Casado pide una ley de pandemias para igualar las medidas de las CCAA ante la sexta ola y Sánchez le tilda de "agorero"

  • El número uno del PP afea al presidente que utilice a las autonomías "como escudo humano" y le reprocha su inacción.
  • ​El líder del Ejecutivo acusa a Casado de recurrir a "insultos, mentiras e insidias": "España resiste y está avanzando".
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control.
EFE
Declaraciones del presidente del PP, Pablo Casado, en la sesión de control.
Atlas

El líder de la oposición, Pablo Casado, reclamó este miércoles a Pedro Sánchez que apruebe una ley orgánica de pandemias que sirva "para hacer más igualitaria la respuesta" al coronavirus en las distintas comunidades, algo que a su juicio piden "hasta sus propias autonomías [las socialistas]", y acusó al presidente del Gobierno de emplear a las regiones de "escudo humano" frente a su inacción. Horas antes de que Sánchez lidere la Conferencia de Presidentes convocada de urgencia para abordar la evolución de la sexta ola, Casado le reprochó que reúna a los líderes autonómicos "sin aportar nada" y le reclamó que "haga algo". "Usted lleva tropezando seis veces con el mismo virus", resumió.

En la última sesión de control al Gobierno del año en el Congreso, Sánchez reprochó nuevamente al presidente del PP que recurra a los "insultos, las mentiras y las insidias" en sus intervenciones y sacó pecho de que, frente a los "vaticinios agoreros" de los populares –que hace un año aseguraban que "tardaríamos cuatro años en vacunar al 70% de la población, y hoy tenemos ya al 90%", sostuvo Sánchez–, "España ha resistido a la mayor calamidad y está avanzando". Tenemos "el 90% de la ciudadanía vacunada", somos "el primer país en recibir fondos europeos" y tenemos "20 millones de personas empleadas", añadió el presidente.

Su réplica no convenció a Casado, que le señaló como "único responsable" de la respuesta a la pandemia y denunció que "la deuda, el déficit y el paro" están "disparados". "Deje de jugar a la Lotería con el futuro de los españoles", insistió el líder de la oposición, quien criticó los pactos de Sánchez con Bildu "a cambio de presos", con ERC "a cambio de abandonar a niños" y con Podemos "a cambio de blanquear dictaduras bananeras". "¿Por qué no aprueba la ley orgánica y deja de insultar a la oposición? Haga algo", le espetó. "En estos días de descanso, reflexiones, abandone el insulto, la crispación y tome el camino de la educación y el respeto. Reflexione y eche una mano", le respondió Sánchez.

La reforma laboral y la situación del rey emérito

Por lo demás, el presidente del Gobierno tuvo que responder a preguntas de Bildu sobre la reforma laboral y de la CUP sobre Juan Carlos I y su posible regreso a España. Los independentistas vascos le preguntaron por la derogación de la reforma laboral y de la ley mordaza, compromisos que figuran en el acuerdo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, y advirtieron al presidente de que, si no cumple, "miles de trabajadores verán cómo los derechos que la derecha les arrebató no se los devuelve la izquierda". "No sólo hay que aparecer diferente a la derecha, hay que ser diferente a la derecha", añadió su portavoz, Mertxe Aizpurua.

Sánchez prometió cumplir, presumió de haber cumplido ya más del "50% del acuerdo" de coalición y apostó por una reforma laboral "que cuente con los agentes sociales, porque son las que perduran". En cuanto a la situación del rey emérito, negó que se le esté buscando una residencia en España, reiteró que debe dar explicaciones sobre las informaciones que le afectan y pidió respetar la presunción de inocencia, al tiempo que recordó que lo que está en tela de juicio no es una institución, sino "la conducta de una persona".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento