Unos 2.500 rohinyás pierden su hogar tras un gran incendio en un campamento 

Refugiados rohinyás esperan para recibir suministros en una campamento temporal en Ukhiya, en Bangladesh.
Refugiados rohinyás esperan para recibir suministros en una campamento temporal en Ukhiya, en Bangladesh.
ABIR ABDULLAH / EFE

Unos 2.500 rohinyás perdieron su hogar después de que un masivo incendio destruyera unas 600 chozas en un campamento de refugiados de esta perseguida minoría procedente de Birmania (Myanmar) en el sureste de Bangladesh, dejando además dos heridos, informaron este lunes a Efe fuentes oficiales.

El fuego comenzó en la tarde del domingo en uno de los campos de Ukhia, en el distrito suroriental de Cox's Bazar, afirmó el director adjunto del servicio de Bomberos y Defensa Civil de la zona, Mohammad Abdullah.

"Movilizamos a todas las unidades de las zonas colindantes, por suerte pudimos controlar el fuego en cuatro horas", dijo, antes de señalar que el incendio no dejó víctimas mortales.

"Buscamos entre los escombros toda la noche, pero no encontramos ningún cadáver", señaló Abdullah. El comisionado adjunto de Bangladesh para los refugiados, Mohammad Shamsuddoha, indicó a Efe que dos personas resultaron heridas en el incidente.

"El fuego destruyó al menos 589 hogares y dejó a más de 2.500 refugiados sin hogar. Estamos dando la asistencia necesaria a las personas afectadas", precisó Shamsuddoha. El comisionado explicó que el incendio podría haber comenzado en la cocina de uno de los refugios.

El fuego destruyó al menos 589 hogares y dejó a más de 2.500 refugiados sin hogar"

Los masificados campamentos de refugiados rohinyás del sur de Bangladesh son muy vulnerables a incendios por la deficiencia de las instalaciones, su masificación, y las frágiles chozas de madera, bambú y plástico que cubren el área.

El 22 de marzo del año pasado, al menos 15 personas murieron en un gran incendio en uno de estos campamentos, que también destruyó unos 10.000 hogares así como escuelas y centros de salud, y afectó a cerca de 45.000 refugiados, según Naciones Unidas.

A mediados del pasado enero, un incendio dejó a unos 3.500 rohinyás sin hogar después de que las llamas redujeron a cenizas más de medio millar de chozas.

Pocos días después de aquel suceso, Unicef denunció el incendio premeditado de cuatro centros educativos para rohinyás.

Unos 738.000 rohinyás llegaron a los campamentos del sureste de Bangladesh tras el estallido en agosto de 2017 de una campaña de persecución y violencia por parte del ejército de la vecina Birmania, que la ONU calificó de ejemplo de limpieza étnica y un posible genocidio, algo que investigan las cortes internacionales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento