Roberto Sastre: "A todos aquellos que dudan entre si viajar o no con sus perros, hacedlo, es una experiencia inolvidable"

Roberto Sastre con sus perras Cocaí y Chai.
Roberto Sastre con sus perras Cocaí y Chai.
CEDIDA
Roberto Sastre con sus perras Cocaí y Chai.

Roberto Sastre encontró a Cocaí, su ahora compañera de vida, en junio de 2014, en un pueblo de Bolivia entre la Amazonia y los Andes. La perrita, como mucho, tendría un mes y medio y estaba muy enferma, así que lejos de abandonarla a su suerte (y a pesar de no haber tenido jamás un perro y de que todas las personas a su alrededor le decían que ese animal no sobreviviría), Sastre acudió a un veterinario y la salvó. Pronto se daría cuenta de que se convertiría en su familia y compañera de viajes, aunque posiblemente no se esperaría que le cambiase la vida.

"Antes de encontrarme con Cocaí viajaba por estar en contacto con la naturaleza, pero una vez volví a España quise cambiar eso y hacerlo con mi propio proyecto. Como mucha gente me había preguntado cómo era lo de viajar con mi perra, decidí escribir un blog sobre ello, así nació Viajeros perrunos", cuenta Sastre, también biólogo y escritor. 

"Decidí ir a China y hacer un 'Pekín Express canino', como el programa de televisión que estaba de moda por aquel entonces. Así, en marzo de 2019 emprendimos el viaje en el que me encontraría a mi otra compañera de vida, Chai, una perra que se nos apareció a mi hermano y a mí en mitad de un desierto en India el día de Navidad", añade.

Cómo viajar con nuestros peludos y el "equipaje perruno"

Roberto nunca llegó a China debido a la pandemia por la Covid, se quedó en India. Sin embargo, las restricciones para viajar entre países no frenaron sus ganas de seguir compartiendo su experiencia y de seguir escribiendo sobre cómo podemos viajar con nuestros perros, algo que definitivamente recomienda.

"Mi consejo principal a todos aquellos que quieran viajar con sus perros es que, a pesar de las dificultades y las limitaciones (porque las hay), lo hagan, hacedlo, porque es una experiencia inolvidable y las ventajas son mayores que las desventajas", comenta.

Sastre siempre aboga por ir a sitios con mucha naturaleza ya que "a los perros les encanta" pero, en cualquier caso, explica que hay algunas cosas que hay que tener en cuenta para viajar con nuestras mascotas, lo que el llama "el equipaje perruno".

"Mi experiencia es viajando por tierra, las compañías aéreas ponen muchas trabas y son mucho más estrictas que los controles que puedes encontrarte si vas en coche o a lo mochilero, por lo que mi recomendación es, en estos casos, tener al día la cartilla de vacunación, especialmente la de la rabia y asegurarse de que el animal tiene desparasitaciones interna y externa puesta (y aún así llevarlo siempre con el collar para prevenir)", explica. "Además, es imprescindible que tenga el chip puesto".

Roberto Sastre y sus perras Cocaí y Chai en Turquía.
Roberto Sastre y sus perras Cocaí y Chai en Turquía.
CEDIDA

En cuanto a la maleta para nuestro peludo, Sastre suele llevar con él comida de perro y premios, botella de agua (además de los cuencos para ellos), bolsas para los excrementos, collar y correa (con chapa de identificación en caso de pérdida), productos de higiene, toalla, saco de dormir y juguetes. "Aunque no los suelo llevar, también son útiles los impermeables, los abrigos para perros, una cama o colchoneta e incluso unas alforjas para que ellos mismos porten su comida y agua", detalla Sastre.

Qué hacer si le pasa algo a nuestro perro por el camino

De las cosas que más miedo dan en la vida cuando tienes un perro como mascota y quieres viajar con él es que se ponga enfermo o le pase algo por el camino. Sin duda, si viajas a una gran ciudad, es muy posible que encuentres un buen veterinario que atienda a tu peludo si le ocurre algo, pero ¿qué pasa cuando estás en mitad de la nada? Roberto afirma que "siempre hay veterinarios, solo que a veces para encontrar uno bueno tienes que buscar más".

"He tenido mucha suerte porque en todos los años en los que he viajado con mis perras, solo he tenido un susto (enorme). Pero allá donde he ido, siempre he encontrado un veterinario, de hecho, es muy importante hacerles un chequeo a tus mascotas si pretender cruzar fronteras por tierra, ya que en muchos países van a pedirte la cartilla para cerciorarse de que están sanos", cuenta el escritor.

Cocaí y Chai en una playa.
Cocaí y Chai en una playa.
CEDIDA

Si se va a realizar un viaje largo por tierra, de la forma que sea, Sastre recomienda hacer revisiones y análisis cada cortos periodos de tiempo, no solo por lo ya mencionado anteriormente de ser necesario para cruzar fronteras, también para estar seguro de que nuestros perros se encuentran bien y prevenir problemas más graves en el futuro. "Lo mejor es aprovechar el paso por las grandes ciudades, que al final cuentan con una mejor infraestructura, para realizar estas revisiones", añade.

"En Pakistán, en mi camino de vuelta a España desde la India, me pasó algo horrible con Cocaí, pensé que la perdía", relata. "Después de siete meses atascado en el país y a punto de poder cruzar la frontera con toda la documentación necesaria, a mi perra le reventó el bazo. Consulté varios veterinarios diferentes y todos me dijeron que solo estaba estreñida hasta que uno de ellos le realizó una analítica y descubrió que era una hemorragia interna. Tuvimos que recorrer el país en taxi (once horas) con Cocaí conectada a un suero para ser operada".

Para Sastre, aquella experiencia ha sido uno de los peores momentos de su vida, aunque lo recuerda como algo milagroso ya que fue su otra perra quién pudo salvar la vida de Cocaí. "Cuando llegamos a la ciudad, para que el animal superara la anestesia y la operación, tenía que recibir una transfusión de sangre y, allí no había más perros o bancos de sangre, así que fue Chai quién la donó. Fue muy emotivo verlas conectadas y ver como la pequeña salvaba la vida a su madre adoptiva", cuenta.

Sin duda alguna, la aventura de Sastre es un ejemplo más de que no importa lo difícil que se tuerza la situación, si se quiere se puede viajar con perros, combatir los miedos y superar los obstáculos del camino, convirtiendo el viaje en una experiencia inolvidable.

Roberto Sastre y sus perras Cocaí y Chai haciendo autostop.
Roberto Sastre y sus perras Cocaí y Chai haciendo autostop.
CEDIDA
Mostrar comentarios

Códigos Descuento