El nuevo anillo que luce Daniel de Suecia no es una joya: puede salvarle la vida

La princesa Victoria y el príncipe Daniel.
La princesa Victoria y el príncipe Daniel.
Claudio Bresciani / TT/ GTRES

La salud de Daniel de Suecia preocupa. Solo hay que recordar el revuelo por la fotografía que él mismo subió a sus redes sociales con motivo de su 48º cumpleaños en septiembre del año pasado. Ha asegurado en varias ocasiones que está bien y que si no había regresado a la agenda pública de la monarquía escandinava hasta ahora (que lo está haciendo poco a poco) ha sido porque pertenecía a un grupo de riesgo frente al coronavirus. Quizá precisamente por ello luzca en su mano derecha una nueva alhaja.

Dicho anillo, que ha sido visto en su última aparición con total claridad, responde sobre todo al delicado estado de salud que tiene el marido de la princesa Victoria desde el trasplante de riñón al que tuvo que someterse en mayo de 2009, antes incluso de casarse con ella, y en el que su propio padre ejerció como donante. El motivo es una enfermedad renal crónica que obliga a Daniel Westling a estar continuamente haciéndose análisis.

Y precisamente para ello la presea que luce en el dedo índice. Se trata de un anillo tecnológico que alerta al menor síntoma de variación en la salud del príncipe, incluso cuando este empeoramiento se da antes de que el propio Daniel comience a sentir el problema. Conocido como "Anillo inteligente", está fabricado por la marca finlandesa Oura.

Al igual que otros objetos como pulseras o relojes, este anillo es capaz de monitorizar los pasos andados, el flujo de oxígeno en sangre, la frecuencia cardíaca u otros segmentos de más complicado análisis como la conciliación del sueño o el nivel de estrés. Obviamente, también contabiliza su actividad física, dado que antes de ser el marido de la futura reina de Suecia era su entrenador personal.

Además, está conectado con un dispositivo móvil, donde se sincroniza el pulso de quien lo lleve puesto. Además, es muy útil para deportistas de élite que necesitan contabilizar calorías y llevar una rutina de salud medida y controlada, algo que es muy probable que también interesase al futuro rey consorte.

Lo más curioso es que este dispositivo, que puede llegar a salvarle la vida al príncipe Daniel, no le ha salido excesivamente caro: solo cuesta 314 y 419 euros a través de la página web de la empresa, dependiendo de si se quiere en plateado, negro, mate o dorado. Como el de Westling es negro, se sobreentiende que le habrá costado la cifra menor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento