Rusia acusa a Biden de tensionar Ucrania y responde con la mayor movilización de tropas desde la Guerra Fría

Reunión entre EE UU y Rusia en Ginebra.
Reunión entre EE UU y Rusia en Ginebra.
MIKHAIL METZEL/SPUTNIK/KREMLIN P

Estados Unidos y Rusia dicen querer la desescalada, pero el mensaje y los hechos van en el sentido contrario. Moscú, de hecho, acusó este jueves al Gobierno estadounidense de buscar un "aumento de la tensión" en relación con Ucrania mediante el despliegue de tropas en la región. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha señalado que es "evidente" que las acciones de Washington no tienen como objetivo "reducir la tensión" sino "aumentarla", sobre todo después del despliegue de 3.000 tropas en países miembros de la OTAN.

Despliegue de tropas estadounidenses en la base aérea de Ramstein, Alemania.

Asimismo, el Pentágono tiene asumido que Moscú está "buscando un pretexto" para llevar a cabo una nueva invasión de Ucrania. "Tenemos información de que es probable que los rusos quieran fabricar un pretexto para una invasión", argumentó el portavoz John Kirby, que en este sentido aseguró que Rusia podría orquestar "un ataque falso de las fuerzas militares y de Inteligencia ucranianas contra su territorio".

¿Qué medida tiene que priorizar la Unión Europea en torno a la transformación digital?

Pero si hablamos de despliegue militar, no solo EE UU ha hecho muertas de fuerza. También el Kremlin actúa en la misma línea y de hecho la Alianza Atlántica considera que la presencia de tropas rusas en Bielorrusia ya es "la mayor desde la Guerra Fría". Esa frase, igual que los hechos, da buena cuenta de la situación tan delicada que se vive. "La OTAN insiste en su petición a Rusia para que desescale la situación. Cualquier agresión rusa tendrá consecuencias severas y supondrá un alto precio", sostuvo Jens Stoltenberg.

Y es que además la situación es tan delicada que también se dan choques a menor escala, como el que se ha producido entre Ucrania y Alemania. "Hemos pedido al Gobierno de Alemania que deje de bloquear el suministro de armamento desde otros países", comentó Oleksii Réznikov, ministro de Defensa ucraniano. El país germano es uno de los más equidistantes en la crisis porque, aunque su Ejecutivo se opone a los planes de Putin, es altamente dependiente del gas ruso, y, de hecho, la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, ya dejó claro hace días que no suministraría material a Kiev.

Alemania también se ha visto inmersa en otro hecho ligado a la crisis en Ucrania: Moscú ha prohibido la emisión de la cadena alemana Deutsche Welle en respuesta a las acciones de Berlín contra el canal estatal ruso RT en el país. Este cruce de vetos a nivel de medios de comunicación supone otro capítulo más en el problema que, aunque es geopolítico, tiene daños colaterales. En este sentido, el Ejecutivo de Scholz calificó la medida de "inaceptable" mientras que el Kremlin considera que la maniobra previa alemana es "un atentado".

Por otro lado, ha asumido su papel en la crisis el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que habló este jueves de la posibilidad de celebrar una cumbre entre Rusia y Ucrania en territorio turco para aliviar las tensiones en torno a la frontera entre ambos países. En una rueda de prensa posterior a su reunión en Kiev con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, Erdogan expresó que Ankara está "lista" para "hacer su parte" para "finalizar" las tensiones y ha enfatizado que "le gustaría" acoger una reunión a nivel de líderes o a nivel técnica. Asimismo, reiteró el apoyo de Turquía a la integridad territorial y a la soberanía de Ucrania, incluyendo Crimea.

Nueva conversación entre Macron y Putin

En términos de líderes, otro nombre importante es el de Emmanuel Macron, que habló por cuarta vez desde que empezó la crisis con Vladimir Putin y añadió también una nuevo conversación con el propio Zelenski. El objetivo del presidente galo, que se ha erigido como el mediador europeo, es mantener canales fluidos de comunicación con ambas partes para avanzar en la desescalada, aunque de momento han trascendido propuestas concretas de solución más allá de reforzar el formato de las reuniones de Normandía y buscar "vías" para el acuerdo en materia de seguridad.

Uno de los objetivos, dado el escenario, es mostrar "unidad", y eso trataron de hacer la UE y la OTAN, que también este jueves una reunión informal a nivel de embajadores junto a representantes de Ucrania para coordinar su respuesta ante "la amenaza" rusa. Los 27, de hecho, mantienen encendida la luz de las sanciones y tiene un paquete de medidas restrictivas preparado para aprobar frente a Moscú, aunque desde Bruselas se insiste que no se va a hacer de forma preventiva, sino en caso de escalada militar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento