Campaña contra el virus del papiloma en las escuelas catalanas: "Por fin podemos decir que a los niños también los vacunamos"

  • Se han adquirido unas 67.000 dosis que se administrarán en dos tandas a niños y niñas de 11 y 12 años.
  • Este lunes han iniciado la vacunación de los alumnos de la Escola Roser Capdevila de Polinyà (Barcelona).
Una enfermera del CAP Polinyà de Barcelona administra este lunes la vacuna contra el virus del papiloma humano a un niño de la Escola Roser Capdevila.
Una enfermera del CAP Polinyà de Barcelona administra este lunes la vacuna contra el virus del papiloma humano a un niño de la Escola Roser Capdevila.
ALBERT SEGURA / ACN

El Departament de Salut de la Generalitat catalana inició con el curso escolar 2022-2023 la campaña de vacunación en los centros educativos contra el virus del papiloma humano. Este año, la gran novedad es la incorporación de los chicos, motivo por el que se han adquirido unas 67.000 dosis que se administrarán en dos tandas. 

Este lunes se ha comenzado a administrarse la vacuna a los alumnos de la Escola Roser Capdevila de Polinyà (Barcelona), donde los niños asumían entre risas nerviosas y un poco de miedo la presencia de las agujas, en un proceso de inoculación que dura poco más de dos minutos, y que tiene como aliciente que se lleva a cabo en un entorno conocido como es el de la escuela y rodeado de los compañeros de clase. 

Aprovechando la vacunación contra el papiloma humano, también se administra la vacuna contra la hepatitis A.

El equipo de enfermería del CAP ha llegado alrededor de las 09.15 horas, poco después de que la escuela ya hubiese cerrado puertas con todo el alumnado en el interior. Centro y CAP acuerdan previamente el día idóneo para poder administrar las vacunas, un hecho que se suele llevar a cabo a partir de la segunda o la tercera semana de curso, una vez que las clases están rodadas.

"Iniciamos hoy la campaña de vacunación escolar en las escuelas, y es importante que haya alguien que conozcamos, como un profesor, un tutor o alguien de confianza, esto los calma y los ayuda", explica Anna Guerra, enfermera del CAP Polinyà. La operativa, no obstante, no cambia respecto la del ambulatorio: "Lo más importante es que se sienten cómodos, a poca gente le gustan las agujas", añade.

A lo largo de la mañana han ido pasando 45 niños y niñas de las dos clases de sexto de Primaria del centro

Hasta ahora, solo se vacunaba a las niñas, y esto hacía que muchos padres, según Guerra, hubiesen reclamado que también se incluyesen a los niños. "Por fin podemos decir que a los niños también los vacunamos", dice.

En la Escola Roser Capdevila, el espacio escogido para hacer la vacunación ha sido la biblioteca, un espacio que los niños sienten como sede y donde los niños han ido entrando de uno en uno para administrar-se primero en el brazo derecho la vacuna contra la hepatitis A y en el izquierdo contra el papiloma humano. "El ambiente e ir todos juntos a ponerse las mismas vacunas les ayuda a entender y a no sufrir tanto, a veces, solo en una consulta, parece que les hace más cosa", explica Laura Fajas, enfermera del CAP.

A lo largo de la mañana han ido pasando 45 niños y niñas de las dos clases de sexto de Primaria del centro, que hacían cola en los pasillos haciendo bromas, pero con un evidente nerviosismo. "Qué subida de adrenalina", decía uno de los menores mientras le pinchaban, lo que ha provocado las risas entre las enfermeras y el personal docente que le acompañaba.

La vacuna contra el papiloma humano se administra en dos dosis durante el curso. Además, los alumnos de sexto de Primaria también recibirán las de la varicela, la meningitis y también una segunda de la hepatitis A

Venían con los deberes hechos. "Se les explica con lenguaje sencillo qué es prevenir un virus, qué provoca y las enfermedades que se derivan", explica Guerra.

 "Decíamos que quizás nos quedaríamos sin brazos", decía en tono de broma Marc Caro, uno de los alumnos que esta mañana han recibido las vacunas.

Una vez pinchados, se les advierte de que intenten no hacer demasiados esfuerzos durante las próximas horas, y que posiblemente sientan dolor en el brazo. "A mis compañeros les diría que estén tranquilos, que no se pongan nerviosos, porque solo hace un poco de daño", añadía otro de los niños, Marc Ortigosa.

Con la incorporación de los chicos en este curso escolar en la campaña del virus del papiloma humano, se suman a las chicas, que ya se vacunan desde 2008. Cataluña es la primera comunidad autónoma que vacuna a los chicos contra este virus, y ha adquirido 67.000 dosis por un importe de 3.135.600 euros.

La vacunación en las adolescentes a los 11 y 12 años ha reducido en más de un 60% la incidencia de las verrugas anogenitales en chicas de entre 16 y 19 años en Cataluña una década después. Además, las vacunas han dado una protección indirecta a los chicos, con una disminución de entre el 4 y el 6% de las verrugas genitales, y también a las chicas no vacunadas.

La vacuna contra el papiloma humano se administra en dos dosis durante el curso. Además, los alumnos de sexto de Primaria también recibirán las de la varicela, la meningitis y también una segunda de la hepatitis A.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento