Menos gasto, menos contrataciones y menos envíos: la inflación golpea a un Black Friday que llega este año "sin descuentos agresivos”

Arranca el 'Black Friday', una cita a la que acudirán "el 77% de españoles"
Los españoles reducirán su gasto en el Black Friday.
Europa Press

Y por fin el Black Friday. Después de semanas de anuncios y campañas pregonando la llegada de grandes ofertas en multitud de productos, la jornada de descuentos importada de la tradición estadounidense se celebra de forma oficial este viernes, aunque desde hace tiempo las marcas siempre adelantan unos días su puesta en marcha. 

Será de nuevo una jornada donde los consumidores intentarán comprar al mejor precio pero que estará marcada por la inflación, que el pasado mes de julio marcó un registro inédito en las últimas tres décadas (10,8%) y que se ha moderado en octubre hasta el 7,3%. Esta situación ha mermado la capacidad económica de los españoles y desembocará en "una agudización del debilitamiento" del consumo en la recta final del año, según las previsiones del centro de análisis económico y social Funcas, lo que tendrá consecuencias en las compras del Viernes Negro.

Todas las encuestas apuntan a que los españoles gastarán menos que en otras ocasiones ante la amenaza de una recesión económica y que el desembolso medio rondará los 200 euros. "Los datos de las encuestas señalan nos están indicando que va a haber una reducción en el gasto de entre un 5 y 10%. La gente en principio tiene una predisposición a gastar menos y también hay un porcentaje relativamente importante de gente que manifiesta que no va a comprar nada", explica José Antonio Blázquez, experto económico y director del grado de Marketing de la Universidad Europea de Madrid. 

"Veremos un consumidor más racional", apunta Ana Isabel Jiménez Zarco, profesora de Economía y Empresa de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya). "La previsión es que intente aprovechar el Black Friday para obtener el productos a un precio más atractivo y adelantar así las compras de Navidad o incluso artículos que necesiten", explica. 

Fuentes del sector comercial consultadas por 20minutos reconocen que prevén un Black Friday "sin promociones o descuentos agresivos" -entre el 50 y el 70%-, sobre todo porque los comercios están intentando contener los precios pese al incremento de los costes energéticos y los alquileres, lo que supone ajustar mucho su margen de beneficios. El vaticinio es que las ofertas se limiten a determinados productos que se encuentren en grandes cantidades en stock a los que haya que dar salida. 

No obstante, la excepción podría ser la moda, la reina del Viernes Negro junto a los productos tecnológicos. "Estamos teniendo un otoño que ha empezado muy tarde. Si la gente no ha comprado tanto hasta ahora porque no tenía necesidad y ve el Black Friday se puede esperar un poco para comprar las prendas de frío a mejor precio. Si la temporada va mal para las marcas igual se ven obligadas a hacer importantes descuentos", afirma Blázquez. 

Entrega de un paquete por parte de un mensajero.
Entrega de un paquete por parte de un mensajero.
FREEPIK

Malos augurios para el empleo 

La previsible reducción en el consumo afectará directamente al empleo, que normalmente pega un estirón en estas fechas. De hecho, para este Black Friday no habrá una contratación masiva de trabajadores como en campañas anteriores y todo indica que habrá una reducción media en el empleo del 17,3% respecto al año anterior en los sectores de logística y comercio, según los datos recogidos por la empresa especializada en empleo Randstad. En total, se prevén 402.040 contrataciones frente a las 485.942 que se firmaron en estas mismas fechas en 2021. 

Por su parte, UNO, la Organización Empresarial de Logística y Transporte de España, ha pronosticado que se gestionarán "un 5,3% menos de envíos que en 2021 para atender los picos de demanda que se registrarán durante el Black Friday y la campaña navideña".

"Las empresas van a gestionar un total de 100,3 millones de envíos, a una media de 3,5 millones diarios, con picos de hasta 4,7 millones los días inmediatamente posteriores al Viernes Negro, la semana siguiente al Ciber Monday y la semana previa a la Navidad", aseguró el presidente de la patronal, Francisco Aranda, durante la jornada 'Ecommerce: claves logísticas en los picos de demanda', celebrada en Ifema en el marco de la feria Logistics & Automation de Madrid.

"La espiral inflacionista sin solucionar en la que estamos envueltos, la contracción del consumo derivada de la reducción del poder adquisitivo de las familias y la caída en las inversiones tendrá un impacto directo en las grandes campañas de picos de demanda de este año", justificó. 

Todas estas previsiones a la baja, contrastan, sin embargo, con el optimismo de Anged, patronal de grandes empresas de distribución como El Corte Inglés, MediaMarkt, Ikea, Alcampo o Leroy Merlin, que espera "una buena campaña del Black Friday", donde se concentran ya hasta un tercio de las ventas navideñas. 

Pese a que reconoce que en estos momentos existe una "coyuntura difícil" y que "la confianza de los consumidores se ha deteriorado", la asociación más representativa del retail en España opina que los españoles no se resistirán finalmente a las promociones

"Los descuentos previstos para este Black Friday son una buena oportunidad para estimular muchas compras que los consumidores han retrasado a la espera de mejores ofertas", sobre todo, "en las categorías relacionadas con bienes duraderos (electrónica, electrodomésticos, mueble y hogar) y la moda", señala Anged en un comunicado de prensa. "También es previsible que muchas familias adelanten las compras de juguetes y regalos con el Black Friday, como demuestra la tendencia de los últimos años". 

Un 71% muestra inquietud por los precios 

Según el informe Black Friday & Cyber Monday en España elaborado por Google y presentado en un encuentro organizado por Rocket Digital y Shopify, hasta un 71% de los españoles muestran inquietud por el incremento de precios y del coste de la vida.

El documento detalla además que los consumidores mirarán menos el precio de los productos de deporte y alimentación, pero, por contra, intentarán ahorrar más en categorías como la ropa y tecnología.

De esta forma, un 42% de los encuestados asegura que, en caso de reducir el presupuesto, recortará el gasto en ropa. También se verán afectadas categorías como la tecnología, ya que un 41% de los entrevistados optará por ahorrar en la compra de aparatos electrónicos. Por contra, deporte (29%) y alimentación (24%) son las partidas menos sensibles al precio para los españoles por ser consideradas como necesidades básicas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento