Un año del divorcio PP-Cs en la Puerta del Sol: "La convivencia era complicada"

  • El 10 de marzo de 2021, sin que nadie lo esperara, Ayuso disolvió la Asamblea y sacó a los naranjas del Ejecutivo regional.
  • El detonante de la convocatoria de elecciones, mantiene el PP, fue la moción de censura de Cs y PSOE en Murcia.
Ayuso y Aguado a finales de enero de 2021, cuando anunciaron un principio de acuerdo presupuestario, apenas un mes y medio antes de que su coalición de gobierno se rompiera.
Ayuso y Aguado a finales de enero de 2021, cuando anunciaron un principio de acuerdo presupuestario, apenas un mes y medio antes de que su coalición de gobierno se rompiera.
Comunidad de Madrid
Ayuso y Aguado a finales de enero de 2021, cuando anunciaron un principio de acuerdo presupuestario, apenas un mes y medio antes de que su coalición de gobierno se rompiera.

Este jueves se cumple un año de la convocatoria adelantada de elecciones en la Comunidad de Madrid que dinamitó la coalición de Gobierno que mantenían PP y Ciudadanos (Cs) en la Puerta del Sol desde agosto de 2019. A primera hora del 10 de marzo de 2021 trascendió que la formación naranja y el PSOE habían presentado una moción de censura en Murcia para desalojar al PP del gobierno autonómico, en el que también participaba Cs. El acuerdo entre ambas formaciones se extendía, además, a cinco ayuntamientos de la región levantina.

Casi al mismo tiempo que naranjas y socialistas se hacían una foto en Murcia con la iniciativa de moción contra Fernando López Miras, en la capital se reunía el Consejo de Gobierno de la Comunidad. Aquella reunión ordinaria acabó convirtiéndose en un encuentro excepcional porque dos horas después los hechos se precipitaron en Madrid y el panorama político dio un vuelco.

A mediodía, cuando se esperaba la comparecencia habitual del entonces vicepresidente regional Ignacio Aguado (Cs), se canceló la rueda de prensa y saltaron las primeras alarmas. Una señala de alerta que se confirmó minutos después: el propio Aguado fue el primero en dar a conocer que Isabel Díaz Ayuso había decidido dar por finiquitada la legislatura y convocar elecciones. La presidenta lo confirmó poco después en una intervención desde la Puerta del Sol en la que solo estuvo rodeada de los consejeros del PP. Los de Cs, de facto, ya estaban cesados, algo que se oficializó horas después.

"La inestabilidad institucional provocada por Cs, el PSOE y demás partidos de la izquierda en Murcia, y ya durante largo tiempo en otras autonomías, e incluso en ayuntamientos de la propia Comunidad de Madrid, nos ha llevado a esta situación", señaló Díaz Ayuso en su comparecencia para justificar su decisión. Un año después, el ahora Gobierno madrileño monocolor (azul) mantiene la misma tesis.

"En Murcia presentan una moción de censura para que el PSOE y Cs se hagan con el poder en Murcia y eso desencadenó unos acontecimientos que por parte nuestra no estaban previstos", afirmó este miércoles el consejero de Educación y portavoz del Gobierno de Díaz Ayuso, Enrique Ossorio, remontándose al 10 de marzo de 2021 tras ser preguntado por el aniversario. 

El también consejero madrileño de Educación reconoció que la coalición PP-Cs no era precisamente cómoda, pero señaló que, en cualquier caso, los populares querían que siguiera adelante. "Nuestra convivencia con el Gobierno de Ciudadanos era complicada (...) pero en aquel momento nosotros no nos planteábamos otra cosa que acabar la legislatura con Cs, aunque había sus problemas, porque no había manera de aprobar un presupuesto", aseguró Ossorio.

El propio consejero reconoció que en los últimos 12 meses han podido atestiguar que aquella situación "no era todo lo buena que debía ser" y ahora, aunque dependan del grupo de Rocío Monasterio para aprobar sus proyectos legislativos, están más cómodos. "Hemos comprobado que un gobierno solo del PP ha conseguido, con un apoyo parlamentario de Vox, aprobar unos presupuestos, la Ley Maestra... todas las consejerías estamos trabajando en proyectos normativos y estamos viendo que ahora estamos pudiendo gobernar de una forma mucho más eficaz para los madrileños", resaltó Ossorio, que hace un balance "en positivo" de este último año.

Un panorama político muy diferente

La convocatoria adelantada de elecciones se tradujo en unos comicios, los del 4-M, que conllevaron un cambio del espectro político madrileño. En primer lugar, el PP amplió su mayoría desde 30 a 65 escaños, a cuatro de la mayoría absoluta. Cs perdió sus 26 diputados regionales, quedándose sin representación en la Asamblea y Más Madrid desplazó al PSOE como primera fuerza de la oposición.

El 'sorpasso' en la izquierda trajo un nuevo liderazgo, el de Mónica García, que en el último año se ha convertido en el contrapeso de Díaz Ayuso en la Cámara de Vallecas. Paralelamente, en el PSOE ha habido una transformación casi completa. Tras el 4-M, Ángel Gabilondo cedió el liderazgo de la formación y el pasado octubre se hizo con él, tras la celebración de un proceso de primarias, Juan Lobato, exalcalde de Soto del Real.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento