Las ranas están muriendo en masa en toda la Península Ibérica (y los científicos acaban de desvelar la causa)

  • Los 'Ranavirus' están relacionados con mortalidad masiva en España desde los años 80.
Ejemplar juvenil de rana patilarga (Rana ibérica), en Garganta del Vadillo, Losar de la Vera (Cáceres, España).
Ejemplar juvenil de rana patilarga (Rana ibérica), en Garganta del Vadillo, Losar de la Vera (Cáceres, España).
Luis Fernández García/Wikimedia Commons

El cambio climático es un hecho y el reino animal lo sufre aún más que el ser humano. Son muchas las especies que están desapareciendo o se están viendo obligadas a cambiar de hábitat y hasta de costumbres para sobrevivir. El último ejemplo, las ranas españolas.

Este tipo de anfibios están muriendo en masa en la Península Ibérica desde finales de los años 80. El número de ejemplares de rana común ha quedado reducido a una tercera parte en los últimos cincuenta años. Hoy, los investigadores saben que se ha acelerado la presencia del virus que las mata y la causa es el calentamiento del clima.

Se sabía ya que la acelerada desaparición de los anfibios en España ocurría por la disminución de humedales en el campo, la contaminación de los ríos, los herbicidas que esterilizan a los machos y por la reducción de la capa de ozono, que provoca que las radiaciones ultravioletas afecten a las crías.

Las ranas están muriendo en masa en la Península Ibérica desde finales de los 80

En los años 80-90 se constató la desaparición -y muy rápida- de los anfibios en general, incluso en áreas donde la influencia humana era menor, como los espacios protegidos y reservas. Ya entonces, los científicos sospecharon de varios organismos patógenos.

Ahora, un estudio que se publica este martes en iScience muestra que las ranas se están muriendo en masa en la Península Ibérica por el calentamiento global, que a su vez está desencadenando el aumento de los virus que las matan.

Epizootias entre anfibios por un virus

Los científicos las llaman epizootias. Son enfermedades contagiosas que atacan a un número elevado e inusual de animales al mismo tiempo y lugar y se propaga con rapidez. Es lo que en medicina llamaríamos epidemia. Pues bien, el número de epizootias entre las poblaciones de anfibios causadas por virus del género Ranavirus está aumentando en todo el mundo.

Los brotes de virus del sapo partero común los desencadena el calentamiento del clima

En el caso de España y Portugal, los responsables de esta mortalidad masiva desde finales de la década de 1980 son el virus del sapo partero común y el virus de la rana 3. En concreto, el nuevo estudio muestra que la Península Ibérica es un punto caliente de diversidad del muy virulento virus del sapo partero común.

La investigación -en cuyo equipo ha estado Jaime Bosch, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC)- indica que, de hecho, este virus podría haberse extendido al resto de Europa desde tierras ibéricas. El desencadenante, tanto de su desarrollo como de su expansión es el calentamiento del clima.

Clima y enfermedades infecciosas

Así, las enfermedades infecciosas emergentes están siendo importantes causantes de la disminución de las poblaciones de anfibios y hasta de la extinción de especies de anfibios en todo el mundo. En el caso de la Península Ibérica, la gran mayoría de los casos de mortalidad se asocian a la quitridiomicosis, una enfermedad producida por el hongo quítrido de los anfibios Batrachochytrium dendrobatidis.

Los ranavirus son grandes virus capaces de infectar a peces, reptiles y anfibios. Los asociados a los anfibios se clasifican en tres grupos principales: virus de la rana 3, virus del sapo partero y virus del Ambystoma tigrinum. Los dos primeros son los que se han desarrollado enormemente en los entornos naturales de España. Sin embargo, reconocen los investigadores, el origen de los Ranavirus y los factores que subyacen a su aparición siguen sin descubrirse.

El estudio, donde también ha participado Barbora Thumsová, de la Universidad de Oviedo, señala que el clima es uno de los factores ambientales importantes que influyen en la aparición de enfermedades infecciosas. Los experimentos de laboratorio han demostrado que la proliferación del ranavirus, los incidentes de la enfermedad y la tasa de mortalidad aumentan con temperaturas más altas.

La mano del hombre

Como explica SOSanfibios, el enemigo número uno de los anfibios son las enfermedades emergentes. Actualmente constituyen una de las principales causas del declive generalizado de los anfibios. Están provocadas por patógenos introducidos (hongos y virus) que el ser humano está dispersando por el mundo desde hace décadas.

Según este proyecto de la Asociación Herpetológica Española para luchar contra las enfermedades emergentes de los anfibios, la globalización está acelerando su dispersión, y el comercio internacional y la introducción de especies exóticas son ahora sus vectores de transmisión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento