. Chaves tachó de incromprensible la situación del juez

Mientras el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, evitó opinar sobre el asunto dada su responsabilidad como jefe del Ejecutivo, sí lo hizo el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, que tachó de incomprensible la situación del juez. "No es entendible que un juez, por querer investigar los crímenes de una dictadura, se vea en la situación a la que se ve", expresó.

Representantes del PSOE como su secretaria de organización, Leire Pajín; de IU, como el diputado Gaspar Llamazares; e incluso del PP, como su secretario general en el País Vasco, Iñaki Oyarzabal, mostraron su respaldo a Garzón ante el proceso judicial, mientras que a través de mensajes de móvil o de redes sociales como Facebook se están convocando actos de solidaridad con el juez.

Entre ellos, tanto este miércoles como este jueves tuvieron lugar concentraciones en la sede de la Audiencia Nacional como muestra de apoyo al magistrado. En la convocatoria de este jueves, decenas de personas (centenares, según algunos medios) acudieron, a través de una convocatoria realizada por Facebook, a la sede de la Audiencia Nacional para apoyar al magistrado.

Querellas de Manos Limpias y Falange

La mayoría de las reacciones se centran en el hecho de que la causa por la que Garzón vaya a sentarse en el banquillo de los acusados se iniciara a raíz de las querellas presentadas por el sindicato ultraderechista Manos Limpias y Falange. Ésta última confirmó que presentará escrito de acusación contra el juez y pedirá que se le abra juicio oral.

Para Llamazares, quien se sentará en el banquillo no es Garzón, sino "España y la democracia española"

Así, el vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Santiago Macías, consideró "escandaloso" que sea precisamente Garzón, que "intentó hacer justicia con las víctimas" del franquismo, quien se haya convertido en "el primer imputado" en la causa.

Para Llamazares, quien se sentará en el banquillo no es Garzón, sino "España y la democracia española", lo que en su opinión "deja en muy mal lugar a la democracia española". Añadió que lo que está ocurriendo es que en España "los nostálgicos y los verdugos se convierten en justicieros y los jueces y las víctimas en culpables".

"Indignación y repugnancia"

También el secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzabal, calificó de "lamentable" que entre los acusadores del juez figure Falange y aseguró que "no tiene ni pies ni cabeza". Otros dirigentes populares, como la portavoz parlamentaria Soraya Sáenz de Santamaría o el presidente del partido en el País Vasco, Antonio Basagoiti, destacaron sin embargo que el proceso a Garzón es la demostración de que todos somos iguales ante la Ley. Sáenz de Santamaría y Basagoiti dicen que el proceso es la demostración de que todos somos iguales ante la Ley

Leire Pajín, por su parte, dijo que le produce "indignación y repugnancia" que cuestionen la labor del juez quienes hace unos años pedían para él el premio Nobel de la Paz "porque estaba investigando al adversario".

Además, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, afirmó que la Fiscalía mantiene que los hechos contra Garzón "no son constitutivos de delito".

La prensa internacional también se hizo eco este jueves del proceso e incluso algunos periódicos hablan de Garzón como el "juez justiciero". Mientras tanto, fuentes del Consejo General del Poder Judicial confirmaron que la suspensión cautelar de Garzón se decidirá en el pleno que se celebrará el próximo día 22.