Rusia da un ultimátum para que la ciudad asediada de Mariúpol se rinda este lunes y Ucrania lo rechaza: "Es un delirio"

Columnas de humo salen de una zona residencial en la ciudad ucraniana de Mariúpol, asediada por las tropas rusas, el 19 de marzo de 2022.
Columnas de humo salen de una zona residencial en la ciudad ucraniana de Mariúpol, asediada por las tropas rusas, este sábado.
GALYNA BALABANOVA / EFE

Rusia se prepara para la ofensiva final sobre Mariúpol, la ciudad del sur de Ucrania que da acceso al mar de Azov. Sus intenciones quedaron claras este domingo, cuando el Kremlin dio un ultimátum a los invadidos para que rindan la ciudad, exigiendo una respuesta antes de las cinco de la mañana de este lunes, hora de Moscú (cuatro de la mañana en Ucrania; tres de la mañana hora peninsular española). El llamamiento a las fuerzas ucranianas las insta salir este lunes antes del mediodía. 

La respuesta no se hizo esperar: Ucrania rechazó entregar las armas de su ejército y abandonar la ciudad. La viceprimera ministra y jefa del Ministerio de Transportes y Comunicaciones del país, Iryna Vereshchuk, dijo al diario Ukrayinska Pravda a primeras horas de la madrugada de este mismo lunes que el ministerio de Defensa de la Federación Rusa había enviado una carta a Kiev de ocho páginas "que son un regreso en la historia y un delirio". 

"No podemos hablar sobre la entrega de armas. Ya hemos informado a la parte rusa al respecto", añadió, señalando asimismo que se respondió a Moscú que "en lugar de pasar tiempo en 8 páginas de carta, simplemente abra el corredor" humanitario para que puedan salir los civiles.

"Salida organizada"

"La salida organizada de la ciudad se efectuará de la siguiente forma: de 10 a 12 horas todas las unidades armadas de Ucrania y los mercenarios extranjeros sin armas y municiones [podrán abandonar la localidad] por una ruta acordada con Ucrania", dijo Mijaíl Mizintsev, jefe del Centro de Control de la Defensa Nacional de Rusia.

Mizintsev acusó a los "nacionalistas" ucranianos de sembrar "el caos" y "el terror" en Mariúpol y provocar una grave catástrofe humanitaria en la ciudad.

El jefe militar afirmó que las fuerzas rusas no han utilizado en la ciudad armamento pesado y que tampoco lo han hecho las milicias prorrusas de Donetsk que combaten con el Ejército de Rusia.

A la vez, aseguró que las fuerzas ucranianas que depongan las armas podrán abandonar Mariúpol de una forma "segura y sin que su vida corra peligro".

Acceso a convoyes humanitarios

A partir del mediodía en la ciudad podrían entrar convoyes humanitarios con alimentos, medicamentos y artículos de primera necesidad, tanto de Kiev, como de territorios del este del país, que no están bajo su control, indicó Mizintsev.

Paralelamente, Mizintsev llamó a las organizaciones internacionales, entre ellas la ONU y la Cruz Roja, a enviar a sus representantes a la ciudad para supervisar las evacuaciones de los civiles.

Insistió en que los lugareños pueden elegir libremente cualquier corredor humanitario, ofrecido tanto por Rusia, como por Ucrania, o quedarse en la ciudad.

"Toma de rehenes"

Por su parte, la viceprimera ministra ucraniana Iryna Vereshchuk dijo que han informado a la ONU y al CICR, y que esperan la reacción de la comunidad internacional. "Es una manipulación deliberada y es una verdadera toma de rehenes", denunció.

Unas 400.000 personas han estado atrapadas en Mariúpol durante más de dos semanas en medio de intensos bombardeos que han cortado los suministros centrales de electricidad, calefacción y agua, según fuentes locales.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, calificó este domingo el sitio de Mariúpol como "un acto de terror que será recordado en los siglos venideros".

La viceministra acusó también al ejército ruso de intentar enviar a 350 niños "a la fuerza a Rusia sin permitir que nos los llevemos", lo que calificó de "terrorismo".

El Gobierno ucraniano admitió hace dos días que actualmente no tiene posibilidad de enviar refuerzos militares a Mariúpol.

Olexii Arestovich, asesor del presidente Volodomir Zelenski, dijo que las fuerzas más cercanas están a más de 100 kilómetros de distancia o ya involucradas en otros combates. "Actualmente no hay una solución militar para Mariúpol. No es solo mi opinión, es también la opinión de los militares", dijo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento