Barcelona habilita un teléfono para que las personas mayores se quejen si los bancos les desatienden

Fotografía de una persona sacando dinero del cajero.
Una persona sacando dinero del cajero.
LA INFORMACIÓN

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este lunes que ha puesto a disposición de los ciudadanos una herramienta especialmente dirigida a personas mayores para que denuncien a los bancos que no les atienden como es debido. Se trata del Teléfono contra la Desatención Bancaria, el 93 402 75 94, que funciona de lunes a viernes entre las 9 y las 18 horas, a través de la Oficina Municipal de Información a las Personas Consumidoras (OMIC).

Con esta iniciativa, el consistorio pretende ayudar a solucionar un problema que se ha acentuado a raíz de la pandemia, que ha comportado la reducción de oficinas bancarias y su personal y también una disminución de cajeros automáticos: según datos municipales, en 2018, había un total de 1.214 en la ciudad, pero en 2021 solo quedaban 717, lo que supone una reducción del 40%.

El concejal de Infancia, Juventud y Gente Mayor, Joan Ramon Riera, ha invitado a los barceloneses a usar este teléfono para reclamar más cajeros automáticos y más horas de atención presencial por parte de los bancos. A los usuarios, se les proporcionará información sobre los derechos de consumo y acerca de cómo hacer la queja a las entidades bancarias y posteriormente, si es el caso, al Banco de España.

Por su parte, el teniente de alcaldía de Economía, Trabajo, Competitividad y Hacienda, Jaume Collboni, ha contado que si la persona que llame solicita ser atendida presencialmente para poder hacer la queja a la entidad bancaria, se le dará día y hora para asistir a la OMIC. También ha explicado que la información obtenida a través de las llamadas servirá para "generar una base de datos" sobre las casuísticas de los afectados, las zonas con menos cajeros y las diferentes prácticas de las entidades bancarias que puedan vulnerar los derechos de los consumidores. El consistorio, ha apuntado Collboni, está trabajando sobre un "mapa de necesidades" con "10 zonas prioritarias".

Asimismo, trasladará la información recogida a los órganos competentes para que puedan llevar a cabo las acciones necesarias para que se respeten los derechos de los consumidores, y en concreto, los de los más vulnerables.

Esta iniciativa surgió de la primera reunión de trabajo entre el Ayuntamiento, representantes de entidades de la Comisión Permanente del Consejo de la Gente Mayor y otras asociaciones, que tuvo lugar el 1 de febrero. 

La OMIC también tienen previsto poner a disposición de la ciudadanía próximamente una guía de 'Consejos básicos de consumo para las personas mayores', que se podrá consultar en línea y se distribuirá en papel en los equipamientos de gente mayor de la ciudad. 

Collboni ha señalado que en Barcelona hay "19.000 mayores de 75 años que deberían de disponer de un cajero en la vía publica a menos de cinco minutos a pie de su casa". En este sentido, ha recordado que el Ayuntamiento ya hace meses que puso los 500 equipamientos municipales a disposición de los bancos para que los instalen allí. Ha lamentado, sin embargo, que estas conversaciones avanzan "demasiado lentamente". 

Por su parte, Riera ha exigido una "banca kilómetro 0" y que "el sector bancario se implique en esta cuestión".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento