Debate sobre un tipo de píldora anticonceptiva: ¿con o sin receta médica?

  • Varias sociedades médicas y farmacéuticas piden eliminar lo que consideran "una barrera" de acceso.
  • Desde la Sociedad Española de Anticoncepción creen que esto sería una "trampa a largo plazo".
Píldora anticonceptiva.
Imagen de archico de una píldora anticonceptiva regular.
STARBOOZE/FLICKR - Archivo

El Día Mundial de la Anticoncepción, que se celebra este lunes 26 de septiembre, llega este año a España con un debate planteado por tres sociedades médicas y farmacéuticas, que han hecho público su posicionamiento a favor de la dispensación sin receta médica de la píldora con progestágeno, un tipo de anticonceptivo oral de uso regular de alto perfil de seguridad dado que incluso las mujeres que están dando el pecho a sus hijos la pueden tomar. Estos especialistas buscan "eliminar barreras" de acceso, "empoderar a la mujer" y "sumar más puntos de atención" a la salud sexual de las mujeres. Sin embargo, desde la Sociedad Española de Contracepción (SEC) consideran que esta opción sería una "trampa" y aboga por la prescripción para asegurar que cada mujer recibe la píldora que mejor se adapta a ella y así mejorar la adherencia al tratamiento. 

En una rueda de prensa celebrada este lunes, la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (Sefac), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) -entre ellas agrupan a 25.000 médicos y farmacéuticos- han presentado un posicionamiento, "que viene de un análisis detallado", en el que defienden la eliminación de la necesidad de la prescripción médica de la píldora con progestágeno solo.

Este posicionamiento va a ser remitido al Ministerio de Sanidad, con quien esperan "sentarse para llevar a cabo las reformas necesarias".

En palabras de Eduardo Satué, vicepresidente segundo de la Sefac y coordinador del texto, "tiene sentido dar este paso", en el que "lo relevante no es si se necesita o no receta, sino dejar de considerar la anticoncepción como una patología para considerarla un derecho de la mujer a decidir cuándo y cómo quiere tener descendencia".

Neus Caelles, miembro del Grupo de Salud de la Mujer de Sefac, ha agregado que en Reino Unido ya se facilita sin receta médica este tipo de anticoncepción "con el objetivo de reducir el número de embarazos no deseados".

Según han explicado los especialistas, uno de los principales orígenes de los embarazos no deseados es la falta de adherencia a los anticonceptivos orales de uso diario, que es el segundo método más empleado para evitar la reproducción después del preservativo. Esta medida constituiría un "importante avance social", ya que aumentaría la continuidad del tratamiento y disminuiría las brechas en su uso, es decir, las interrupciones que conllevan riesgo de embarazos no deseados, ha expuesto María Blasco, coordinadora del Grupo de Atención a la Mujer de Semergen.

Según se desprende de la última Encuesta de Anticoncepción en España, llevada a cabo por el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva de la Sociedad Española de Contracepción, el 23 por ciento de las mujeres españolas está en riesgo de tener un embarazo no deseado por no utilizar anticonceptivos, lo que supone el 6,2 por ciento del total de las mujeres en edad fértil. Además de este dato, las tres entidades han recordado que la tasa de interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) en España fue de 10,3 por cada 1.000 mujeres entre 15 y 44 años en 2020 (frente a 11,53 de 2019), con más de 88.269 IVE, según se desprende del Registro Estatal de Interrupciones Voluntarias del Embarazo del Ministerio de Sanidad.

Los especialistas también argumentan que, según los datos de una encuesta realizada por 40dB a mil mujeres de entre 18 y 45 años, presentados en mayo durante el último congreso de Sefac, el 52% manifestó haber intentado adquirir la píldora sin receta en alguna ocasión; el 26% tuvo que dejar de tomarla en algún momento por no poder acudir a la consulta médica a por la receta; y un 23,7%, por haberla perdido o no llevarla a la farmacia. 

En este contexto, Caelles ha recordado que el objetivo de este posicionamiento es "sumar" e "incrementar los puntos de asistencia a la mujer con las 22.000 farmacias" que hay en España. Con todo, los especialistas han querido dejar claro que la ausencia de receta "no quiere decir que las mujeres no se comuniquen con sus ginecólogos". 

"En este proceso también se incluye la información previa" a la mujer, para que esta tenga la capacidad de poder empezar a tomarlo cuando lo decida, ha recalcado Lorenzo Armenteros, coordinador del Grupo de Salud de la Mujer de SEMG.

Posturas en contra

Sin embargo, no todos los profesionales de este área piensan lo mismo. La portavoz de la Sociedad Española de Contracepción, Isabel Pascual Lahoz, preguntada por 20minutos sobre este posicionamiento, ha criticado la iniciativa, que considera una "trampa". "Desde la Sociedad Española de Contracepción estamos totalmente en contra de esta medida porque hay un muy amplio abanico de métodos anticonceptivos y no hay una única pastilla que le vaya bien a todas las mujeres. La anticoncepción es algo más que tomar una pastilla, necesita que los profesionales de la anticoncepción asesoremos e intentemos ajustar el método que más se adapta al perfil de cada mujer. Si damos lo mismo a todo el mundo, un porcentaje de mujeres abandonará porque ese no será su método anticonceptivo ideal y eso es una causa importante de embarazos no deseados". 

Lahoz no comparte que este tipo de reivindicaciones empodere a la mujer -idea que se respalda en el posicionamiento conjunto de la Sefac, Semergen y SEMG- y cree que son "un poco trampa a largo plazo". También discrepa de que las farmacias puedan llevar a cabo labores de asesoramiento a las mujeres sobre métodos anticonceptivos, pues afirma que eso es "imposible" porque "no tienen ni formación, ni espacio que asegure la intimidad, ni tiempo para ello".

Las farmacias "no tienen ni formación, ni espacio que asegure la intimidad, ni tiempo"

Por su parte, Satué, preguntado en la rueda de prensa por la posición de la SEC, ha respondido que espera que en los próximos meses más entidades científicas "se sumen a este consenso", entre ellas también la SEC. 

La ginecóloga del Servicio Andaluz de Salud Enriqueta Barranco, ya jubilada, tampoco se muestra a favor de la prescripción sin receta de este tipo de anticonceptivos orales de uso regular basados solo en progestágeno y niega que ello se vaya a dar más libertad a las mujeres.

Desde su punto de vista, "aquí las mujeres quedan fuera de la ecuación". Barranco reivindica que sea la ciencia la que se acomode al punto de vista de la mujer y no al revés. Esta médica recuerda que este tipo de anticonceptivos tiene como "efectos secundarios alteraciones en los patrones de sangrado esperados por las mujeres" (a destiempo o incluso ausencia de ellos), lo cual es motivo de muchas visitas al médico, por lo que prescindir de la receta sería dar una "libertad a medias, al principio".

Perfil de seguridad

El posicionamiento de las tres citadas entidades sanitarias reclama que la píldora que se pueda vender sin receta es la de solo gestágenos, que hace tiempo se llamó comúnmente como la 'minipíldora', y que es un medicamento "con un perfil de seguridad adecuado". 

"Desogestrel 75 mcg (DSG) es un anticonceptivo oral ampliamente utilizado por las mujeres en todo el mundo y conocido por los  profesionales sanitarios a lo largo de décadas de presencia en el mercado, demostrando un perfil de eficacia y seguridad muy satisfactorio. [...] La evidencia disponible y la amplia experiencia del uso de desogestrel 75 mcg indican que se pueda usar desde la menarquia hasta los 55 años con muy bajo riesgo de eventos adversos graves. Por lo tanto, hay pocas contraindicaciones médicas como interacciones que deben en todo caso ser evaluadas antes de la dispensación de este medicamento", reza el documento publicado este lunes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento