Borja Terán  Periodista

Detrás del abrazo de Italia en Eurovisión

El abrazo de Italia.
El abrazo de Italia.
UER

Una semana después, Eurovisión sigue generando conversación social. El gran eurofestival continúa vivo. Aunque en Turín ya no quede ni rastro del controvertido escenario que ha acogido el espectáculo en este año. Las cascadas del decorado ya sólo forman parte del recuerdo. 

Por la tele Eurovisión 2022 no se ha visto tan limpio con otros años. La organización ha sido más caótica, pero la realización ha contado con la cualidad de plasmar más reacciones del público que en otros años. Ahí está la virtud de Italia como maestros en televisión y emoción. Mientras que en nuestro país ya no se explican posiciones en plató a los artistas, los italianos cuidan la narración en primer plano. Es más, tienen interiorizado que el último plano es crucial, pues es la postal que se queda en el recuerdo del espectador.

En televisión, el buen comunicador no quita sus ojos de la cámara hasta el fundido a negro. También el cantante, que debe seguir expresándose con la mirada. Aunque la canción haya acabado. En Eurovisión, en ese instante final, por lo general, los participantes suelen dar las gracias. Sin embargo, muchos agradecen con la vista perdida al infinito. A diferencia de en la actuación, ya no buscan la complicidad con el espectador. Tal vez aturdidos por la fascinación de los aplausos de un auditorio tan inmenso. 

Pero la buena imagen de cierre es la que inmortaliza emoción en primer plano, ya porque muestra algún entresijo, delata información latente o, simplemente, capta un guiño de sensibilidad cómplice. En Italia son expertos en esta materia y a Eurovisión llevaban medido hasta el último segundo de su candidatura. 

Cuando Blanco y Mahmood terminaron de cantar Brividi no se quedaron patidifusos observando al público y se fundieron en un sensible abrazo. La cámara lo enfocó y el realizador tuvo paciencia para mostrar bien ese gesto reconfortante de "ya está, hemos cantado" . Sea espontáneo sentimiento real o simplemente un minucioso guion -el dúo ya hizo lo mismo en Sanremo-, el achuchón recuerda que los finales son importantes. La manera de despedirse dice mucho de nosotros. También en televisión. En la RAI no desperdiciaron ese segundo del adiós. Había más que un gracias, había una actitud vital.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento