El ministerio aclaró de este modo que la presunta infracción no es de naturaleza pesquera y que el llamado 'bunkering' (transbordo de combustible), no está contemplado en el Acuerdo de Pesca entre la UE y Guinea Bissau.

Según el ministerio, España está llevando a cabo todas las gestiones necesarias antes la UE y las autoridades del país africano para resolver la situación, mientras que la embajada española en Bissau está en contacto permanente con los capitanes de las embarcaciones retenidas.

Desde el pasado 2 de octubre, el atunero vasco 'Alakrana' permanece secuestrado por piratas somalíes en aguas del océano Índico.