Todos los partidos critican que Espadas pida una reunión bilateral con Moreno para abordar la iniciativa sobre Doñana

Moreno y Espadas, este viernes.
El presidente de la Junta, Juanma Moreno (izda.), y el secretario general del PSOE-A, Juan Espadas.
PP / EFE
Moreno y Espadas, este viernes.

El secretario general del PSOE-A y líder de la oposición, Juan Espadas, instó el lunes al presidente de la Junta, Juanma Moreno, a mantener ambos un encuentro en San Telmo para abordar la problemática de Doñana, a la que pensaba acudir con una "solución concreta". Pero la propuesta del socialista no ha gustado ni al PP ni al resto de los grupos parlamentarios, que este miércoles reiteraron que debe ser en la Cámara donde se plantee el diálogo.

El PP-A, que ya el mismo lunes emplazó a Espadas a presentar enmiendas a la proposición de ley sobre los regadíos, ha reiterado que el PSOE-A se encuentra instalado en el "negacionismo parlamentario", ya que se niega a participar en la tramitación de la iniciativa. Así lo expresó el portavoz popular, Toni Martín, que afirmó que Espadas "es un líder que se encuentra en plena oscuridad, está fuera de foco y anda buscando como loco la foto y el foco, esperando que lo ilumine".

Su "obligación", insistió, es plantear enmiendas parciales a la propuesta, pero en su lugar "no hace nada y quiere una reunión a estas alturas" con el presidente. "Es evidente el tufillo de búsqueda de protagonismo, cuando el tema requiere algo más de seriedad", criticó Martín.

También Vox, formación que apoya la proposición de ley, criticó la actitud del secretario general del PSOE-A y calificó el encuentro solicitado como una "reunión de compadres", por lo que reclamó a Espadas que deje de "tomar el pelo a los andaluces" y de "embarrar" la iniciativa legislativa. "Es bochornoso lo que hace el PSOE-A, han perdido el norte y nos alegra muchísimo", aseveró el portavoz de Vox, Manuel Gavira.

A la izquierda del PSOE tampoco ha gustado la propuesta del líder de la oposición. Desde Por Andalucía, su portavoz adjunta, Esperanza Gómez, incidió en que "esto hay que solucionarlo en el Parlamento", que es "la sede donde se tiene que hablar". Mientras que Adelante Andalucía rechazó también el encuentro bilateral solicitado por los socialistas y apostó por "un debate con todos los grupos, sindicatos y jornaleros" y propiciar de esta forma "un debate social". El portavoz parlamentario de la formación, José Ignacio García, fue contundente: "Miedo me da cuando el PSOE y el PP hablan de Doñana" porque "cuando hablan a solas, Doñana se muere".

Ajenos a las críticas a uno y otro lado del espectro político, el PSOE andaluz aseguró que siguen "a la espera" de una respuesta por parte de Moreno, al que quieren ofrecer "diálogo, rigor para garantizar la protección de Doñana y el presente y futuro de la gente". Por ello, su portavoz, Ángeles Férriz, consideró que el presidente de la Junta "debería abandonar y dejar a un lado su soberbia y sentarse a hablar, a dialogar".

Finales de julio o principios de septiembre

El PP-A ha insistido en que no va a retirar su proposición de ley y ha manifestado su intención de que esta se apruebe en el Pleno del Parlamento a finales del actual periodo de sesiones, que finaliza el 31 de julio, o a principios del próximo, que comenzará en septiembre, al ser agosto un mes inhábil.

Por otro lado, en relación también a la proposición de ley, el PP-A confirmó que presentará enmiendas parciales "técnicas" para corregir algunos aspectos que puedan "inducir a error", pero sin cambiar el "fondo" del texto. Los socialistas insistieron en que el actual texto "no permite ninguna enmienda parcial y hay que empezar desde el principio", por lo que no presentarán ninguna. Tampoco lo harán Por Andalucía y Adelante, al menos no enmiendas propias, pero sí asumirán como tales las de las asociaciones ecologistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento