Los motivos que han llevado a un triple asalto inédito a la valla de Melilla

  • El Ministerio confía en que la embajadora de Marruecos, ausente desde hace casi un año, regrese pronto a Madrid.
  • ​Un encuentro entre Sánchez y Ghali, líder del Polisario, entre los posibles motivos del nuevo desencuentro con Marruecos.
  • Nunca antes habían saltado 2.500 migrantes en un solo día por Melilla, ciudad que visita Marlaska este sábado.
Unos migrantes de origen subsahariano consiguen saltar la valla de Melilla, a 2 de marzo de 2022.
Unos migrantes de origen subsahariano consiguen saltar la valla de Melilla, a 2 de marzo de 2022.
Ilies Amar

Melilla reedita las peores pesadillas de Ceuta. Si hace casi un año, esta ciudad autónoma vivió una de las peores crisis migratorias de su historia, esta semana le ha tocado a la otra. Durante tres días, Melilla ha sufrido asaltos masivos a la valla que separa España de Marruecos. Sin ir más lejos, el martes intentaron entrar 2.500 migrantes, algo nunca visto. Es por esa excepcionalidad por la que el Ministerio del Interior trata ahora de encontrar los motivos del salto, mientras desea que vuelva la embajadora de Marruecos a Madrid. De fondo, resuenan los ecos del encuentro que tuvo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el líder del Frente Polisario y declarado 'enemigo' por Marruecos, Brahim Ghali, con el que estuvo en una cumbre en Bruselas; y también una posible iniciativa entre el Gobierno español y el marroquí que de momento sigue en 'stand by'.

"No se habían visto nunca unos asaltos tan importantes en número de personas", señaló el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Los saltos se produjeron durante tres días consecutivos. Según la Delegación del Gobierno, el martes lo intentaron 2.500 y lo consiguieron casi 500; el jueves lo intentaron otros 1.200 migrantes de origen subsahariano, de los que lograron saltar cerca de 350; y el viernes, otros mil, aunque esta vez sin éxito. Tal es la importancia de los asaltos, que Marlaska visitará este sábado la ciudad autónoma.

Además, el ministro remarcó la "violencia inusitada" de los intentos. Lo hizo para defender la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que fueron criticadas tras publicarse varios vídeos que mostraban golpes entre agentes y migrantes, con golpes de porra mediante. Según describió el ministro, iban "pertrechados con garfios, con palos más grandes que las defensas de los guardias civiles, que fueron auxiliados por la Policía Nacional y Local". "En su calzado también portaban material agresivo, tornillería", añadió.

Interior busca ahora las causas de los saltos, que han sucedido mientras toda Europa mira hacia Ucrania por la invasión de Rusia. En la comparecencia del viernes, el ministro no concretó ningún motivo. "Marruecos es un país que soporta flujos migratorios muy importantes", explicó. Fuentes de Interior admitieron después que están estudiando las posibles causas. Entre otras, que la propia presión migratoria en el país africano también es "fuerte" debido al efecto del coronavirus. "Allí no tienen una protección social como la de aquí", añadieron.

Eso sí, Marlaska quiso restar responsabilidad al país vecino, con el que la comunicación, tal y como opinó, es "fluida". No obstante, cabe recordar que Marruecos sigue sin embajador en España, algo que Interior quiere resolver. La crisis desatada por la acogida a Brahim Ghali -que estuvo imputado en la Audiencia Nacional por delitos de terrorismo, aunque finalmente fue desimputado- el pasado año provocó la salida de Madrid de la que hasta mayo era la embajadora, Karima Benyaich. 

Y es que, para Marruecos, el líder del Frente Polisario -al que España acogió para ingresarle en un hospital por Covid, proceso que sigue judicializado y por el que está imputada la ex ministra de Exteriores, Arancha González Laya- es considerado un enemigo del país dirigido por el rey Mohamed VI por su lucha por la independencia del Sáhara Occidental. Sin embargo, para España el acogimiento a Ghali ha sido parte del acercamiento con Argelia por asuntos económicos y energéticos, una tarea que también ha llevado a cabo el ministro de Exteriores, José Manuel Albares.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez estuvo con Ghali el pasado 18 de febrero, en un viaje a Bruselas en el que se celebró una cumbre entre la Unión Europea y la Unión Africana. El mandatario se reunió con el ministro de Exteriores marroquí, Nasser Burita, lo que fue el primer contacto en persona con el Ejecutivo de Marruecos tras el estallido de la crisis en Ceuta en abril de 2020. Eso sí, el presidente, a diferencia de otras autoridades europeas, confirmó una conversación con Ghali, lo que no habría gustado al país vecino.

El diario marroquí Le 360 apuntó que los tres líderes de la Unión Europea, Emmanuel Macron, actual presidente del Consejo de la UE; Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; y Charles Michael, presidente del Consejo Europeo, rechazaron recibir a Ghali, al contrario que Sánchez. "El reunirse con el líder de los separatistas es un elemento en contra de la disposición real del gobierno español para reestablecer relaciones con Marruecos", explicaba el citado medio. Por otro lado, algunas fuentes apuntan a que hubo una propuesta española de entendimiento sobre el Sáhara para facilitar la vuelta de la embajadora, que finalmente el Gobierno español no llevó a término.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento