Cómo mantener a las cotorras 'pyrrhura' en cautividad: el enriquecimiento de su espacio, la clave de su felicidad

Un ejemplar de 'Pyrrhura molinae'.
Un ejemplar de 'Pyrrhura molinae'.
Brandon Lim / Wikimedia Commons
Un ejemplar de 'Pyrrhura molinae'.

El mantenimiento responsable de animales exóticos es una tarea que exige un profundo entendimiento de las necesidades y comportamientos específicos concretos. Las cotorras del género pyrrhura, conocidas por su belleza y encanto, no son una excepción a esta regla. Mantener a estas aves en el hogar requiere una atención cuidadosa a su ambiente, dieta, enriquecimiento y salud. 

El rasgo más distintivo de estas pequeñas emplumadas es que tienen una especie de collar de plumitas verdeadas y blanquitas (o grisáceas), son de tamaño pequeño y tienen una larga cola (pueden llegar a medir 25 centímetros de la cabeza a la punta de la cola). No obstante, su peso no supera los 70 gramos.

De todas las especies de Cotorra Pyrrhura que existen en el mundo, en este artículo hablamos concretamente de la Pyrrhura molinae, comúnmente llamada cotorra de mejillas verdes (por cómo son en su coloración ancestral).

Roger Valls, cofundador de la asociación Avetropic, cuya misión es salvaguardar el bienestar de las psitácidas que viven en condiciones de cautividad, cuenta que, si las cuidamos adecuadamente, estas cotorras pueden llegar a vivir entre 20 y 25 años, "aunque como hace relativamente poco que se mantienen en cautividad, no hay un historial muy fiable sobre su longevidad".

En cuanto a las coloraciones en las que podemos encontrar a estos loros, "lo que es la estructura de las plumas del cuerpo y la espalda son verdes y la cola roja", detalla el experto. "Las plumas más largas de las alas tienen un color azul y en el pecho tienen una parte de color rojo. La cabeza suele ser un poco más oscura y las mejillas están coloreadas de verde".

El espacio y otros aspectos esenciales de las Pyrrhuras

Como la gran mayoría de los loros, estas cotorras son sociales, por lo que, ya que en la naturaleza viven en grupos, en cautividad debemos, al menos, tener dos o un grupito. No obstante, para mantener más de una Pyrrhura necesitaremos un espacio similar al de las ninfas, ya que son animales muy activos. "Les gusta mucho el juego (colgarse, moverse, trepas...)", afirma Valls.

"Cuanto más espacio les proporcionemos mejor, aunque aquí será muy importante cuidar el enriquecimiento ambiental espacial: proporcionar lianas, perchitas... Debe ser muy variado", asegura. "Así les daremos oportunidades diferentes de desplazarse y de que puedan disfrutar del entorno".

En este sentido, al tratarse de animales ágiles a la hora de volar, el experto no dudaría en aprovechar y llenar con muchos elementos una voladera de Pyrrhuras. "Intentaría cambiar una vez por semana la estructura de la jaula, variar elementos, introducir nuevos...", recomienda. 

Los brotes varios y las flores también suelen gustarles, e incluso podemos darle insectos de forma esporádica

Por otro lado, otro aspecto importante que debemos tener en cuenta a la hora de mantener estas aves en cautividad es la alimentación. "Son animales generalistas, por lo que seguiríamos la regla de siempre: base de pienso, una parte de frutas y verduras y otro bloque más pequeño de alimentos extra (pasta, legumbres, mezcla de semillas)", detalla.

"Sí que podemos decir que, en general, son más frugívoras, por lo que podemos ofrecerle una porción más elevada de frutas, aunque siempre depende de cada individuo", añade el experto en psitácidas. "Los brotes varios y las flores también suelen gustarles, e incluso podemos darle insectos de forma esporádica".

No obstante, Valls advierte de que al igual que ocurre con otras especies, las Pyrrhuras son animales que tienden a sobrealimentarse. "Esto hay que tenerlo en cuenta para controlar las cantidades y el peso de nuestro animal", comenta.

Cuidado con la adolescencia de las Pyrrhuras

Otro aspecto a tener en cuenta sobre esta especie de cotorra es que pueden llegar a ser super cariñosas, lo cual, a priori, no debería ser algo malo, sin embargo, puede llevar a problemas en la convivencia. "Buscan el cariño y el afecto, lo cual nos lleva a lo de siempre: una vez creado el vínculo con unos, puede haber conflictos con otros", advierte Valls.

"Suele pasar mucho que tengan personas con las que se llevan muy bien y otros con los que se llevan muy mal y, especialmente en épocas hormonales, como la adolescencia, la convivencia puede ser muy complicada en casa, ya que pueden adoptar comportamientos agresivos", detalla el experto.

En este sentido, Valls añade que, aunque pasado este periodo pueden volver a la normalidad, también puede darse el caso de que no ocurra así, dependiendo de cómo se ha gestionado la convivencia durante el periodo hormonal. "Hay muchos factores a tener en cuenta, como los celos o la protección de recursos, por ejemplo", comenta.

Para adquirir una cotorra Pyrrhura tendremos que acudir a un criador o tienda especializada y asegurarnos de que nos lo entregan con la documentación asociada necesaria, "ya que forman parte de los apéndices de CITES", concluye Valls.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento