¿Consumes leche o huevos? Entonces no puedes ser feminista, dice PETA

Leche, harina y huevos.
Leche, harina y huevos.
iStockphoto
Leche, harina y huevos.

La organización animalista estadounidense PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) lo tiene claro: el consumo de huevos y leche es incompatible con el hecho de ser feminista.

En la última campaña contra las dietas no veganas, PETA ha comparado la inseminación artificial de vacas lecheras con el abuso sexual que sufren las mujeres.

Además, dicen que las gallinas son tratadas como "máquinas ponedoras de huevos", un acto de sexismo que causa problemas reproductivos, explica la organización, con sede en Norfolk, Virginia (EE UU).

Las mujeres deberían mostrar solidaridad con las hembras de otras especies si son auténticas feministas, según afirma la organización en un post publicado en su sitio web esta semana titulado No puedes ser feminista si bebes leche y comes huevos.

"Las industrias de la carne, los huevos y los lácteos se basan en la explotación de hembras, algo que nadie debería apoyar. Cada vez que pides o solicitas una comida vegana, estás defendiendo a las mujeres", dice el artículo.

"La negación de los derechos de los animales tiene su origen en el mismo pensamiento supremacista que ha obstruido los derechos de las mujeres", añade el texto.

El artículo dice que la agricultura "depende totalmente de la explotación femenina" y que los animales son "violados sin consentimiento". En las granjas lecheras, PETA denuncia que las vacas son repetidamente "preñadas a la fuerza" mediante inseminación artificial, y se les quitan los terneros para poder ordeñarlos.

Además, la organización animalista afirma que las gallinas pueden sufrir quistes, infecciones y tumores porque sus cuerpos se ven obligados a producir cantidades anormalmente altas de huevos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento