¿Qué es la geotermia? Así funciona este revolucionario sistema de calefacción

Gráfico que muestra el funcionamiento de la energía geotérmica para calentar una vivienda.
Gráfico que muestra el funcionamiento de la energía geotérmica para calentar una vivienda.
AGENCIA ATLAS
En pleno descenso de temperaturas, la mayoría de españoles han mostrado preocupación por no poder afrontar facturas como la luz o el gas, y algunas encuestas señalan que un 79% de la población prevé usar menos la calefacción este invierno. Sin embargo, esta situación no sería necesaria empleando energías alternativas como la geotermia, que se lleva utilizando desde hace 60 años en el norte de Europa y en España desde hace 15. Además, su huella de carbono es mucho más baja y tiene un coste en la factura mensual hasta tres veces menor.

En pleno descenso de temperaturas, la mayoría de españoles han mostrado preocupación por no poder afrontar facturas como la luz o el gas, y algunas encuestas señalan que un 79% de la población prevé usar menos la calefacción este invierno. Sin embargo, esta situación no sería necesaria empleando energías alternativas como la geotermia, que se lleva utilizando desde hace 60 años en el norte de Europa y en España desde hace 15. Además, su huella de carbono es mucho más baja y tiene un coste en la factura mensual hasta tres veces menor.

Al entrar en una casa con geotermia, lo primero que se advierte es que no hay radiadores en las paredes ni salidas de aire acondicionado en los techos, elementos muy habituales en cualquier vivienda en España.

A pesar de ello, la geotermia consigue subir la temperatura en invierno y bajarla en verano, además de obtener agua caliente. La clave para lograr la temperatura adecuada en la vivienda se obtiene a través del suelo radiante.

Para entender cómo se logra esa temperatura para calentar el agua que circula por el suelo, o cómo se enfría cuando llega el verano y las sofocantes olas de calor, basta con visitar la construcción de un edificio que dispondrá de geotermia. 

La energía para calentar el suelo y el agua proviene de la profundidad de la tierra, por lo que resulta más práctico hacer la preinstalación de geotermia antes de construir el bloque, según explica Juan Francisco Segura, ingeniero de Groen Energy.

Al construir un edificio se hacen diversos agujeros de unos 150 metros de profundidad por los que se meten tubos, cuyo interior se llenará posteriormente de agua y se convertirán en un circuito cerrado, es decir, que no hay transmisión de líquido con la capa freática.

En el subsuelo, la temperatura es constante, de unos 17 a unos 20ºC, dependiendo de la zona geográfica. Por ejemplo, en alguna región del sur de España es más alta que en el norte, pero siempre tiene esa horquilla de temperaturas. También puede pasar que sea muy alta y entonces se use para generación industrial, apuntan.

Cómo funciona el proceso geotérmico

En el caso de las viviendas, indica el ingeniero Juan Francisco Segura, "el agua que se introduce por el interior de la sonda hace todo el recorrido, robando la energía térmica del terreno, y vuelve otra vez a la sala técnica con esa energía que ha ganado".

Se podría decir que el principio es el mismo que en la calefacción convencional: la caldera calienta el agua que sube a nuestra casa, pierde calor y baja de nuevo más fría para que la caldera de nuevo la vuelva a calentar. Pero en la geotermia, la caldera sería la bomba geotérmica que consigue que la temperatura del agua del subsuelo que sube caliente no procede de la combustión de gas o combustibles fósiles, como sí ocurre en la calefacción convencional. Por eso la geotermia es más barata y mucho menos contaminante.

Todas las tuberías repartidas por la base del edificio pasan siempre por la sala térmica, apunta Marcos Khale, director de desarrollo de Geoter. Aquí se encuantra el corazón de la energía geotérmica: las bombas de geotermia, que se encargan de sacar, poco a poco, los grados del agua que sube del subsuelo.

"Al agua, que viene a una temperatura de unos 20 grados, le robamos calor, que se lo pasamos al circuito que calienta nuestras casas. Así que esa agua que subía del subsuelo a 20, baja a 18 grados. Vuelve a calentarse y volvemos a sacarle otros dos grados, que transmitimos al circuito que va a nuestras viviendas", describe Fernando Cordero, director de mantenimiento de Geoter.

En verano, la geotermia sirve para enfriar. Si la temperatura exterior es 30 ºC y en subsuelo es, como mínimo, 10 grados menos, se hace el circuito inverso: el agua que se ha calentado en suelo caliente baja a la tierra para que se enfríe. 

En este proceso hay dos circuitos de agua independientes, uno que va a la profundidad terrestre, que es cerrado y no coge agua del subsuelo ni de capas freáticas, y otro que es el de las casas. 

El agua de las perforaciones no pasa a las viviendas, sino que atraviesa las bombas geotérmicas que aprovechan su calor, así que lo que pagan en la factura los consumidores que tienen suministro geotérmico es el consumo eléctrico de estas bombas geotérmicas

A diferencia de la calefacción por gas o electricidad, supone un gasto tres veces menor en la factura, si bien la instalación de la estructura geotérmica es más cara que la de una calefacción convencional. 

Algunos técnicos hablan de que la diferencia de precio medio es de unos 2.000 euros, pero la inversión se amortiza en 3 o 7 años, dependiendo del uso. Además, la duración de la instalación es como mínimo de 50 años. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento