Los candidatos para suceder a la ministra Ribera: su número dos, Aagesen, y el asesor de Sánchez, De la Rocha, los favoritos

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen.
La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen.
Eduardo Parra / Europa Press
La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen.

Con la candidatura europea de Teresa Ribera ya totalmente en marcha, Pedro Sánchez tendrá que afrontar previsiblemente de nuevo cambios en su Gobierno en los próximos meses, como mínimo para designar a la persona que ocupará el Ministerio para la Transición Ecológica que quedará vacante cuando Ribera pase a convertirse en el miembro español de la Comisión Europea. Si hiciera caso a todo tipo de empresas del sector de la energía, la elegida debería ser la actual secretaria de Estado de este ámbito, Sara Aagesen, en la que las distintas fuentes del sector energético consultadas por este periódico coinciden en señalar como la mejor opción, tanto por su preparación, experiencia y capacidad de trabajo como por su conocimiento de un sector que todavía tiene muchos retos por delante.

Esta es su apuesta -o su deseo-, a pesar de que también asumen que ya circulan otros nombres, como la exconsejera de Energía y Medio Ambiente de Extremadura Olga García, a la que el sector de la energía verde también conoce bien, la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, que tiene una relación muy estrecha con Ribera. Desde hace poco tiempo suena también cada vez más para el nombre del presidente del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, que este miércoles actuó como anfitrión en Sevilla de la presentación de la lista socialista a las elecciones al Parlamento Europeo que encabeza Ribera. Y, sobre todo, el director de la Oficina Económica de Moncloa, Manuel de la Rocha, una figura con más peso político y que, aunque no cuadra del todo con sus "necesidades", no verían con malos ojos en el ámbito ecologista, que teme que la renovación de Transición Ecológica conlleve la pérdida de su rango de Vicepresidencia.

"El corazón me pide Sara", "Sara sería mi apuesta" o "sería la candidata natural". Así hablan de ella distintas fuentes del sector de la energía y las renovables, que afirman que el de la secretaria de Estado es también el nombre que "suena" dentro del propio Ministerio. 

Todos los consultados tienen claro que el nombre solo lo sabe Sánchez o, a su sumo, también Ribera. Pero si de ellos se tratara, mantendrían a la que ha sido su interlocutora directa desde 2020, con formas más amables que la vicepresidenta para tratar asuntos complejos, en los que también ha demostrado ser una primera espada. 

"Sería lo lógico en cuanto a cualificación y forma parte del equipo del Ministerio que ha impulsado la gran apuesta del Gobierno por la agenda verde", dice una persona del sector que, como las demás, pide anonimato. "Sería la candidata natural, su capacidad técnica está fuera de toda duda". Aunque los últimos años han sido frenéticos en cuanto a despliegue de energías renovables y la transformación del sector hacia la energía verde, las empresas energéticas señalan que todavía queda mucho que hacer y que por eso prefieren un perfil técnico y experimentado como el de Aagesen que pueda continuar la tarea de Ribera.

Mujer y del equipo del Ministerio

Aagesen (Madrid, 1976) lleva dos décadas trabajando estrechamente con Ribera. Ingeniera química especializada en Medio Ambiente, en 2022 se incorporó a la Oficina de Cambio Climático que dos años más tarde entrará a dirigir la vicepresidenta tercera y, como ella, ha sido negociadora por España de numerosos convenios internacionales sobre cambio climático. Cuando Ribera fue nombrada ministra por primera vez en 2018 la incorporó a su gabinete y se convirtió en secretaria de Estado de Energía en 2020. En los últimos años, ha tenido un papel relevante en la elaboración del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y en su actualización que debe aprobarse antes del 30 de junio y en el diseño del nuevo marco regulatorio energético. Tiene un apellido de origen de Dinamarca, el país de su padre.

A ojos del sector, además, Aagesen incorpora otro elemento que quizá podría tener en cuenta Sánchez a la hora de elegir, que también es una mujer, de modo que la salida de Ribera del Gobierno no restaría una figura femenina para poner un hombre. Es lo que sucedió hace unos meses en el Ministerio de Asuntos Económicos, cuando a Nadia Calviño le sucedió el actual ministro, Carlos Cuerpo, que fuera su secretario general del Tesoro. Si fuera Aagesen  estas dos operaciones tendrían algo en común, que el presidente apueste por la continuidad, con un perfil más técnico que político con altas responsabilidades a sus espaldas. Por esta misma regla de tres, otro de los nombres que empiezan a sonar es el de Joan Groizard, director general del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE).

Peso político para mantener la Vicepresidencia

Mientras que empresas y asociaciones del sector de la energía tienen clara su favorita a próxima ministra para la Transición Ecológica, en el ámbito del medio ambiente, la otra gran competencia del Ministerio, no está tan claro el nombre, aunque sí cuáles son las "necesidades", que el sucesor o sucesora tenga suficiente peso político para imponerse en la posición de las posturas de otros departamentos, como Agricultura o Industria, que suelen remar en direcciones distintas.

"Ni un paso atrás", dicen desde una de las organizaciones que forman el llamado "G5" el grupo de las principales ong ecologistas que mantienen hilo directo con Ribera y el Ministerio, acerca de la posibilidad de cambiar un esquema que aúna todas las políticas relacionadas más directamente con el cambio climático y el temor a que se pueda perder el rango de Vicepresidencia.

"Si podemos hacer una petición, el compromiso con el medio ambiente. Y, en términos generales, con los objetivos climáticos, con la biodiversidad, el agua y también con peso en el Consejo de Ministros", dicen desde otra de estas organizaciones.

Las características que se enumeran desde este sector llevan a un perfil que reconocen que en este momento no encarna nadie más que Riera, pero podría estar más cerca de De la Rocha que de Aagesen. El director de la Oficina Económica es uno de los máximo colaboradores de Sánchez y con él se solventaría el criterio de peso político. Aunque no es un experto en estos temas, consideran que podría suplirse con un equipo "potente" en el segundo nivel. Su perfil económico, dicen, vendría bien para atacar la parte de la "competitividad" - de la que también es habla en el sector económico- porque apuntan que en política económica o industrial todavía no se ha avanzado en transición ecológica.

"Debería ser alguien que tenga una visión estratégica, sistémica. No nos  vale si solo se queda en la pata de energía. Por ejemplo, hay que arreglar la batalla que se está librando en torno al despliegue de renovables, hay que tener en cuenta lo que está pasando en las zonas rurales", dicen desde una gran ong, después de años de 'lidiar' con una Ribera a la que le "costó" aplicar una estrategia más participativa. 

Por añadir, añade que también debería mantenerse el "liderazgo potente" en la UE y en las cumbres internacionales, al tiempo que sería bueno que el Ministerio siguiera encabezado por una mujer y que, de algún modo, el cambio que aparece en el horizonte sirviera para dar cabida en él a gente más joven.

Redactora '20minutos'

Actualmente cubro la información relacionada con energía, transición ecológica y transportes. Antes, también en 20 Minutos, me encargué de la cobertura sobre la crisis sanitaria por Covid y, previamente, de la información relacionada con Presidencia del Gobierno. Antes trabajé en la revista Tiempo y, en Bruselas, en las agencias Europa Press y Notimex y fui colaboradora de el periódico Levante-EMV, entre otros medios. Soy licenciada en Ciencias de la Información y postgrado en Información Internacional y Países del Sur por la Universidad Complutense. En 2021 terminé un Máster sobre Museología y Gestión de Museos de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento