Barcelona compartirá con vecinos y comercios la energía fotovoltaica de las pérgolas urbanas

  • La primera dará servicio a 40 familias y puede suponer un ahorro del 25% de la factura, unos 200 euros anuales
Pérgola fotovoltaica sobre la Ronda de Dalt a la Vall d'Hebron
Pérgola fotovoltaica sobre la Ronda de Dalt a la Vall d'Hebron
Ajuntament de Barcelona

El Ajuntament de Barcelona compartirá con familias y comercio el excedente de energía creada en las pérgolas fotovoltaicas situadas en el espacio urbano. Eloi Badia, Regidor de Emergencia Climática y Transición Ecológica, ha presentado esta mañana esta iniciativa en la pérgola ubicada sobre la Ronda de Dalt en el paseo Vall d'Hebron a la altura del mercado.

Esta instalación urbana será la primera en entrar en funcionamiento dentro de esta medida de ahorro energético que impulsa el Ajuntament. El excedente de electricidad de esta instalación dará energía complementaria a familias, pymes y comercios situados en un radio de no más de 500 metros, ya que ésta es una de las limitaciones que establece la ley para este tipo de generación fotovoltaica.

Según Eloi Badia, el coste de esta electricidad es de "1 euro por kilovatio en días soleados", muy por debajo de los hasta 200 euros por kilovatio que se pagan en el mercado mayorista. Los cálculos de la regidoría de Emergencia Climática y Transición Ecológica estiman que "el ahorro que puede tener una familia que tenga acceso a esta energía puede llegar hasta el 25%, es decir, unos 200 euros anuales".

Primeras pruebas

Con esta primera pérgola, 40 familias podrán beneficiarse de esta electricidad más barata. Posteriormente, el Ajuntament quiere extender esta iniciativa a 10 pérgolas más, lo que supondría ofrecer este servicio a unas 1.000 familias o negocios, aproximadamente. Algunas de estas pérgolas ya están terminadas y otras se están acabando de construir. El número de pérgolas puede llegar hasta las 20 en el futuro, reconvirtiendo algunas instalaciones existentes. El número final de unidades familiares que gozarían de este servicio ascendería a unas 3.000.

Otros tipo de construcciones también se pueden añadir a este proyecto, e incluso, los equipamientos con excedentes energéticos también pueden participar. En un futuro, los planes del Ajuntament pasan por "compartir todo el excedente de la energía solar creada por instalaciones municipales", ha informado Badia.

Familias vulnerables

La semana que viene, los servicios sociales empezarán a informar a las familias con pocos recursos que residen a menos de 500 metros de la pérgola sobre la posibilidad de unirse a la iniciativa . En caso de que el número de solicitudes sea muy elevado y no se pueda satisfacer toda la demanda, se aplicarán criterios de vulnerabilidad y necesidad, y en último término, se hará un sorteo. El contrato de suministro es de un año.

A partir de ahí, se ha de constituir la comunidad energética, que "será un primer ensayo", advierte Badia, y cree que "estará lista en el mes de julio para poder empezar a dar servicio en agosto o septiembre".

Consumo inmediato

Las familias que se adhieran al servicio deberán seguir teniendo contrato con una compañías eléctrica convencional ya que "la energía que se ofrece es de consumo inmediato" y no se ofrecerá suministro por la noche ni en días sin condiciones de sol favorables. Eloi Badia matiza que "es un aporte complementario de energía durante el día". Por este motivo, uno de los requisitos para optar a este servicio es que los inmuebles tengan "consumo durante el día. No tendría sentido conectar un piso en el que solo están por la noche, que es cuando este aporte de energía no funciona" explica Badia.

Actualmente, la energía excedente de este tipo de instalaciones se estaba destinando al almacenamiento en baterías o al consumo instantáneo, por ejemplo, en Bicing. Otra parte se estaba vendiendo y se introducía de forma convencional en la red.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento