¿Qué busca Putin con la anexión de las cuatro provincias ucranianas? "Se podría sentir legitimado a utilizar su armamento nuclear"

Las cuatro provincias anexionadas por Putin
Las cuatro provincias anexionadas por Putin
Carlos Gámez

Desde este viernes las provincias ucranianas de Jersón, Zaporiya, Donetsk y Lugansk son parte de la Federación rusa. O por lo menos eso es lo que ha tratado de defender ante el mundo el Kremlin, mediante una ceremonia en Moscú y un discuso de Putin a la nación.

En el acto se han rubricado los resultados de unos referendos que no han sido reconocidos por ningún país del mundo, incluidos aliados rusos como China o IndiaVladimir Putin se ha reunido con los lideres prorrusos de las cuatro provincias ocupadas y, tras culminar la adhesión, ha dado "un gran discurso" al mundo donde ha ofrecido las claves de lo que ocurrirá en una guerra que esta semana ha cumplido ya los siete meses.

El Kremlin ya había dejado claro que la hipotética anexión de los cuatro territorios, ocupados en el marco de la guerra, sería rápida. Las consultas fueron anunciadas hace poco más de una semana y organizadas con pocos días de margen, coincidiendo con la derrota militar rusa en el frente de Járkov. Los resultados divulgados este miércoles por la Comisión Electoral de Rusia ofrecen un apoyo aplastante a la adhesión, con cifras que oscilan entre el 96,75% y el 98,7% por ciento a favor del 'sí'.

Las cuatro provincias anexionadas por Putin
Las cuatro provincias ucranianas que tiene previsto anexionarse Rusia.
CARLOS GÁMEZ

A última hora del jueves, Putin ya reconoció la independencia de Jersón y Zaporiyia, como hiciera ya en febrero con Donetsk y Lugansk, el paso previo a su anexión por parte de Rusia. Según informó el Kremlin en un comunicado pasada la medianoche, Putin firmó el decreto sobre la base de los recientes referendos ilegales en los que una mayoría de votantes apoyó separarse de Ucrania e incorporarse a la Federación Rusa. En su reconocimiento de la independencia de Jersón y Zaporiyia, Putin esgrimió el derecho de autodeterminación de los pueblos y los estatutos de la ONU.

Tanto las autoridades ucranianas como los gobiernos de buena parte del mundo no han concedido ninguna validez a los referéndums y afirman que Moscú pretende legitimar su ocupación con estas consultas, como hiciese en 2014 con la península de Crimea. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha convocado para este viernes al Consejo de Seguridad Nacional y Defensa para tomar una decisión sobre la anexión rusa. A su vez, Bruselas ya ha anunciado que propondrá ampliar la lista de sanciones a individuos y empresas que hayan participado en los referendos.

En estos meses de guerra, el Kremlin ha insistido en que una agresión al territorio ruso sería respondida contundentemente y este paso podría responder a esa lógica. "Si Rusia se ve amenazada territorialmente se sentirá legitimada a utilizar su armamento nuclear", explica a 20minutos Oleg Lukin, analista de El Orden Mundial. 

La guerra podría escalar una vez se adhesione oficialmente los territorios, ya que "el Kremlin aseguró que no iba a desplegar fuera del país a los ciudadanos movilizados ni a las personas que estaban haciendo el servicio militar, pero con este movimiento ya consideran parte de Rusia las cuatro provincias anexionadas", añade Lukin.

Los ciudadanos movilizados "defenderán la región"

El mismo día en el que el Kremlin comunicaba que incluirá a las regiones ucranianas dentro de su integridad territorial, el Ministerio de Defensa ruso ponía en alerta a las nuevas unidades militares formadas por ciudadanos para acudir a las cuatro provincias tan rápido como se ratifiquen los acuerdos. 

Defensa reconocía que "tras las prácticas militares, las unidades compuestas por ciudadanos movilizados y voluntarios cumplirán misiones de control y defensa de los territorios liberados, y también integrarán unidades de reserva y refuerzo".

La movilización parcial fue anunciada el pasado 21 de septiembre y ha generado manifestaciones y enfrentamientos en la sociedad rusa, debido a la negativa de muchos rusos a participar en la campaña militar. Entre las denuncias más comunes figuran citaciones a personas fuera del rango de edad, padres de familias numerosas, personas con enfermedades crónicas o incluidas en especialidades protegidas.

Miles de personas han cruzado las fronteras rusas en la última semana, pese a que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) ha comenzado a prohibir la salida del país a aquellos que figuren en las listas de movilizados, con estrictos controles en fronteras y aeropuertos.

"Hemos visto desde el principio de la guerra que Rusia no han analizado debidamente los riesgos de las decisiones que se toman. Con las movilizaciones está ocurriendo lo mismo. Son pasos a la desesperada", afirma Lukin. "El Ejército ucraniano seguirá avanzo y el problema no es tanto la movilización completa (ya que la actual es prácticamente total) sino la amenaza nuclear", agrega.

Unas anexiones que escalarán el conflicto

En los próximos días llegarán a las provincias del sureste de ucrania miles de ciudadanos rusos con escasa instrucción militar, con el objetivo de igualar una situación en el campo de batalla que empezaba a padecer. "Ucrania sigue teniendo el predomino tecnológico militar en la guerra y eso está marcando más el ritmo en la guerra que la cantidad de tropas", explica el analista.

Otro posible plan que se baraja es que Putin utilice estas anexiones como baza en una futura negociación, ganando así una posición ventajosa y pudiendo pactar la devolución de algunas de estas provincias a cambio de quedarse con otras. No obstante, esto será difícil que suceda, ya que "la ley rusa impide ceder territorio a otro país", por lo que estas adhesiones "entorpece aún más las negociaciones de paz", afirma Lukin.

Asimismo, algunas potencias aliadas de Moscú que hasta ahora habían bailado entre la ambigüedad y la equidistancia han comenzado a alzar la voz sobre lo que ocurre en Ucrania. Las anexiones han sido el detonante para que China, India o Turquía se hayan posicionado en contra de la medida rusa, pidiendo abiertamente que se devuelvan los territorios a Ucrania. Tras estas manifestaciones publicas, habrá que ver como responden este viernes después de que Putin haga oficial las adhesiones.

"Rusia ha abierto un precedente peligroso con la amenaza nuclear, que no ha gustado a lideres de otros países, incluso fuera de occidente", manifiesta Oleg Lukin, que añade que "con sus actos, Rusia está declarando que cualquier país que sea potencia nuclear puede libremente anexionarse territorios y actuar impunemente en el panorama internacional".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento