El Gobierno retrasa la nueva subida del salario mínimo a la espera de negociar con patronal y sindicatos

  • El Ejecutivo prorroga el SMI actual, cifrado en 965 euros mensuales brutos en 14 pagas.
  • ​La nueva subida será el primer gran debate económico de la coalición el próximo año.
La vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.
La vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.
EFE
Tras nueve meses de duras negociaciones, el Gobierno saca pecho del histórico acuerdo con empresarios y sindicatos para dar luz verde a la reforma laboral. "Para mí, hoy no es un día cualquiera, no es una rueda de prensa más, esta reforma pasa página a la precariedad en nuestro país", ha señalado la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Por delante queda otra dura segunda fase de negociaciones, tiene que pasar por el Congreso. Tanto los empresarios como el Gobierno quieren que la reforma se quede como está, pero sus socios de investidura ya han dicho que votarán en contra si no se modifica. La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha asegurado que "tienen que cambiar muchas cosas para que realmente sirva en defensa de los trabajadores y trabajadoras". En este sentido, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha añadido que votará en contra "porque vende humo". Yolanda Díaz abre la puerta a negociar con sus socios, pero defiende lo pactado. "De esto créanme que entiendo un poco y humo, concretamente humo, no es", ha respondido la titular de Trabajo a Rufián. El Gobierno también ha aprobado la prórroga de la subida del Salario Mínimo en 965 euros al mes para el año que viene.

No habrá subida inminente del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). El Gobierno ha aprobado este martes en Consejo de Ministros la prórroga del actual SMI, cifrado en 965 euros mensuales brutos en 14 pagas. Se retrasa así a inicios del año que viene el nuevo aumento, que se prevé como la primera gran batalla económica de la coalición y la mesa de diálogo social para 2022, una vez que se ha aprobado la reforma laboral, en la que el Ejecutivo había puesto todos sus esfuerzos en las últimas semanas

La prórroga del SMI era algo que el Ejecutivo ya había anunciado, pues la intención siempre fue posponer las conversaciones para una nueva subida a 2022, siempre después de que terminasen las negociaciones entre el Gobierno, la CEOE y los sindicatos -CCOO y UGT- para perfilar la nueva reforma laboral, que ha visto la luz este mismo martes en Consejo de Ministros.

Así, se prevé que las negociaciones no sean fáciles. No lo fueron las que provocaron la última subida: el pasado mes de septiembre se firmó aumentar el SMI de 950 a 965 euros. Entonces, la subida tan solo fue apoyada por los sindicatos, pero no por la patronal. El Ministerio de Trabajo prometió que la subida de 2022 sería de mayor envergadura. 

Es a este compromiso al que se aferran los sindicatos, que persiguen el objetivo de que el salario mínimo alcance los 1.000 euros mensuales en 14 pagas, lo que supondría un aumento de 35 euros. El Ministerio de Yolanda Díaz, por su parte, señala el informe elaborado por un comité de expertos seleccionado por el propio Gobierno hace unos meses. Ese documento trazaba, en su escenario medio, que el SMI se situase en 965 euros en 2021, como pasó, y que en 2022 alcance los 996 euros al mes. Todo ello, con el objetivo de alcanzar los 1.027 euros al mes en 14 pagas.

¿Qué prácticas debería prohibir la UE en materia laboral?

Ese aumento supondría un crecimiento del salario mínimo en 2022 del 3,2%, mientras que si el Gobierno decidiera redondearlo hasta los 1.000 euros el incremento sería del 3,6%. Ambos porcentajes, no obstante, están por debajo del actual nivel de inflación, pese a que, en las últimas semanas, tanto los sindicatos como la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, han abogado públicamente por un aumento de los salarios para que los trabajadores no sufran una pérdida de poder adquisitivo. CCOO y UGT, de hecho, se manifestaron el jueves 16 de diciembre ante diferentes sedes de la CEOE para reclamar subidas salariales bajo el ilustrativo lema "pagad más".

Esas concentraciones reclamaban aumentos de los sueldos sujetos a convenio, pero la argumentación que esgrimen los sindicatos es igualmente válida para el salario mínimo. "No es de recibo que un país que ha hecho un esfuerzo por salvar a miles de empresas [...] se encuentre con organizaciones empresariales que llevan a la mesas propuestas de congelación salarial", denunció el líder de CCOO, Unai Sordo, hace unas semanas.

Los sindicatos aseguran que, al menos por el momento, no tienen ningún motivo para pensar que el Gobierno vaya a intentar retrasar la nueva subida del salario mínimo. Pero lo cierto es que la vicepresidenta Calviño se mostró muy reacia a aprobar el aumento de hace unos meses, y el frenazo del crecimiento económico de España que pronostican instituciones como el FMI o la Comisión Europea no es el mejor contexto para que la titular de Economía se muestre proclive a otra subida apenas tres meses después de la que situó el salario mínimo en 965 euros.

Calviño, por el momento, no se ha pronunciado con respecto a esta posibilidad y se ha limitado a señalar que el compromiso del Gobierno es que, al final de la legislatura, el salario mínimo suponga el 60% del salario medio. La CEOE no se ha pronunciado con respecto a la posible subida del salario mínimo a principios de 2022, pero sí ha exigido ser "prudentes" con un aumento general de los sueldos para compensar la subida del IPC. Así se pronunció el vicepresidente de la patronal, Íñigo Fernández de Mesa, que hace unas semanas alertó de "efectos de segunda ronda que generen un aumento de inflación" si suben los salarios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento