Más de 400 localidades catalanas no tienen ni sucursal ni cajero, afectando especialmente a las personas mayores

  • El Síndic investiga la falta de cajeros y ha pedido al Banco de España cuántas sucursales han desaparecido en Cataluña.
  • El Ayuntamiento ya está en conversaciones con los bancos para poder instalar cajeros en equipamientos municipales.
  • Algunas empresas se han interesado en la iniciativa del consistorio y en poder acoger los cajeros en sus instalaciones.
Personas utilizando cajeros automáticos de una entidad bancaria en la ciudad de Barcelona.
Personas utilizando cajeros automáticos de una entidad bancaria en la ciudad de Barcelona.
MIQUEL TAVERNA

Las quejas de diferentes asociaciones que representan a personas mayores, como el Consell de Persones Consumidores (adscrito a la Agència Catalana de Consum), y la Federació d'Associacions de Gent Gran de Catalunya (Fatec), sobre los perjuicios que están causando a las personas más vulnerables, sobre todo gente mayor, la creciente escasez de oficinas de bancos y cajas y la falta de cajeros automáticos derivada, han hecho mover ficha en los últimos días a dos instituciones.

En Cataluña, más de 400 pueblos, casi la mitad del total de 948 municipios existentes, no tienen actualmente ni una sola sucursal ni tan solo un cajero automático, lo que obliga a muchas personas mayores "a trasladarse a otras poblaciones o a ceder sus datos bancarios a personas de confianza" para que puedan acceder en su nombre a su dinero, explica Enric Ollé, portavoz de la federación, que ha creado un grupo de trabajo para elevar a los diferentes estamentos y a las propias entidades financieras acabar con este "maltrato". 

Por una parte, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha anunciado que está investigando de oficio las afectaciones que están teniendo para esta franja de población "el progresivo cierre de oficinas bancarias de atención presencial". Se ha dirigido al Banco de España, en calidad de ente regulador, así como a las cuatro principales entidades bancarias que operan en Cataluña: Banco Sabadell, Banco Santander, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria y Caixabank, con el objetivo de saber los datos reales de cuántas sucursales han desaparecido en Cataluña entre los años 2020 y 2021.  Los mayores de 65 años suponen el 19% de la población catalana (1.470.554 personas) y el 21,6% de la de la ciudad de Barcelona (349.132 personas).

Instalar cajeros en centros cívicos y hogares de jubilados 

El Ayuntamiento de Barcelona también se ha añadido a esta cruzada, y ya está en conversaciones con entidades bancarias para proponerles que instalen cajeros automáticos en parte de los 500 equipamientos municipales como centros cívicos y hogares de jubilados en los barrios donde se han desmantelado más sucursales bancarias. También ha recibido llamadas de empresas interesadas en poder acoger cajeros en sus instalaciones, caso de Correos. Jurídicamente, es posible la ubicación de cajeros automáticos en equipamientos municipales, tal y como permite la Ley 33/2003 de patrimonio de las Administraciones Públicas.

"Queremos aprovechar la red de equipamientos públicos de la ciudad para garantizar el acceso de la población a un servicio como es la retirada de dinero en efectivo con seguridad" (Jaume Collboni, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona)

El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, ha asegurado que la capital catalana está viviendo "un auténtico desmantelamiento de la red de oficinas bancarias". La brecha digital afecta al 8,1% de los barceloneses, según la última encuesta municipal sobre la materia, de 2020. Un 35% de ciudadanos mayores de 74 años no se han conectado nunca a Internet, según el mismo análisis.

"Como administración, hemos de luchar contra este elemento de desigualdad social, pensando sobre todo en la gente mayor. Queremos aprovechar la red de equipamientos públicos de la ciudad para garantizar el acceso de la población a un servicio como es la retirada de dinero en efectivo con seguridad", ha declarado Collboni a este diario.

Campaña en Change.org con más de 300.000 firmas

Estos movimientos siguen la estela iniciada por un ciudadano de València de 78 años, Carlos San Juan, que ha activado una recogida de firmas en la plataforma Change.org para que se solucione la falta de cajeros, que está afectando a toda España, sobre todo a la rural, debido a la reestructuración del sector y a la entrada con fuerza de la banca 'online' a raíz de la pandemia. Solo en el pasado año 2020, España perdió más de 1.000 cajeros y se cerraron 2.094 oficinas.

Personas utilizando cajeros automáticos de una entidad bancaria en la ciudad de Barcelona.
Personas utilizando cajeros automáticos de una entidad bancaria en la ciudad de Barcelona.
MIQUEL TAVERNA
La brecha digital afecta al 8,1% de los barceloneses

También pide que se forme a los mayores para poder utilizar los cajeros, en muchas ocasiones "complejos" para las personas mayores, y que se mantenga en las entidades la atención personal durante todo el horario, y que esta "no sea humillante" si desconocen cómo realizar ciertos trámites. Carlos ya ha recogido 316.725 apoyos. 

Desde el Consell de Persones Consumidores, instan a las entidades bancarias "a facilitar la atención presencial durante todo el horario a los clientes más vulnerables", una cuestión que "les preocupa" tras recibir reclamaciones de personas mayores por la práctica de muchas entidades de limitar el horario de retirada de dinero en efectivo por ventanilla y de cobrarles comisiones, en muchos casos, "abusivas". 

Además, proponen que se adapten los cajeros para hacerlos "accesibles a todas las personas, de acuerdo con la normativa de accesibilidad, de supresión de barreras arquitectónicas y de no discriminación de las personas discapacitadas y otros colectivos de especial protección", entre los que se encuentran las personas mayores. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento