El PP monopoliza su agenda y pone sus activos en torno al caso Koldo

Comité de Dirección PP
Comité de Dirección PP
PP
Comité de Dirección PP

El PP de Alberto Núñez Feijóo ha encontrado en el caso Koldo su mayor baza contra Pedro Sánchez. Tras explotar durante meses la lucha por la igualdad entre españoles y, en concreto, su rechazo a la amnistía, los populares se han topado con una oportunidad de retratar al Gobierno que, precisamente, llegó al poder en 2018 bajo el mantra de la lucha contra la corrupción. Así, tras conocer que el equipo de Pedro Sánchez está siendo investigado por una supuesta trama de mordidas durante la época de la pandemia, Génova ha abierto una nueva vía de oposición, monopolizando su agenda y poniendo todos sus activos en torno al caso Koldo

El objetivo del PP es priorizar esta trama como elemento de desgaste al Gobierno, pero sin dejar de lado la amnistía. "No se va a dejar de recordar que Sánchez está sometido al chantaje del independentismo", sostienen en Génova dos días después de que Pedro Sánchez cumpla 100 días de un Gobierno que la oposición resume "en chantajes, cesiones, agravios y ahora la trama socialista de las mascarillas".

Desde que el caso de corrupción salió a la luz, hace apenas cinco días, los populares han dedicado el día a día a tratar de desactivar los argumentos del Ejecutivo y extender las responsabilidades a cada uno de los implicados, incluso, a los socios de Pedro Sánchez por callar ante las acusaciones. También a diseñar ofensivas parlamentarias que revuelvan el intestino del PSOE, llegando incluso a personarse en la causa. 

En cuestión de horas, los populares elevaron el tono. El miércoles pasado, el PP se limitó a aguardar las explicaciones políticas oportunas antes de exigir los ceses de los presuntos implicados a lo contrario. No obstante, al día siguiente tras desayunar con más detalles sobre el caso, el líder del PP responsabilizó a Sánchez del caso Koldo y exigió la dimisión de José Luis Ábalos. "El presidente del Gobierno que señaló a todo el mundo por casos archivados, en repetidas ocasiones y que quedaron en nada, ahora se esconde y embarra ante una investigación abierta y gravísima".

Al día siguiente, los populares fueron más allá. Por un lado, extendieron sus acusaciones a más miembros, recordando que los implicados del caso Koldo fueron los "cerebros" de la llegada de Sánchez al liderazgo del PSOE y ya advirtieron de que Ábalos debería haber dejado su acta hace días: "Llama la atención el silencio de dirigentes socialistas". Por otro lado, activaron la vía parlamentaria y judicial: anunciaron que se personan en la investigación y que formarían un grupo de trabajo para "profundizar" en la trama. El fin de semana han ido cada vez cercando más al presidente a quien acusan de haber mantenido a Ábalos como diputado aun sabiendo las irregularidades. 

Esta semana, la orden sigue siendo la de explotar la baza. Así, este lunes el PP dedicó la mañana a analizar su estrategia en torno a esta trama. Primero, los miembros de la dirección nacional y de las cámaras parlamentarias que forman el grupo de trabajo creado para este asunto, se reunieron en la sede para armar su estrategia. Acto seguido, el comité de dirección se centró en este caso. La conclusión fue que Ábalos no es la "última ficha" y que el PSOE le usa de "cortafuegos". Asimismo, ante la desconfianza del PP en la comisión de investigación que ha propuesto el PSOE en el Congreso, Feijóo ha abierto la suya propia en el Senado. 

Por el momento, ante la resistencia de Ábalos a dejar el acta de diputado, el PP espera hacer de la sesión de control de este miércoles en el Congreso un nuevo calvario al Gobierno de Pedro Sánchez. También sacar los colores a todos los socios que se mantienen en silencio ante una trama de mordidas en el peor momento de la pandemia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento