"El estudio sobre la esclerosis múltiple y el virus de la mononucleosis no aporta nada nuevo; es un jarro de agua fría, pero es la realidad"

La neuróloga Lucienne Costa-Frossard durante una conferencia.
La neuróloga Costa-Frossard, durante una conferencia.
FUNDACIÓN ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Lucienne Costa-Frossard lleva casi dos décadas investigando uno de los grandes misterios de la medicina: la esclerosis múltiple, una enfermedad para la que, a día de hoy, no hay cura y cuyo origen sigue siendo una incógnita. 

Un estudio publicado este jueves en la revista Science, sin embargo, parece haber dado con la clave: el virus Epstein-Barr -responsable de la mononucleosis o enfermedad del beso- es la "causa principal", según sus investigadores, que analizaron los datos de más de 10 millones de militares durante dos décadas.

Costa-Frossard, neuróloga en el hospital Ramón y Cajal y coordinadora del grupo de esclerosis múltiple de la asociación madrileña de neurología, desgrana para 20minutos ese estudio y detalla cuáles son los principales retos a los que, aún hoy, se enfrenta esta enfermedad.  

La gran pregunta ahora es: ¿Es esta la causa principal de la esclerosis múltiple o es una de las causas? 

Es una de las causas y además una muy antigua. El Epstein-Barr es uno de los virus implicados desde hace más de 20 años. Tanto este como otros virus de la familia herpes pueden estar implicados, pero también puede haber otras muchas causas.

¿Por ejemplo? 

Las ambientales, fumar, tomar demasiada sal, la microbiota, la falta de vitamina D, la falta de exposición al sol... Todo ello nos puede incidir, nos puede afectar a un sistema inmunológico genéticamente predipuesto y producir al final la esclerosis múltiple, pero ni muchísimo menos es la única causa y tampoco sabemos si es la principal.

¿O sea que esto no es una novedad?

En absoluto. El artículo es importante porque analiza un volumen muy grande de individuos sanos y no sanos, y eso es lo que le da consistencia. Lo que viene a aportar es evidencia científica a algo que ya sabíamos, que es que el Epstein-Barr está implicado como una de las causas de la esclerosis múltiple, pero no nos cuenta a los neurólogos nada nuevo, lo sabíamos desde hace muchos años.

El estudio dice que de los 801 soldados que tienen esclerosis múltiple, solo uno no ha dado positivo en ese virus.

Sí, los 800 lo han cogido en algún momento, bien de forma asintomática o bien han pasado la enfermedad y solo uno no. Al final es un virus muy, muy prevalente. El 97% de la población general tiene Epstein-Barr positivo. Casi el 100% de los pacientes con esclerosis múltiple lo tiene.

¿Y en su consulta?

En nuestra consulta, el 100% de nuestros pacientes son positivos. En esclerosis múltiple es rarísimo que no sea así.

Si es un virus tan prevalente, ¿por qué se le relaciona con esta enfermedad y no con otras como, por ejemplo, el cáncer?

CLAVES DEL ESTUDIO

  • Científicos de Harvard analizaron durante dos décadas los datos de más de 10 millones de militares, aprovechando que el Ejército de EE UU hace una prueba del virus del sida en el momento del ingreso y la repite cada dos años. De los 801 soldados con esclerosis múltiple, solo uno no había estado en contacto con el virus Epstein-Barr. Los otros 800 dieron positivo.

Porque este virus tiene un gran potencial para alterar el funcionamiento del sistema inmunológico. Eso explica por qué el virus está implicado.

Supongo que después del estudio, mucha gente se estará preguntando si, tras pasar la mononucleosis o enfermedad del beso, va a desarrollar esclerosis múltiple.

En absoluto. Una parte muy importante de la población ha pasado, o bien la enfermedad como tal o bien la infección por el virus, y afortudanamente la gran mayoría de nosotros no padecemos esclerosis múltiple.

¿Sí que puede acelerarlo o precipitarlo de alguna forma?

Como causa aislada no. Eso sí, si un paciente tiene un sistema inmune genéticamente predispuesto, que encima fuma y tiene una alteración en la microbiota, que además tiene una mononucleosis infecciosa, pues tiene todas las papeletas para desarrollar una esclerosis múltiple.

Cuando hablamos de predisposición genética, ¿a qué nos referimos exactamente?

Significa que el sistema inmunológico está predispuesto a funcionar mal. No solo de cara a la esclerosis múltiple, sino que son personas que tienen más predisposición a tener otras enfermedades autoinmunes. Por ejemplo, padecer de la tiroides. Significa que es un sistema inmunológico que puede fallar si se conjugan todas las estrellas en el cielo. Suele ser todo junto. A veces hay una persona en la familia que lo tiene, que pueden ser los padres, un hermano o un tío lejano.

¿Cada año se detectan más casos?

Sí, es una enfermedad que aumenta su prevalencia e incidencia con los años, sobre todo en la mujer. En España puede afectar a unas 150 personas por cada 100.000 habitantes. Calculamos que hay unos 50.000 pacientes en España. Estamos hablando de cuatro mujeres afectadas por cada varón. Y también vemos que afecta a poblaciones que antes no veíamos, como es el caso de los niños o los ancianos. La esclerosis múltiple pediátrica también es más frecuente ahora.

Yo tenía entendido que se detecta sobre todo en mujeres entre los 20 y los 40 años.

Así es. Es una enfermedad predominantemente de gente joven. Entre los 20 y los 40 años es el gran boom de la esclerosis múltiple, pero cada vez vemos más casos en niños, sobre todo entre los 10 y los 13 años, y en mayores de 60 o 65 años incluso.

¿Qué puede estar provocando ese cambio en el perfil de los pacientes?

Qué buena pregunta, es muy difícil de contestar, no hay trabajos que nos ayuden en eso. Quizá algo estemos haciendo mal. Quizá vivamos en ambientes con muchísima polución, por ejemplo, o tenemos niños estériles en el sentido de que no se ensucian, no tienen contacto con otros gérmenes. Realmente, no sabemos. También es cierto que la incorporación de la mujer joven al mundo laboral y al tabaco -la mujer cada vez fuma más- lógicamente iba a aumentar esa prevalencia de la esclerosis múltiple.

¿Por qué afecta más a la mujer que al hombre?

Es un problema de hormonas. Los estrógenos y la progesterona parece que tienen cierta implicación en el desarrollo de la esclerosis múltiple, aunque son puntos conflictivos, donde hay menos conocimiento.

¿El resultado de este estudio puede ayudar a encontrar una cura o a prevenir la enfermedad?

El problema de este virus es que, hoy por hoy, ni existe vacuna ni existe un tratamiento, con lo cual, antes de nada, tenemos que encontrar estas dos cosas. Cuando encontremos esa vacuna, que yo creo que puede ser algo relativamente breve gracias a todo lo que se ha avanzado en investigación de vacunas por el coronavirus, entonces tendremos que estudiar si de verdad merece la pena vacunar a la gente para evitar nuevos casos de esclerosis múltiple y hasta qué punto la vacuna será útil en ese sentido. Lo que sí es menos probable es que solo tratando el virus curemos la enfermedad. Eso es mucho decir, mucha hipótesis y mucha suposición.

La vacuna contra este patógeno se persigue desde la década de los 80. ¿Por qué es tan complicado dar con ella?

Es una infección benigna que nunca da demasiados problemas. Que una mononucleosis infecciosa se complique es algo bastante raro, no suponía un riesgo importante hasta hace muy poco tiempo, cuando se empezó a relacionar este virus con otros tipos de enfermedades, no solo con la esclerosis múltiple. Yo creo que la dificultad está ahí. Se han destinado pocos recursos para encontrar esa vacuna.

Moderna, la empresa que está detrás de una de las vacunas más exitosas contra la covid, está elaborando una.

Sí, están en ello.

En caso de tenerla, ¿a qué población se administraría?

Si esa vacuna llega, digo yo que se pondría a los niños para evitar precisamente que se contangien. Y así evitar en un futuro que haya tantísimos casos de esclerosis múltiple como hay ahora.

Sin embargo, por mucho que se encuentre una vacuna eficaz, seguimos sin cura para los miles de pacientes que la padecen.

Eso es.

CLAVES DE LA ENFERMEDAD

  • 1. ¿Qué es? Es una enfermedad del sistema nervioso que afecta al cerebro y la médula espinal, provoca un fallo de conexiones neuronales. Lesiona la vaina de mielina, el material que rodea y protege las células nerviosas. Con el tiempo, la enfermedad puede causar el deterioro o daño permanente de los nervios.
    2. Síntomas. Varían mucho según la magnitud de la lesión a los nervios y cuáles están afectados. Algunas personas pierden la capacidad de caminar sin ayuda o de caminar por completo, mientras que otras pueden experimentar largos períodos de remisión sin que aparezca ningún síntoma nuevo.
    3. ¿Tiene cura? De momento, no. Eso sí, algunos tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas y acelerar la recuperación tras los brotes.
    4. La esclerosis en España. Es la segunda causa de discapacidad de jóvenes en nuestro país y se da habitualmente en personas de entre 20 y 40 años, sobre todo mujeres y, si se detecta de forma precoz, sus complicaciones no se vuelven tan intensas. Cada año se diagnostican 1.800 nuevos casos de esclerosis múltiple en nuestro país. En todo el mundo, son casi 3 millones de personas quienes la padecen.

¿Cuál es la mayor incógnita?

Qué factor tiene más peso a la hora de causar la esclerosis múltiple.

¿Y los retos?

Necesitamos fármacos para tratar los síntomas. Hoy por hoy, tenemos algunos muy buenos para controlar los brotes, las lesiones, pero luego no tenemos fármacos buenos para controlar estos síntomas que se han quedado como secuelas. Por ejemplo, si el paciente tiene dolor, pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo, cansancio... pues son síntomas cuyos tratamientos son todavía muy antiguos, con muchos efectos secundarios, mal tolerados, poco eficaces... Por lo tanto, ahí tenemos un gran reto.

¿Alguno más?

También tenemos el reto de recuperar la función. A veces los pacientes, en los brotes, se quedan con secuelas definitivas. Hemos trabajado mucho con fármacos que sean capaces de devolver la mielina, pero hasta ahora no hemos tenido un gran avance en ese sentido y el paciente se queda con la secuela toda la vida. Luego, además, hay otros aspectos de la esclerosis múltiple: cómo proteger el cerebro de la atrofia, que es el encogimiento natural con el tiempo, o cómo proteger a las personas del deterioro cognitivo, que es esa alteración de memoria, de velocidad de procesamiento... Todavía no somos capaces de prevenir bien ese deterioro cognitivo a largo plazo, y aún menos de revertirlo.

Todo esto enfría un poco el estudio. 

Sí, no ha venido a contar nada nuevo. Yo entiendo que es como un jarro de agua fría, pero es la realidad. El estudio es muy bueno porque nos aporta mucha evidencia y nos indica que estábamos en lo cierto. Nos da más seguridad de que estábamos haciendo las cosas bien.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento