Cero combustibles fósiles, 12 metros y 98 plazas: así serán los nuevos buses eléctricos de la EMT de València

  • La entidad adjudica este martes la compra de 20 vehículos 100% eléctricos no contaminantes por 10,7 millones de euros.
  • Es la primera gran remesa de este tipo de autocares urbanos que recibirá la compañía municipal.
  • Los fondos europeos sufragarán el 37% del coste de cada autobús, que será de 536.000 euros.
  • El plan para electrificar la flota incluye la adecuación de las cocheras del barrio de Sant Isidre.
El modelo de autobús elegido por la EMT, durante unas pruebas por las calles de València.
El modelo de autobús elegido por la EMT, durante unas pruebas por las calles de València.
EMT

El plan para electrificar la flota de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València recibirá este martes un impulso con la adjudicación de la compra de 20 vehículos 100% eléctricos, es decir, cero contaminantes, por 10,7 millones de euros. Esta cantidad, que no incluye el IVA, supone una rebaja de 900.000 euros respecto al precio de salida de la licitación, según consta en el informe de propuesta de adjudicación al que ha tenido acceso 20minutos.

El consejo de administración tiene previsto dar luz verde a esta adquisición, que será la primera en bloque de autobuses no contaminantes. En la actualidad, la compañía municipal tiene en circulación dos vehículos totalmente eléctricos, al margen de los de tecnología híbrida, mucho más implantados.

Del importe total, los fondos europeos de recuperación postCovid Next Generation EU aportan un 37%, ya que financiarán con 200.000 euros cada autobús, que con la oferta seleccionada costará 536.000 euros. Es decir, el dinero procedente de la Unión Europea ascenderá hasta los 4 millones de euros, de los 10,7 que costará el lote de 20 autobuses.

Se prevé que los nuevos vehículos eléctricos lleguen a la EMT de València a principios de 2023 para ofrecer a sus usuarios un transporte público sostenible que garantice, al mismo tiempo, los estándares de seguridad, confort y rapidez.

Para esta licitación, los técnicos de la empresa han tenido en cuenta los datos recogidos durante las diferentes pruebas realizadas por la ciudad con modelos de autobuses eléctricos cedidos por fabricantes como Volvo, Irizar, BYD, Solaris o Man (que finalmente ha resultado la adjudicataria), que han permitido conocer de primera mano las tecnologías eficientes y limpias disponibles en el mercado.

Con baterías en el techo y sin emisión de gases

La principal característica del modelo de autobús eléctrico finalmente seleccionado por la EMT de València es que no emplea combustibles fósiles para el funcionamiento de ninguno de los sistemas del vehículo, ni para el de calefacción/climatización ni para ningún otro, ya que su única fuente de energía es la almacenada en sus baterías, que se encuentran alojadas en el techo. Al estar propulsado únicamente por energía eléctrica, no emite ningún tipo de gas contaminante.

Se trata del modelo Lion’s City 12 E de la empresa Man, que ha sido seleccionada como ganadora del proceso de licitación y que se adjudicará este martes, por tanto, el contrato para suministrar los 20 vehículos eléctricos a la EMT. Estos autobuses, de 12 metros de largo y tres puertas (la delantera de acceso y la central y trasera de salida), cuentan con una capacidad total de 98 plazas, de las que 26 son sentadas (más el conductor) y unas 52 de pie. Además, dispone de cuatro asientos reservados para personas con movilidad reducida, dos espacios para sillas de ruedas y otro destinado a un carrito de bebé.

El vehículo tiene seis módulos de baterías con una capacidad de 480 kWh situadas sobre el techo. La batería del Lion’s City 12 E cuenta con la última tecnología de iones de litio (NMC), incluido un sistema de monitorización, para equilibrar en el futuro aspectos como la seguridad, larga vida útil y contenido energético teniendo en cuenta el peso y el espacio disponibles, la robustez y los costes. Las baterías permiten su carga completa en menos de tres horas a 150 kW y en menos de cinco horas a 80kW.

Los vehículos, indican desde la EMT, serán de color rojo, como el resto de la flota y, además, según figura en las características técnicas presentadas por la empresa Man, tendrán espacios habilitados para exhibir publicidad.

En cuanto a sus prestaciones, puede alcanzar una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora, aunque dada la limitación de 50 km/h en vías urbanas no se prevé necesaria en la circulación habitual. Los vehículos van dotados en su puerta central con rampa doble (manual y eléctrica) y con un sistema de inclinación o "arrodillamiento" para facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida.

Además, este tipo de autobús incluye el sistema Optiview, que consiste en la colocación de dos cámaras a cada lado del vehículo que sustituyen a los espejos retrovisores exteriores. En cada lado del vehículo hay una cámara frontal que monitorea al área de visualización principal y una segunda que proporciona una imagen de gran angular. Esta tecnología permite una visualización de alta resolución del entorno en tiempo real, independientemente de la luz del día. Las cámaras son resistentes a la intemperie y tienen una larga vida útil.

Electrificación de la cochera 

La progresiva descarbonización de las ciudades es uno de los objetivos de la Agenda 2030 y en este campo juega un papel destacado el transporte público, no solo como alternativa de movilidad, sino también como agente activo para contribuir a reducir la dependencia de los buses de los combustibles fósiles contaminantes.

En este sentido, la inyección de fondos comunitarios alcanzará también a la cochera de la EMT del barrio de Sant Isidre, que necesita adaptar sus infraestructuras con 26 cargadores eléctricos para dar servicio a los nuevos vehículos. Por ello, y como informó este periódico, la compañía pública dependiente del Ayuntamiento de València también ha sacado a concurso la electrificación de estas instalaciones por 2,5 millones de euros (importe sin IVA), de los que 1,7 millones serán financiados con cargo a los fondos europeos. 

Según los pliegos, se prevé que los trabajos puedan estar finalizados el 1 de marzo de 2023, es decir, dentro de un año. Las empresas que quieran optar a la licitación tendrán de plazo hasta el 11 de abril de 2022.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento