Ayuso convoca elecciones el 4 de mayo ante la posibilidad de una moción de censura: "Me he visto obligada"

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, tras la rueda de prensa en la que ha anunciado un adelanto electoral.
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, tras la rueda de prensa en la que ha anunciado un adelanto electoral.
EFE

Un terremoto político con epicentro en Murcia sacudió este miércoles la Comunidad de Madrid. Isabel Díaz Ayuso decidió presentar su dimisión y convocar elecciones anticipadas el martes 4 de mayo después de que trascendiera que Ciudadanos (Cs) y el PSOE habían llegado a un acuerdo para desalojar al PP del Ejecutivo autonómico murciano

Temiendo que la ecuación se repitiera en Madrid –donde el equilibrio de poderes era idéntico: PP y Cs gobernando en minoría con Vox como socio de investidura–, la presidenta movió ficha, "obligada" y contra su voluntad, según aseguró, y frente al que hasta este miércoles era su compañero de coalición. "Es una irresponsabilidad", lamentó Ignacio Aguado, que negó que estuviera preparando desalojarla junto a los socialistas.

La presidenta regional, sin embargo, no dio por buena esta versión y tras deliberar con sus consejeros durante más de dos horas con la crisis murciana de fondo, se decidió a poner fin una legislatura en la que PP y Cs no han terminado nunca de estar cómodos. De hecho, la posibilidad de adelanto electoral o moción de Cs y PSOE ha sido un fantasma recurrente en el año y siete meses que ha durado la legislatura.

El vicepresidente de la CAM, Ignacio Aguado, ha anunciado que Isabel Díaz Ayuso ha dimitido y convocará elecciones. Para Aguado esta decisión unilateral es un "capricho personal y electoral". "Es la mayor irresponsabilidad que ha hecho desde que asumiera la responsabilidad...Un capricho personal y electoral, probablemente inducido por su entorno, nos trae a una situación donde se producirán nuevas elecciones y se echará por tierra todo el trabajo realizado por este Gobierno", ha enfatizado.

"La inestabilidad institucional provocada por Cs, el PSOE y demás partidos de la izquierda en Murcia, y ya durante largo tiempo en otras autonomías, e incluso en ayuntamientos de la propia Comunidad de Madrid, nos ha llevado a esta situación", aseguró Díaz Ayuso en su comparecencia pública. Le bastaron apenas 4 minutos para justificar su sorpresiva decisión, pedir disculpas por ella e, incluso, hacer valer el proyecto del PP: "Quiero que ahora los madrileños sean los que eligen entre el socialismo o la libertad", aseveró.

La dimisión de Díaz Ayuso ya se conocía desde dos horas antes: tras el Consejo de Gobierno, y después de que se cancelara la rueda de prensa posterior, Aguado convocó de urgencia a los periodistas y publicitó la resolución de la presidenta. Ese anunció provocó una rápida reacción en la oposición: Más Madrid y PSOE presentaron sendas mociones de censura y se formó un embrollo jurídico: ¿Qué prevalece? ¿El adelanto o las mociones?

¿Ha hecho bien Ayuso al convocar elecciones tras la moción de censura de Murcia?

Ambos mecanismos son excluyentes y dibujan futuros muy diferentes. De ahí el tremendo lío, que no impidió nuevos movimientos de Díaz Ayuso. Por la tarde firmó el cese de Aguado y los cinco consejeros de Cs. Sus carteras serán asumidas por los del PP, que siguen en sus cargos.

El panorama que se abre ahora en la región es incierto. Las únicas certezas son que con las nuevas elecciones no se abrirá un periodo político de cuatro años: la ley marca que debe haber elecciones en 2023. También que la pandemia sigue su curso. En este sentido, Sanidad quiso mandar un mensaje de tranquilidad, que tanto escaseó este miércoles. El seísmo político no condicionará la lucha contra el virus, garantizaron. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento