Maky Benito, educadora canina, sobre tener un cachorro: "Supone una inversión de tiempo y dinero a corto, medio y largo plazo"

Un criador profesional no tendrá problemas en enseñarle las instalaciones, las condiciones de crianza y, sobre todo, a la madre y a los demás cachorros de la misma camada. De hecho, insistirá al futuro propietario que acuda a por el perro al lugar de cría, casi siempre su propio domicilio. El criador no responsable hará justo lo contrario: no mostrar el centro de cría ni a los padres y los demás cachorros de la camada, probablemente para no revelar las condiciones en que el cachorro ha sido criado.
Un cachorro durmiendo plácidamente.
PIXABAY
Un criador profesional no tendrá problemas en enseñarle las instalaciones, las condiciones de crianza y, sobre todo, a la madre y a los demás cachorros de la misma camada. De hecho, insistirá al futuro propietario que acuda a por el perro al lugar de cría, casi siempre su propio domicilio. El criador no responsable hará justo lo contrario: no mostrar el centro de cría ni a los padres y los demás cachorros de la camada, probablemente para no revelar las condiciones en que el cachorro ha sido criado.

Aunque todos nos hemos visto tentados alguna vez por la idea de adoptar o adquirir un cachorro, la realidad es que la cantidad de ternura que nos producen es directamente proporcional al trabajo y tiempo que requieren sus cuidados. Un cachorro necesita cariño, atención, paseos y una educación, algo para lo que puede que no estemos preparados.

Hacerse cargo de un animal siempre es una responsabilidad, pero si además hablamos de un cachorro, podríamos decir que se trata de otro nivel, ya que estamos introduciendo en nuestra familia un ser que necesita aprenderlo todo y que vamos a ser nosotros quiénes le enseñemos cómo es el mundo y a relacionarse con todo lo que hay en él.

Muchos veterinarios y etólogos recomiendan que, especialmente si somos primerizos, acudamos a especialistas en comportamiento animal para que nos acompañen y nos aconsejen sobre cómo sobrellevar de forma adecuada esos primeros meses en casa (siempre teniendo en cuenta que no deberíamos adquirir cachorros menores a los tres meses de edad, ya que hasta ese momento deben estar con sus madres).

Maky Benito, educadora canina y fundadora de Dog Care en Madrid, siempre recomienda que "antes de aventurarnos a integrar un cachorro en la familia, tenemos que hacer un buen trabajo de investigación". "Aprender absolutamente todo lo que necesita un cachorro", apunta.

La experta recuerda que no se trata solo de ofrecerles comida, agua y paseos, sino de "investigar sobre las necesidades reales de un cachorro en su desarrollo y en su adaptación a esta nueva vida, y abordarlas con consciencia y compromiso".

"Tener un cachorro supone una inversión de tiempo y dinero a corto, medio y largo plazo", asegura Maky. "Vamos a necesitar cubrir sus necesidades básicas, por supuesto, pero también sus necesidades emocionales y educacionales".

Cómo educar a un cachorro equilibrado

Abordar el desarrollo del cachorro de una manera integrativa es lo ideal, según la educadora canina. "Desde una buena alimentación, un buen seguimiento veterinario sobre su salud, pasando por ocuparnos de que, desde el principio, su relación con todo lo que le rodea sea positiva y favorecedora", detalla. "Esto va a ayudar mucho a que aumenten las probabilidades de que cuando crezca y sea adulto, sea equilibrado".

En mi experiencia con familias con cachorros, el problema más común es que quieren ir demasiado deprisa

"Respecto a la relación de nuestro cachorro con su entorno, es sumamente importante la forma con la que le presentamos los estímulos nuevos", apunta Maky. "Para ellos, cada paso que dan es una sorpresa y qué mejor que ésta sea agradable o, mejor dicho, poder condicionar de manera positiva para que sea agradable".

En este sentido, la educadora canina señala que debemos pensar más en calidad, mejor que en cantidad. "Es mucho mejor que nuestro cachorro conozca a un solo perro en el parque que facilite una interacción tranquila y segura, a que conozca a cuatro perros diferentes a la vez cada día, por ejemplo", comenta.

"Hay que tener en cuenta que esto va a hacer que nuestro cachorro se desarrolle con mayor seguridad y confianza", añade. "En mi experiencia con familias con cachorros, el problema más común y generalizado es que quieren ir demasiado deprisa".

Maky recuerda que tanto el desarrollo físico y fisiológico de nuestro cachorro, como el mental es el que es y defiende que debemos respetarlo en todas las áreas. "Pero claro, para respetarlas, hay que conocerlas primero", agrega.

"Cuando entendemos esto, hay problemas que dejan de serlo ya que no podemos olvidarnos de que no solo se tiene que adaptar nuestro cachorro a nuestra vida, sino que es más importante que nosotros nos adaptemos a sus necesidades, por eso hay que plantearse mucho si realmente estamos capacitados para cubrir todas esas necesidades", insiste la especialista en comportamiento animal.

En este sentido, Maky considera que no todo el mundo está capacitado para tener un perro, ya sea cachorro o adulto. "No tanto por la experiencia que tengas teniendo perros, si no por las ganas de informarte de verdad sobre lo que realmente necesita un perro y si estás capacitado para ofrecérselo", explica.

"Esto se traduce en cubrir su salud tanto en las rutinas veterinarias necesarias, como en las urgencias o imprevistos veterinarios que puedan ocurrir", añade la educadora canina. "Pero también es necesario invertir tiempo y dinero en su educación y mejor desde que son cachorros".

En definitiva, Maky lo resume en que debemos ocuparnos de que la relación de nuestro cachorro con su entorno y con el mundo en general sea positiva, generando un buen vínculo y brindándole herramientas en su día a día. Por este motivo, el próximo 11 de noviembre impartirá un taller teórico-práctico dirigido a cachorros de entre cuatro y ocho meses de edad.

"Tiene el objetivo de que las familias puedan entender mejor sus necesidades", explica la educadora. "Vamos a aprender sobre cómo generar mayor vínculo en el día a día, cómo ofrecerles mayor seguridad y confianza, de qué manera es mejor exponerlos a diferentes estímulos y la importancia de una buena socialización".

Colaboradora '20minutos'

Soy Inés López García. Me formé en la Complutense con la intención de acabar informando sobre animales y medioambiente. Tuve mi primera oportunidad laboral en el medio local 'Madridiario'; luego entré en '20minutos', donde pude escribir sobre cine, series y videojuegos, mis tres hobbies. Me mudé a Londres para mejorar el inglés y escribir sobre el Brexit y el covid en la distancia. En la actualidad escribo sobre lo que siempre quise, animales, en la sección Animaleros de '20minutos'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento