Sanz apuesta por el veto a los pisos turísticos para frenar la "incipiente turismofobia" en Sevilla

Turistas por la calle Mateos Gago, en el barrio sevillano de Santa Cruz.
Turistas por la calle Mateos Gago, en el barrio sevillano de Santa Cruz.
R. M. T.
Turistas por la calle Mateos Gago, en el barrio sevillano de Santa Cruz.

"Trabajar por la convivencia turística". Es el objetivo que se han marcado el Ayuntamiento de Sevilla y los empresarios del sector, que este miércoles, coincidiendo con el Día Mundial del Turismo, admitieron que en la ciudad comienza a haber movimientos contrarios al exceso de visitantes.

Así lo expresó el propio alcalde, José Luis Sanz, al término de la reunión de la Comisión de Turismo, junto a la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) y la Cámara de Comercio, donde apuntó a la necesidad de afrontar "ese problema incipiente de turismofobia que empezamos a tener" en la capital hispalense. Y es que, no en vano, precisamente este miércoles se van a manifestar en la plaza de San Francisco diversas asociaciones ciudadanas bajo el lema Sevilla se muere, para denunciar lo que consideran un "modelo" que ha llevado a la ciudad a estar "muy turistificada, muy barificada" y, en consecuencia, "muy sucia".

El primer edil reconoció que, en determinadas zonas de la ciudad, especialmente en el casco histórico, "hay que poner coto a algunas situaciones" para frenar los problemas de convivencia vecinal. Y, en este sentido, recordó que el Consistorio está esperando que la Junta apruebe el decreto de apartamentos turísticos para "poder limitar el número de esas viviendas" en diversas zonas de la ciudad. En esta línea, Sanz reafirmó en una reciente entrevista con 20minutos que "en el casco histórico no cabe ni un apartamento turístico más" y que en cuanto los ayuntamientos tengan competencias para regular esta materia, "habrá zonas donde no aprobemos ni una licencia más".

En todo caso, el regidor apuntó que se trata de "problemas de convivencia" que no se generan "solo por culpa del propietario" del apartamento turístico, sino que "muchas veces es el propio turista el que los genera". Por ello, el Ayuntamiento y los empresarios pusieron sobre la mesa la posibilidad de establecer un "protocolo para regular esa conducta de muchos de ellos cuando llegan a los apartamentos".

Hoja de ruta

Todos los agentes que participaron en la Comisión de Turismo firmaron una declaración conjunta en la que apostaron por impulsar medidas para que el sector gane en competitividad. Entre ellas, además de limitar el crecimiento de las viviendas con fines turísticos, apostar por un turismo de "mayor calidad" para que la ciudad, dijo el alcalde, "sea el mejor destino del mundo"; luchar contra la oferta de alojamientos "alegal e ilegal"; incrementar el número de pernoctaciones; ampliar e innovar en los espacios turísticos; promover medidas de apoyo para la digitalización, sostenibilidad e impulso del Big Data e I+D+i; y, de manera significativa, "construir, de una vez, las infraestructuras estratégicas para el desarrollo" de la ciudad, como la conexión ferroviaria entre la estación de Santa Justa y el aeropuerto de San Pablo, el cierre de la SE-40 y la red completa de metro.

El alcalde destacó que el turismo es a día de hoy la "principal industria de la ciudad y, por tanto, tenemos que cuidarlo y mimarlo". Si bien señaló que la "falta de profesionales y de formación" se está convirtiendo en un "gravísimo problema" para el sector en el que todas las administraciones deben colaborar. Asimismo, el popular recordó que siempre ha defendido que Sevilla "no puede depender única y exclusivamente" del turismo y que "tenemos que consolidarnos como una capital empresarial, de la industria tecnológica y como esa capital aeronáutica del sur de Europa junto con Hamburgo y Touluse". 

La hoja de ruta del Ayuntamiento para el horizonte temporal 2023-2027, que se ha presentado este miércoles, se cimienta sobe doce ejes, y contempla medidas como el impulso de nuevos espacios turísticos, como el río, las Atarazanas, la Fábrica de Artillería o Santa Clara; la elaboración de un nuevo plan de marketing; el impulso del turismo gastronómico, del flamenco y de la ópera; el refuerzo de la limpieza y la revisión de las zonas acústicamente saturadas; o la implantación de una nueva señalización turística.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento