Cómo limpiar los cristales de las ventanas por fuera y sin dejar marcas

Una persona limpia una ventana, en una imagen de archivo.
Una persona limpia una ventana, en una imagen de archivo.
PIXABAY

Mantener las ventanas de nuestro hogar limpias es fundamental para que entren los rayos de luz del sol correctamente y para tener una mejor visibilidad. Sin embargo, la limpieza de los cristales suele ser una de las tareas domésticas más complicadas para evitar que queden manchas y para que el resultado sea reluciente.

Más todavía si se trata de las ventanas que dan al exterior. ¿Cómo se deben limpiar para que sea más sencillo? En primer lugar, dependiendo del tipo de ventana, necesitarás unas u otras herramientas, aunque generalmente lo más recomendado es emplear una toalla o bayeta de microfibra y una mezcla de agua, líquido para lavavajillas y vinagre blanco, que suele aportar brillo.

Trucos para que las ventanas queden relucientes

Lo más importante es que la bayeta que utilices no suelte pelusas, aunque también puedes optar por una esponja si la ventana es muy grande o por papel, que facilita el secado de los cristales.

Resulta recomendable hacer la limpieza cuando no haga demasiado sol, porque no quedarán del todo limpios. Asimismo, es aconsejable limpiar de arriba hacia abajo, y procurar hacerlo siempre en la misma dirección para evitar que queden manchas. También se recomienda sacar el cristal del marco para limpiarlos de manera más cómoda, por dentro y por fuera, siempre que sea posible. 

Otro truco casero para que las ventanas queden brillantes y completamente limpias es hacer un producto casero a base de agua caliente, vinagre y unas gotas de limón. En el caso de que haya mucho polvo y suciedad, se aconseja emplear una mezcla de agua tibia con amoniaco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento