Cómo cuidar de los loros arcoíris en el hogar: "Son animales poco destructivos pero muy activos"

Ejemplar de Loris del género Trichoglossus haematodus.
Ejemplar de Loris del género Trichoglossus haematodus.
Vincent Liu / WIKIMEDIA COMMONS
Ejemplar de Loris del género Trichoglossus haematodus.

Mantener algunos animales exóticos en casa no es una tarea fácil, como es el caso de los loros, cuyas necesidades básicas requieren de tiempo, originalidad y, en muchas ocasiones, paciencia. Además, aunque en general comparten los mismos cuidados, cada especie y cada individuo es único, por lo que deberemos aprender e informarnos adecuadamente de los requerimientos de cada especie si queremos convivir con ellas.

Un ejemplo de esto son los loris. "Cuando hablamos de loros arcoíris nos referimos a los del género Trichoglossus haematodus, conocido también como cocotero; Moluccanus conocido como loro arcoíris, y del Rubritorquis, o de collar rojo", explica Roger Valls, cofundador de la asociación Avetropic, cuya misión es salvaguardar el bienestar de las psitácidas que viven en condiciones de cautividad.

"Estos loros arcoíris son nectarívoros y poseen un tamaño y comportamiento similar (en rasgos generales) con el resto de otros géneros", añade el experto. "Tienen una esperanza de vida de poco más de 20 años en cautividad y se caracterizan por una cola larga (miden entre 25 y 30 centímetros de la cabeza a la punta de la cola)".

En cuanto a su coloración, suelen ser de color azul, amarillo rojo y verde. "Si los miramos desde atrás solo vemos su color verde, pero la cabeza es azul y tienen el pechito rojo o anaranjado y el cuello cuenta con unas manchitas amarillas que lo rodea", cuenta Valls. "En estas especies no son comunes las mutaciones de color, como sí las vemos en los periquitos o los agapornis, por ejemplo".

Cómo son los loros arcoíris y cómo mantenerlos en casa

Los loros arcoíris, al igual que el resto de especies de psitácidas, conviven en grupos pequeños, excepto cuando tienen crías, que hacen vida en pareja y no se relacionan con otros loros. "Por este motivo, lo ideal es que, siempre que podamos, tengamos una pareja o un grupito", apunta Valls.

No obstante, para mantener una pareja o grupito de loros arcoíris debemos tener un espacio lo suficientemente grande y sus comportamientos naturales. "Son poco destructivos pero son muy activos", advierte el experto. "Les gusta saltar de un lado a otro, volar, hacer giros..."

"Pueden jugar de muchas formas, como a volar y agarrarse solo con el pico, como hace uno del centro donde trabajo", ejemplifica. "Trepan, dan volteretas... Por eso debemos facilitarles un espacio muy variado y amplio en cuanto a enriquecimiento ambiental se refiere".

Son poco destructivos pero son muy activos. Les gusta saltar de un lado a otro, volar, hacer giros, trepar, dar volteretas... Por eso hay que facilitarles un espacio muy variado

En ese sentido, el Valls recomienda "jugar mucho con la estructura del espacio e irla cambiando para que puedan moverse de formas diferentes, a través de lianas, perchitas, plataformas entre las que saltar, etc.", enumera.

Además, Valls añade que son animales "bastante chillones y con una voz muy aguda", aunque menos, por ejemplo, que las cotorras (conocidas por ser ruidosas, por lo que debemos asegurarnos de que les estamos proporcionando las distracciones necesarias y el enriquecimiento apropiado para evitar que intente llamar nuestra atención a través de las vocalizaciones, que pueden resultar a veces molestas.

Otro punto importante en cuanto al mantenimiento de loros arcoíris en cautividad es la alimentación. "Esto es lo más característico y especial de estos loros, ya que son nectarinos, ya que se creía que se alimentaban solo de néctar de flores pero, con el tiempo, se ha visto que no solo comen eso, si no también polen de flores (ya que el néctar no es muy nutritivo por sí solo)".

"Ambos alimentos son importantísimos en su dieta, por ello en los últimos años han ido apareciendo productos de alimentación concreta para ellos, que contienen estos ingredientes, como el néctar comercial", añade. "Su dieta ideal se compone de una parte de néctar (comprado en tienda) y polen (que podemos sustituir por productos que hagan esa función, como el pienso para loros); un producto más rico en grasa y proteína".

Valls recomienda ofrecerles frutas y hortalizas, "ya que se asemejan bastante desde el punto de vista nutricional a lo que comerían en la naturaleza y que, en un ambiente de cautividad donde consumen menos energía, les puede venir bien".

"También podemos añadir extras de semillas, pero en pequeñas cantidades y de forma puntual, ya que su tracto digestivo está pensado para la dieta blanda, no para alimentos secos", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento