IU concurrirá con Sumar a las europeas pero la debacle en el País Vasco ahonda la fractura y abre la puerta a una ruptura con Díaz

  • La federación acepta el cuarto puesto de la lista tras una larga reunión de su dirección.
  • Las federaciones madrileña y valenciana se oponen a esta decisión e IU avisa de que hará "una campaña propia" y con sus propios "recursos".
  • IU avisa de que abrirá "un debate sobre la relación que debe tener con Sumar" y amenaza con no acudir a la puesta de largo de su ejecutiva.
La ministra de Juventud, Sira Rego (IU), junto a la líder de Sumar, la vicepresidenta Yolanda Díaz.
La ministra de Juventud, Sira Rego (IU), junto a la líder de Sumar, la vicepresidenta Yolanda Díaz.
EP
La ministra de Juventud, Sira Rego (IU), junto a la líder de Sumar, la vicepresidenta Yolanda Díaz.

La relación entre Sumar e IU pasa por sus horas más bajas. Este lunes, apenas un día después del batacazo en las elecciones autonómicas en el País Vasco, la dirección de IU aceptó la oferta remitida por Sumar para concurrir conjuntamente a las elecciones europeas, por lo que su candidato, Manu Pineda, ocupará el puesto número 4 en esta lista. Pero lo hizo en mitad de una fuerte marejada interna, expresando su descontento por el maltrato que, consideran, están recibiendo de parte de Yolanda Díaz, y amenazando, incluso, con abandonar la alianza recién fundada por la vicepresidenta y limitarse a cerrar con Sumar acuerdos puntuales para presentarse unidos a las diferentes elecciones.

La decisión de concurrir en alianza a las europeas fue adoptada este lunes tras una larguísima reunión de la ejecutiva de IU y con la oposición interna de las federaciones de la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana, que ya habían hecho público que apostaban por rechazar la oferta de Sumar al considerarla claramente insuficiente. Finalmente terminó triunfando la posición de la dirección federal de IU, que considera la coalición con Díaz la opción "menos mala" de cara a unas elecciones europeas a las que la izquierda a la izquierda del PSOE ya se presentará dividida, puesto que Podemos se juega su supervivencia en una candidatura por separado con Irene Montero como líder.

Este lunes, eso sí, IU afirmó que su aceptación del cuarto puesto de la lista de Sumar para las europeas —por detrás de partidos autonómicos como Catalunya en Comú o Compromís, que ocuparán el dos y el tres, respectivamente— no será sin condiciones. La federación avisó por boca de su secretario de Organización, Ismael González, de que va a "hacer una campaña propia" y con sus propios "recursos", lo que implica que la colaboración con Sumar será escasa. Y ni siquiera toda la organización asume esta mínima cooperación: la federación madrileña anunció incluso antes de que se conociera la decisión de aceptar la oferta de Díaz que, fuera cual fuera la posición que se adoptase, "no coordinará la campaña en la región de Madrid por Sumar".

Ante ese panorama, e incluso habiendo aceptado la oferta de Díaz para concurrir en coalición a las elecciones europeas, IU cada vez tiene más dudas sobre la decisión de participar en la construcción orgánica de Sumar. Este lunes, González insistió en varias ocasiones en que, lejos de estar construyéndose un "frente amplio", como siempre ha pedido IU, lo que está diseñando Díaz es una "coalición", es decir, una alianza circunstancial de partidos en la que cada organización negocia sus cuotas y no se coordina con el resto en el largo plazo. Y, si eso es así, "IU tendrá que tener un debate sobre la relación que debe tener con Sumar", planteó el secretario de Organización, que abrió la puerta incluso a que este sábado los representantes de IU se ausenten del encuentro en el que se conformará la nueva ejecutiva de Sumar, que presidirá por Díaz.

El lugar en el que debe tener lugar el debate sobre la relación entre ambas formaciones, explicó el dirigente, será el congreso en el que IU elegirá a su nueva dirección, previsto para el 18 y 19 de mayo. Nadie está planteando, al menos por ahora, una ruptura total con Sumar. Pero la pregunta que subyace es si a IU le iría mejor siguiendo el mismo modelo de relación con Díaz que tiene Compromís, que no participa en la conformación de Sumar como alianza estable de partidos y que ya ha dejado claro que cada pacto con Sumar lo negociará por separado.

Un congreso muy disputado

Para entender por qué se ha elevado el tono de las críticas de IU en las últimas semanas tampoco hay que perder de vista que, muy probablemente, su congreso sea mucho más competido de lo inicialmente previsto, ya que —salvo sorpresa— la actual ministra de Juventud, Sira Rego, y el excoordinador de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, se disputarán el liderazgo de la organización. Y fuentes de Sumar consideran que todas las críticas que les está haciendo la federación de izquierdas en las últimas semanas se explican, precisamente, por la necesidad de mostrar un perfil duro con Díaz ante una militancia de IU molesta por que su partido no tenga mayores cotas de poder dentro de Sumar.

Pero estos choques no son flor de un día, sino la consecuencia del enfriamiento de la relación entre IU y Sumar en los últimos tiempos. Durante los meses previos al congreso fundacional de la formación liderada por Díaz, IU mantuvo un enfrentamiento soterrado con la vicepresidenta por la intención de esta de reservarse para sí el control del 70% de la dirección de su alianza de partidos. Este choque se recondujo porque la líder cedió a IU el control de la organización en Andalucía, donde la federación es más fuerte a nivel nacional. Pero, desde entonces, las relaciones no solo no han mejorado, sino que han empeorado.

La negativa de Díaz a colocar a IU en el segundo puesto de la lista para las europeas ha sido el principal motivo, pero la federación ha deslizado en varias ocasiones públicamente, este mismo lunes por última vez, que Sumar no puede taparse los ojos ante su evidente pérdida de tirón en las encuestas. Hace un par de semanas, IU planteó la necesidad de "un proceso unitario" en el que, en el "futuro", exista una "recomposición de la izquierda" de la que deben ser partícipes "los compañeros de Podemos". Y este mismo lunes, en su valoración de los resultados, el secretario de Organización, Ismael González, insistió en que "siempre es una mala noticia que la izquierda vaya dividida a los comicios".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento