Asistentes personales para personas con discapacidad: "Se nombró la figura y ahí se dejó, está casi sin desarrollar"

  • Los profesionales se quejan, entre otras cosas, de desigualdad entre territorios, falta de formación y precariedad. 
Personas con resolución de PIA y asistentes personales por CCAA
Personas con resolución de PIA y asistentes personales por CCAA
Henar de Pedro

Según datos del IMSERSO, en España hay 8.923 asistentes personales ligados a la Ley de Dependencia, una figura que apareció en esta ley hace ya 15 años, pero que, según se quejan profesionales y asociaciones, apenas está desarrollada y en muchas comunidades autónomas ni siquiera la promocionan.

De hecho, lo primero que llama la atención es que en siete comunidades autónomas no hay ni un solo asistente ligado a la Ley de Dependencia, mientras que hay dos que destacan sobre las demás: País Vasco, con 6.345, y Castilla León con 1.991, según datos de octubre de este año.

La falta de promoción por parte de estas comunidades y las escasas cuantías que la ley establece para este fin estarían detrás de la escasa presencia de esta figura, según Francisco Sardón, Presidente de PREDIF (Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física), "si la propia Comunidad Autónoma no promociona la figura del asistente personal, no la recomienda y no promueve que haya entidades que la gestionen, la gente no lo pide", asegura.

Qué es un asistente personal y quién puede solicitarlo

La asistencia personal es una de las prestaciones que están recogidas dentro de la Ley de Dependencia, dentro de un catálogo en el que encontramos prestaciones económicas, modelos residenciales o centros de día, entre otros. Esta figura tiene una peculiaridad con respecto a las otras, y es que proporciona una mayor autonomía a la persona con discapacidad, pues, como afirma Francisco Sardón, "le ayuda a hacer todo aquello que no pueda hacer por sí misma, pero siempre bajo su dirección, favoreciendo que sean independientes, autónomos y que no dependan de su entorno cercano, como la familia o los amigos", recalca.

Nuestro lugar de trabajo es la vida privada de la persona, y eso hace que esta figura sea diferente en el ámbito de los cuidados

Un asistente personal estará presente, por tanto, en todos los aspectos de la vida de la persona, acompañándole en sus actividades diarias, sean cuales sean, "los apoyos los da donde se encuentre la persona, donde transcurre su vida. Nuestro lugar de trabajo es la vida privada de la persona, y eso ya lo hace diferente a todas las otras figuras del ámbito de los cuidados. Es la propia persona con diversidad funcional la que gestiona los apoyos", añade Iñaki Martínez, presidente de Asociación de Profesionales de la Asistencia Personal (ASAP), que asegura, además, que debe ser una figura "transversal y versátil, capaz de adaptarse a cualquier circunstancia".

Para acceder a un asistente personal, puede hacerse de manera privada, contratándolo directamente, o solicitarlo a través del sistema de dependencia. Para hacerlo por esta vía, tienes que tener reconocido algún grado de dependencia, "por ser dependiente tienes derecho a elegir cualquier prestación que viene dentro del catálogo, y en el caso de solicitar los servicios de un asistente personal, a más grado de dependencia, mayor apoyo económico y mayor número de horas de asistencia te corresponden", explica Sardón.

En general, según afirma el presidente de PREDIF, las personas que solicitan este tipo de servicio suelen ser "aquellas que tienen una vida activa, entendiendo cómo vida activa, no solo estudiar o trabajar, sino también participar en la sociedad de alguna manera, a través de movimientos cívicos, culturales, de actividades de ocio… y que quieren hacer todo eso sin tener que depender de aquellos apoyos informales".

Para conseguir este apoyo hay entidades, como PREDIF, que encargan de gestionar e incluso formar a los asistentes, "la mayoría de las personas optan por contratar su asistente personal a través de una gestora porque formamos a los asistentes personales, gestionamos las incidencias, como pueden ser las bajas por enfermedad, lo cambiamos si no congenia con él... Además, nosotros les ayudamos a elegirlo, no le ponemos cualquiera… Este tipo de cosas es mucho más fácil hacerlo a través de una entidad", afirma.

Falta desarrollo, de formación… y de condiciones dignas

Aunque el asistente personal es una figura recogida en la ley hace más de 15 años, todavía es una profesión muy nueva con muchos aspectos que mejorar y pulir, "se nombró la figura y ahí se dejó, y a día de hoy está casi sin desarrollar. Lo poco que se hace parte más de programas de comunidades autónomas y de ayuntamientos que de la propia ley", asegura Iñaki.

Uno de los aspectos más urgentes es definir de verdad que es un asistente personal y regular la profesión, pues, según nos explicó Iñaki Martínez, presidente de Asociación de Profesionales de la Asistencia Personal (ASAP), en la actualidad, "se está llamando asistente personal a cosas que no lo son. Como es una figura por la que apuesta Europa para sacar a las personas de las instituciones y que tengan una ida más autónoma e independiente, se está considerando que cualquier persona que presta ayuda es un asistente personal, y nosotros creemos que no así, por eso dudamos de los datos del IMSERSO", se queja, "el panorama es caótico porque la figura está sin regular, no tenemos convenio específico, regulación laboral, formación específica… y tampoco hay unos criterios claros sobre lo que es la asistencia personal", añade.

Si las personas dependientes no se pueden pagar un asistente, de nada vale haber desarrollado un derecho

Esto da lugar, según ASAP, no solo a que los datos sobre los asistentes no sean fiables, también a precarizar la profesión, "el dinero de la Ley de Dependencia es insuficiente para contratar un asistente personal, al menos las horas que deberían. Entonces, o tienes pocas horas de asistencia o pagas muy poco a los asistentes, lo que lo convierte en un escenario precario para todas las partes".

Para solucionar esta precariedad, lo más importante sería, por tanto, dotar de más recursos a la ley para potenciar esta figura, porque, como afirma Francisco Sardón, "si las personas dependientes no se pueden pagar un asistente, de nada te vale haber desarrollado un derecho".

La formación también ayudaría, pues Iñaki considera que, a día de hoy, es insuficiente, "no tiene ninguna y nosotros consideramos que sí tiene que tenerla, pero no una formación de 50 horas como se solicita desde el mundo asociativo, sino una más extensa. Se parte de la premisa de que al asistente personal lo forma el usuario, pero nosotros creemos que no es así, sino que se les tiene que preparar para que trabajen con cualquier persona con diversidad funcional, sea cual sea su diversidad. A día de hoy, la poca formación que hay se enfoca a personas con diversidad física, pero no, por ejemplo, con diversidad intelectual, no saben cómo trabajar el tema de la comunicación, la gestión del estrés, la incertidumbre, emociones…", reclama.

A raíz de la pandemia, se empezó a hablar de dignificar los cuidados, pero la realidad es que nadie los está dignificando

El fomento de esta figura serviría también, a criterio del presidente de PREDIF, para fijar población en las zonas rurales, "hay muchas personas mayores o personas con discapacidad que viven en pueblos y que se ven abocados a dejar su pueblo e ir a una residencia por esta falta de estos apoyos. Promover esta figura en el mundo rural sería muy útil para fijar población, para que muchas personas pudieran seguir viviendo en su domicilio y/o trabajando en su pueblo, es un nicho de empleo".

Además, desde ASAP abogan por crear "un sistema nacional de asistencia personal para unificar criterios en todo el territorio nacional, regular y profesionalizar la figura para dignificarla y ponerla en valor. A raíz de la pandemia se empezó a hablar de dignificar los cuidados, pero la realidad es que nadie los está dignificando. Es una profesión muy exigente y con mucha responsabilidad, que puede llegar a ser muy bonita, pero que es difícil aguantar si tienes que tener dos trabajos más para sobrevivir". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento