La doctrina de los cuatro escudos de Putin: el sistema en el que asienta Rusia su ofensiva y su resistencia ante Occidente

El presidente ruso, Vladimir Putin, en San Petersburgo.
El presidente ruso, Vladimir Putin, en San Petersburgo.
ALEXEI DANICHEV / KREMLIN / SPUTNIK / EFE

Tras la caída de la URSS, parecía que Rusia salía de la lista de superpotencias que dictaban el orden global. Sin embargo, treinta años después, y liderados por su presidente Vladimir Putin, Rusia ha puesto en jaque el tablero internacional. 

¿Cómo ha reconstruido el poder de Moscú? ¿Con qué armas sustenta Moscú su amenaza persistente sobre Europa y EE UU? El profesor de Relaciones Internacionales Alberto Priego ha sintetizado su teoría en el artículo Los cuatro escudos de Putin, en la Fundación Faes.

El plan de Putin parece destinado a resucitar un imperio ruso, heredero no sólo del régimen soviético sino también del de los zares. Aunque el jerarca ruso lo niegue. "Habíamos previsto que habría especulaciones de este estilo, sobre el hecho de si Rusia se dispone a restaurar un imperio, esto no se corresponde en absoluto con la realidad", aseguraba recientemente Putin.

Con el comienzo de la guerra en Ucrania esos temores se han ido confirmando. Como alertaba el presidente de EE UU, Joe Biden, antes de estallar el conflicto. 

Desde el Kremlin no solo se combate en Ucrania, si no que se apuesta por amedrentar a otros estados como Suecia y Finlandia para que no se sumen a la OTAN, hasta el momento con poco éxito. Pero el no haber triunfado -todavía en Ucrania-  no parece haber desgastado el poder de Putin.

¿Cuáles serían, entonces, esos escudos que soportan a Putin y al régimen ruso en el siglo XXI? Empecemos, primero, viendo cómo ha ido construyendo este sistema de protección el Kremlin.

Habíamos previsto que habría especulaciones de este estilo, sobre el hecho de si Rusia se dispone a restaurar un imperio, esto no se corresponde en absoluto con la realidad

Desde los inicios de los 2000 Rusia ha estado en una fase de construcción en la que ha creado un escudo en Europa mediante acuerdos con diversos países y empresas influyentes. Este periodo le ha servido para protegerse las espaldas ante futuras represalias.

La siguiente fase se fija en la expansión hacia Europa. Esta comenzó en 2014 con la adhesión de Crimea hasta hoy día con la guerra de Ucrania.  Su participación en otras guerras como la de Siria o los acuerdos con empresas europeístas son los primeros pasos para frenar acciones contrarias a sus intereses.

Además de la anexión de Crimea, Moscú también reconoció en 2008 dos territorios separatistas en Georgia y apoyó el separatismo de Transnistria en Moldavia a comienzos de los 90.

Con la guerra, Putin ha dado un paso hacia adelante, con una fase de expansión que pondrá a prueba la fortaleza de los cuatro escudos que ha cimentado.

Desde hace varios días, la región moldava de Transnistria es el nuevo punto caliente de la guerra entre Ucrania y Rusia.

Escudo económico

La subida del precio del gas debido a la guerra de Ucrania es uno de los elementos que más repercusión ha tenido en Europa. La dependencia del gas ruso ha estado en auge hasta 2020 con hasta un 40% de uso en Europa. 

A principios de los 90 Europa comenzó a construir gaseoductos con Rusia ya que estos proporcionaban menor dependencia energética de los combustibles contaminantes. Esta amplia red hace que Europa sea dependiente del país soviético.

Europa no ha podido cortar los lazos con Rusia al 100% ni en la guerra de Ucrania ni en la adhesión de Crimea. La vinculación con el gas ruso no es igual en todos los países de Europa. Polonia, Letonia o República Checa dependen directamente de él; en cambio, España Portugal o Francia apenas lo usan.

Otro factor de relación con Rusia es la participación activa de capitales rusos en empresas energéticas de Europa. Gazprom es la empresa encargada de este accionariado con participación en países como Alemania, Holanda, Suiza o Reino Unido. Esta implicación se da en países que no tienen una dependencia total del gas ruso.

Escudo político

Las relaciones con Rusia por parte de dirigentes políticos han estado activas, sobre todo en los últimos años. La contratación de empresas rusas y el acercamiento con sus líderes es una realidad. 

Christian Kern, canciller de Austria en 2016 contrató a la empresa Russian Railways; Matteo Renzi, primer ministro de Italia desde 2014 a 2016 mantuvo vinculación con Delimobile o Alex Salmond, primer ministro de Escocia desde 2007 a 2014 también fue otro dirigente con relación directa con Rusia.

El acercamiento entre el Kremlin y partidos populistas como Forza Italia, British National Party o Amanecer Dorado permite a Rusia crecer en territorio europeo. 

Uno de los partidos más fieles ha sido Agrupación Nacional liderado por Jean-Marie Le Pen. Su reconocimiento sobre la anexión de Crimea o su posición contraria a la comparecencia de Zelenski en la Asamblea Nacional no son más que signos de apoyo al jerarca ruso.

Escudo social

La existencia de medios de comunicación rusos como Russia Today o Sputnik han sido las herramientas perfectas para fomentar la desinformación y crear espacios favorables para políticos acordes con su ideario.

La cancelación de los medios rusos por parte de la UE se ha centrado en eliminar un canal de desinformación que se publicaba en toda Europa en 31 idiomas distintos. "Damos un paso importante contra la operación de manipulación de Putin y cerramos el grifo a los medios en la UE controlados por el Estado ruso", dijo Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

"Si bien es cierto que la mayor parte de los Estados han creado canales similares en el desarrollo de su diplomacia pública, en el caso de Russia Today y Sputnik se ha traspasado la línea de la propaganda para entrar abiertamente en la desinformación", explica Alberto Priego.

Las estrategias de estos medios se inclinan por fomentar informaciones favorables a políticos como Le Pen y difundir rumores de otros políticos contrarios a su ideario político, como Macron.

Su método de acción se trata de la creación de cuentas o perfiles falsos controlados por bots para difundir fake news como la posesión de sociedades offshore de Macron.

Escudo militar

El desarrollo de una zona de denegación de acceso  ha sido el último escudo desarrollado por Rusia. Esta zona busca crear lugares seguros en las que el enemigo no puede entrar, de esta forma Rusia mantendría sus fronteras a salvo.

Este territorio tiene dos funciones: impedir la llegada de operaciones, una vez que el adversario ya esté dentro de la zona, y limitar su capacidad de acción hacia Rusia.

"Si bien durante años creímos que la incorporación de aliados a la OTAN nos daba ventaja estratégica, la zona rusa de denegación de acceso cuando menos la neutraliza. Este escudo militar frena la reconfiguración estratégica de Occidente iniciada en 1997", menciona el profesor Priego.

Este "telón de acero" permite a Rusia proteger sus fronteras de los enemigos. Una de las razones por las que el líder ruso no está a favor de la entrada en la OTAN de sus países vecinos es que este territorio no podría estar ocupado por su armamento militar, el cual defiende su frontera.

El presidente ruso ya ha advertido a la comunidad internacional que si interfieren en la guerra de Ucrania, su contraataque será muy rápido. "Si alguien, insisto, se dispone a interferir en los acontecimientos en marcha y crea amenazas estratégicas inadmisibles para Rusia, deben saber que nuestros ataques de respuesta serán relámpago y rápidos".

La previsión de entrada en la OTAN por parte de Suecia y Finlandia ya ha tenido respuesta rusa: "No traerá seguridad adicional al continente europeo". El objetivo de estos países es presentar la solicitud en mayo para que su entrada se haga efectiva en la cumbre de Madrid.

Si alguien, insisto, se dispone a interferir en los acontecimientos en marcha y crea amenazas estratégicas inadmisibles para Rusia, deben saber que nuestros ataques de respuesta serán relámpago y rápidos

En 2006 Rusia comenzó a desarrollar estas zonas de denegación de acceso e incorporó territorios como Georgia, Crimea, el Dombas o Siria.  Las operaciones militares llevadas a cabo en los últimos 14 años se han enfocado en la creación de un escudo militar alrededor de Rusia.

El país ruso cuenta con armamento en las fronteras de la península de Kola y en los Oblast de Leningrado y Kaliningrado, además de en países aliados como Bielorrusia, Armenia, Azerbaiyán o Nagorno Karabaj.

Las injerencias de Putin en países y medios europeos, la venta de gas y el desarrollo armamentístico en sus fronteras han desembocado en una guerra activa contra Ucrania y numerosas consecuencias de las relaciones con el país ruso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento