Shakira y Piqué venden sus casas millonarias de Barcelona: 15 millones a repartir

El intercambio de mensajes se produjo dos días antes de que la artista cogiera un vuelo hacia EE UU.
Piqué y Shakira.
ARCHIVO
El intercambio de mensajes se produjo dos días antes de que la artista cogiera un vuelo hacia EE UU.

Shakira y Gerard Piqué han dejado a un lado sus diferencias -al menos de momento- con el objetivo de repartirse unos suculentos ingresos: los de sus casas de Barcelona.

Tal y como informa Semana, la expareja tiene pendiente la venta de tres propiedades que compartieron en la Ciudad Condal durante su matrimonio y cuyo valor total asciende a 15 millones de euros.

Según la misma información, para vender sus propiedades, que están bajo el nombre de una entidad administrada por el padre del exculé, Joan Piqué, el exmatrimonio ha optado por prescindir de las agencias inmobiliarias convencionales y tampoco van a promocionar sus propiedades en las redes sociales, eligiendo un proceso de venta mucho más discreto.

"Lo que Barcelona ha callado"

Socialité contó este sábado la experiencia que la coreógrafa Chiqui Martí tuvo con Shakira. "Eso que dice Shakira de que Barcelona se ha portado mal con ella no es justo, porque en Barcelona se han tapado muchísimas cosas", adelantó la presentadora, Nuria Marín.

Por este motivo, el programa quiso dar "las dos versiones" de todo lo que se dice y explicó el caso de Martí. Nuria Marín, que conoce a la coreógrafa, fue la encargada de exponer la actitud de la cantante, a pesar de que Martí "nunca ha contado" lo que ella iba a contar.

Según aseguró la presentadora, "el equipo de Shakira contrata a Chiqui Martí para que le dé clases de pole dance durante tres días. Shakira llega con una actitud bastante distante, algo que a Chiqui Martí no le sorprende, pero no responde a las lecciones que Chiqui le da".

Entre otros ejemplos, Marín describió que "no quiere tomar nota de lo que le dice, por ejemplo, que se quite las medias para bailar mejor. Shakira se niega, no obedece a la que es su profesora".

La situación llegó a tal punto que la coreógrafa, "después del primer día, decidió no seguir dándole clases y puso a una persona del equipo de la academia que tiene Chiqui Martí para que le dé las clases", añadió Nuria Marín.

Un hecho sobre Shakira que a Chiqui Martí le molestó especialmente fue que Tonino —hermano de la cantante— "la acusase de llamar a la prensa para que la vieran entrar en su academia", una afirmación que "se cae por sí sola", ya que "Shakira y Piqué estaban en plena actualidad y vivían en el centro de Barcelona. La prensa solo tenía que esperar a que saliera y seguirla", sostuvo la presentadora de Socialité.

En opinión de Marín, la gente en Barcelona ha "tapado" y "protegido" durante todos estos años a Shakira. Otros casos que también han sacado a la luz se refieren a la grabación de un videoclip y de un anuncio de cava, ambos rodados en la ciudad condal.

"Hay momentos en los que Shakira dice que ya no quiere grabar más, pero al cabo de dos horas dice que sí quiere seguir...", contó Marín sobre el videoclip.

Respecto al anuncio, grabado hace más de diez años, la presentadora aseguró, entre otros detalles, que "el equipo de Shakira dijo que no se le podía mirar directamente a la cara".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento