Primo de Rivera, Moscardó... los otros franquistas que podrían ser exhumados tras el traslado de Queipo de Llano

Abadía benedictina del complejo monumental del Valle de los Caídos, a 17 de noviembre de 2021, en San Lorenzo de El Escorial, Madrid (España). El complejo monumental del Valle de los Caídos volverá a su denominación original de Valle de Cuelgamuros, según se indica en una de las enmiendas pactadas por PSOE y Unidas Podemos en la Ley de Memoria Democrática y que también insta a reubicar los restos allí enterrados del fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. El complejo del Valle de los Caídos está formado por una abadía de la orden benedictina, una basílica y un conjunto monumental y está situado en el Valle de Cuelgamuros. Fue construido principalmente por mano de obra de presos políticos republicanos. La cruz, la más alta del mundo, mide 150 metros. El conjunto monumental fue mandado construir en 1940 por Francisco Franco para que en él fuesen enterrados el fundador de Falange, Primo de Rivera, y los caídos de la llamada ‘Gloriosa Cruzada’. Poco antes de su inauguración en 1959 también fueron enterrados ahí restos de soldados republicanos. Finalmente, en él fueron enterradas 33.487 personas, cuyos restos acabaron formando parte de la propia estructura del edificio. Esto convierte el complejo en la ‘mayor fosa común de España’, según estableció el CSIC en 2018. Cada 20 de noviembre, aniversario de la muerte de Franco, el Valle de los Caídos se convierte en lugar de peregrinación de simpatizantes del franquismo y del dictador. 18 NOVIEMBRE 2021;VALLE DE LOS CAÍDOS;CUELGAMUROS;SAN LORENZO DEL ESCORIAL Rafael Bastante / Europa Press (Foto de ARCHIVO) 17/11/2021
Abadía benedictina del complejo monumental del Valle de los Caídos.
Europa Press
Abadía benedictina del complejo monumental del Valle de los Caídos, a 17 de noviembre de 2021, en San Lorenzo de El Escorial, Madrid (España). El complejo monumental del Valle de los Caídos volverá a su denominación original de Valle de Cuelgamuros, según se indica en una de las enmiendas pactadas por PSOE y Unidas Podemos en la Ley de Memoria Democrática y que también insta a reubicar los restos allí enterrados del fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. El complejo del Valle de los Caídos está formado por una abadía de la orden benedictina, una basílica y un conjunto monumental y está situado en el Valle de Cuelgamuros. Fue construido principalmente por mano de obra de presos políticos republicanos. La cruz, la más alta del mundo, mide 150 metros. El conjunto monumental fue mandado construir en 1940 por Francisco Franco para que en él fuesen enterrados el fundador de Falange, Primo de Rivera, y los caídos de la llamada ‘Gloriosa Cruzada’. Poco antes de su inauguración en 1959 también fueron enterrados ahí restos de soldados republicanos. Finalmente, en él fueron enterradas 33.487 personas, cuyos restos acabaron formando parte de la propia estructura del edificio. Esto convierte el complejo en la ‘mayor fosa común de España’, según estableció el CSIC en 2018. Cada 20 de noviembre, aniversario de la muerte de Franco, el Valle de los Caídos se convierte en lugar de peregrinación de simpatizantes del franquismo y del dictador. 18 NOVIEMBRE 2021;VALLE DE LOS CAÍDOS;CUELGAMUROS;SAN LORENZO DEL ESCORIAL Rafael Bastante / Europa Press (Foto de ARCHIVO) 17/11/2021

Un mes después de la aprobación de la Ley de Memoria Democrática, ya se están llevando a cabo las primeras acciones para cumplimentarla: en la madrugada de este jueves se han exhumado los restos mortales del general franquista Gonzalo Queipo de Llano y del auditor militar Francisco Bohórquez de la Basílica de la Macarena de Sevilla.

La exhumación se ha realizado atendiendo a la reciente ley, entrada en vigor el 21 de octubre, que recoge: "Los restos mortales de dirigentes del golpe militar de 1936 no podrán ser ni permanecer inhumados en un lugar preeminente de acceso público, distinto a un cementerio, que pueda favorecer la realización de actos públicos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración de las violaciones de derechos humanos cometidas durante la guerra o la dictadura". 

Sin embargo, además de estos dos personajes del franquismo, todavía quedan otros casos polémicos de representantes cuyos cuerpos siguen enterrados en lugares honoríficos o destacados, de donde podrían ser trasladados en los próximos meses.

Primo de Rivera

La tumba de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange que fue condenado por rebelión militar y fusilado el 20 de noviembre de 1936, continúa frente al altar del Valle de los Caídos, ahora denominado Valle de Cuelgamuros, cerca de donde yacía el cuerpo embalsamado de Francisco Franco antes de ser exhumado en 2019.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha afirmado que los restos tendrán que ser reubicados donde los familiares decidan, pero que no pueden seguir en el lugar donde están en la actualidad al ser "una manera de homenajear a los protagonistas de la Dictadura".

Por su parte, los descendientes de Primo de Rivera ya han mostrado su intención de exhumar, de forma discreta, los restos antes de que el Valle se convierta en un cementerio civil tras la aprobación de la Ley de Memoria Histórica.

Con esta exhumación, el cuerpo de Primo de Rivera se habrá trasladado un total de cuatro veces. Primero, fue enterrado en una fosa de un cementerio de Alicante para después, en 1939, trasladarlo al monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Veinte años más tarde, fue finalmente llevado al Valle de los Caídos a petición de Franco.

José Moscardó

José Moscardó fue un general destacado del bando de los sublevados en Toledo reconocido por la dictadura como un héroe por su defensa frente a las milicias republicanas del alcázar de la capital manchega, lo que le convirtió en un símbolo de la época. 

Actualmente está enterrado en la cripta del Alcázar de Toledo, junto a militares y civiles que también participaron en su resguardo. El edificio es propiedad del Ministerio de Defensa, por lo que, de ser exhumado, la operación dependería de esta administración.

Sin embargo, la familia de Moscardó no quiere que los restos de su antepasado salgan del alcázar. "Seguiremos peleando para que estos políticos no completen su plan donde lo más importante es acabar con la libertad de expresión, el derecho de reunión y todo lo que no sea acorde con sus ideas", compartía Luis Moscardó, bisnieto del general, el pasado 23 de octubre en sus redes sociales.

Jaime Milans del Bosch

También en la cripta del alcázar toledano se encuentran enterrados los restos de Jaime Milans del Bosch, que fue defensor del mismo durante la Guerra Civil y, posteriormente, combatiente voluntario en la División Azul y capitán en la Segunda Guerra Mundial contra la Unión Soviética.

Tras ser nombrado teniente general del Ejército de Tierra en 1977, fue expulsado y condenado a 30 años de prisión por su implicación en el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981, en el que participó sacando soldados y carros blindados a las calles de Valencia, aunque fue puesto en libertad tras nueve años en la cárcel.

En cuanto a Moscardó y Milans del Bosch, tanto Podemos e Izquierda Unida en Castilla-La Mancha han solicitado la exhumación y traslado de sus restos del Alcázar de Toledo. Así, la última formación política ha indicado que ya se ha iniciado una labor jurídica para que el Gobierno nacional exhuma los cuerpos de los "golpistas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento