Iñaki Ortega  Doctor en economía en la Universidad en internet UNIR y LLYC
OPINIÓN

"Pan y circo"

El Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.
El Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

La semana pasada han sido aprobados por amplia mayoría los Presupuestos Generales del Estado y al mismo tiempo ha comenzado el Mundial de Fútbol de Qatar. La política y el balompié han opacado cualquier otro asunto. Unos Presupuestos repletos de ayudas, subsidios, subvenciones y privilegios para funcionarios, jubilados, desempleados y otros colectivos "vulnerables" que suponen cerca de diez millones de españoles. Y la televisión pública, la misma que en verano estuvo una semana con el logo del Orgullo, ha transmitido la Copa del Mundo qatarí sin sonrojarse, eso sí, con audiencias que superaban los nueve millones en nuestro país. "Pan y circo", dos milenios después.

Allá por el año 100 después de Cristo, un afamado poeta latino de nombre Juvenal acuñó la frase panem et circenses para describir la estrategia de Roma de regalar trigo y organizar fastuosos juegos circenses con carreras de cuadrigas y gladiadores. El pueblo –sin hambre y entretenido–caía rendido ante la generosidad de sus gobernantes. «Pan y circo», por tanto, fue la vía para mantenerse en el poder haciendo desaparecer el histórico espíritu crítico de los romanos. Una forma como otra cualquiera de populismo. Hoy, aunque parezca mentira por el tiempo que ha pasado, parece que sigue vigente.

En Roma, las hogazas de pan repartidas en las casas y el acceso libre al Circo Máximo silenciaron los muertos en las legiones y la miseria de las calles. En España –no iré tan lejos– los Presupuestos y el Mundial permitirán llegar al Gobierno hasta las elecciones municipales de mayo sin grandes sobresaltos. Aumentos del salario mínimo interprofesional, cheques gasolina por doquier, empleados sin trabajar y cobrando al estar en ERTE, nuevas ofertas públicas de empleo, funcionarios y pensionistas con subidas de rentas garantizadas por el BOE, generosas subvenciones a los amigos y campañas de publicidad, todas las habidas y por haber, hasta convertir al Gobierno en el primer anunciante de España. Y fútbol, mucho fútbol.

La economía, como esos atletas dopados que aguantan la carrera gracias a la química, resistirá unos meses, pero llegará un momento en que no soportará más inyecciones de deuda y se parará. Al igual que el Mundial de Fútbol terminará, las empresas y las familias no podrán soportar más meses de presión fiscal, aumento de precios y caída de pedidos del resto del mundo. Por supuesto habrá intentos de seguir con el circo, algunos políticos lo intentarán desde la Carrera de San Jerónimo y otros desempolvarán pancartas en vano. Pax Romana era la expresión latina que resumía todos esos años de estabilidad y prosperidad que vivió Roma. Pero no duró siempre. Y tras este periodo llegó la caída del Imperio romano…

Pero aquí no hemos venido a hablar de historia clásica, así que las palomitas que no falten para seguir viendo en las pantallas el Mundial de Fútbol o los pactos y los exabruptos en el parlamento. Que ya no se sabe qué es más espectáculo, si lo uno o lo otro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento