Un músico y una enfermera veterinaria: así son Daniel y Lucía, los mellizos de David Summers

David Summers y sus hijos, Daniel y Lucía, en 2022.
David Summers y sus hijos, Daniel y Lucía, en 2022.
Instagram David Summers

Él ha seguido sus pasos; ella no (o no tanto). Pero ello no es óbice para que el amor de un padre orgulloso no entienda de favoritismos. Incluso un padre, como David Summers, que ha sido famoso en España desde que prácticamente era un adolescente y que siempre ha buscado que sus dos hijos, los mellizos Daniel y Lucía, se hayan buscado la vida como mejor hayan decidido pero siempre alejados del foco mediático. No solo para no eclipsarse bajo la alargada sombra del vocalista de Hombres G, sino para poder, haciendo caso omiso a su apellido, labrarse su propio camino y llegar a ser lo que querían: él, músico; ella, enfermera veterinaria.

Ambos son hijos de una rara avis en aquella Movida Madrileña donde la libertad -sobre todo, la sexual- había llegado después de la represión vivida durante tanto tiempo por la dictadura de Franco. Para David Summers, aún así, no había duda: había encontrado a su media naranja aún cuando estudiaba en el colegio. Pero incluso antes de eso, por supuesto, ya estaba claro que su mundo sería la música, en gran parte ampado porque provenía de una familia de artistas: tocaba el clarinete, la guitarra y el bajo.

Los padres del cantante y compositor, que hoy en día tiene 58 años y nacido tan castizamente en el barrio de Chamberí, eran el director de cine, viñetista y humorista Manuel Summers y de Consuelo Rodríguez, amén de que su tío era Tomás Summers, descubridor de Chiquito de la Calzada, y que falleció el pasado mes de abril.

Él, sin embargo, se crio en un barrio mucho más pudiente, Parque de las Avenidas, y asistió al exclusivo colegio El Pilar, cerca del Retiro, y que cuenta con alumnos célebres como Jose María Aznar, Juan Antonio Bardem, Torcuato Luca de Tena, Alfredo Pérez Rubalcaba o los intérpretes Jorge Sanz y Adriana Ugarte. Sería en ese mismo lugar en el que se casaría, en enero de 1992, con la mujer que había conocido entre sus muros: Marta Madruga.

Pero el sueño había comenzado en 1982, año de formación de la banda. Tras algunos sencillos, en 1985 publican su álbum debut homónimo, que contiene el tema Devuélveme a mi chica, cuyo éxito da pie a que su padre dirija la película Sufre mamón en 1987, ficcionando los orígenes de la banda. En su rodaje, David y Marta, que interpreta a Patty, congenian a tal punto que se hacen pareja. Ella tenía 17 años, aunque el cantante la había conocido un par de años atrás.

El matrimonio duró 26 años, hasta su separación en 2018, si bien los momentos más duros aparecieron en los extremos: al principio, porque en 1993 no solo se separaba Hombres G sino que fallecía Manuel Summers; al final, porque según las informaciones la pareja llevaba casi un lustro en una complicada situación sentimental y, poco después de que decidiesen tomar caminos separados, el músico fue fotografiado con una profesora de inglés, Christine Cambeiro, con quien mantiene una relación desde entonces.

El 8 de marzo del año 2000 habían nacido Lucía y Daniel, sus mellizos, que tan celosamente sus padres alejaron de la prensa. Vivían en un chalet en el barrio de Arturo Soria, así como tenían otra residencia en uno de los lugares más paradisíacos de España: Zahara de los Atunes, en la provincia de Cádiz. "Ellos son la canción más bonita, el aire más puro, el suspiro de mi amanecer. Os quiero, hijos míos, más que a nada en el mundo", les felicitó su padre en 2021.

De Dani llegó a decir su padre que esperaba que no le saliera "un juergas" como él fue y que, visto el resultado tanto en su hijo como en su hija, ha tenido suerte. Asimismo, en una entrevista con Los 40, David Summers reconoció que Dani "toca muy bien la guitarra" y que ha compuesto algunas canciones propias, siguiendo sus pasos. "Le encantaría dedicarse de manera profesional a la música", ha dicho de él, si bien su hijo también es dibujante retratista, faceta que remite a su abuelo paterno.

Asimismo, Dani estudia música y producción musical en la escuela de Arte y ha dado sus primeros pasos: con un grupo llamado Las Abejas Rojas ha hecho versiones de clásicos del pop y del rock; ha grabado su primer single, llamado Estrella, y su primer dúo -con Oihan, Ahora que sí, ahora que no-; ha tocado en concierto al lado de su padre (y durante el confinamiento fueron famosas sus covers conjuntas); e, incluso, le ayuda con las maquetas en el estudio, si bien en la versión final, dijo su padre, toca su compañero de toda la vida, Rafa Gutiérrez.

Por su parte, Lucía no ha seguido, al menos que se sepa públciamente, su carrera en la música, aunque en la entrevista susodicha su padre declaró que ella "también compone, pero en inglés". "La intento convencer para que cante en español, que canta fenomenal", aseguró, si bien en su caso prefirió decantarse por su otra pasión, de la que da una pista que tanto ella como su hermano pasen tanto tiempo en compañía de sus dos perros, Norah y Paco.

Lucía es, de profesión, enfermera veterinaria, si bien acabó especializándose en animales domésticos, exóticos y ecuestres. Asimismo, a sus 22 años, la joven es una apasionada de los piercings y tatuajes, teniendo su propio estudio en la capital y que tiene por nombre Clear Amethyst Piercing. Ambos, huelga decirlo, suelen subir mucho contenido relacionado con lo orgullosos que estánde su padre, así como también se muestran muy unidos a su madre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento