Colau refuerza el peso de los 'comuns' dentro del Gobierno con la sustitución de Castells por Subirats como ministro

Ada Colau y Joan Subirats
Ada Colau y Joan Subirats
EUROPA PRESS - Archivo
Ada Colau y Joan Subirats

La salida del Gobierno de Manuel Castells y su sustitución por Joan Subirats tiene una tercera protagonista: la alcaldesa de Barcelona y líder de Catalunya en Comú, Ada Colau, que con este movimiento refuerza su influencia en el seno del Ejecutivo. La regidora ha sido la encargada de elegir a Subirats como nuevo ministro de Universidades, como ya hace dos años señaló a Castells para que ocupara el cargo que, dentro del reparto de carteras que hicieron PSOE y Unidas Podemos, correspondía a los comuns catalanes. Pero el nuevo ministro es mucho más próximo a la formación de lo que lo era Castells, lo cual garantiza a los de Colau mayor visibilidad en la segunda parte de la legislatura.

El hasta este jueves ministro de Universidades deja el Gobierno por razones de salud y debido a su avanzada edad, 79 años, explican las fuentes consultadas. No obstante, durante sus menos de dos años en el cargo, Castells ha sido uno de los ministros con menos proyección pública del Ejecutivo, lo que le ha costado multitud de críticas y también ha opacado la presencia a nivel estatal del referente catalán de Unidas Podemos. A pesar de tener un ministro en el Gobierno, la mayor parte de la presencia mediática de Catalunya en Comú en Madrid la han tenido dirigentes como Jaume Asens o Gerardo Pisarello, mientras Castells ha estado en un discreto segundo plano y apenas ha tenido unas pocas apariciones, siempre en asuntos relacionados con su ministerio.

El ya exministro demostró ser un verso suelto desde pocos días después de su nombramiento, ya que en pleno acto de intercambio de carteras con Pedro Duque -que se desprendió de las competencias sobre universidades para quedarse únicamente con la cartera de Ciencia- aseguró no estar "de acuerdo" con la misma existencia de su ministerio separado del de Duque. En un estilo radicalmente contrario al del resto de ministros de Unidas Podemos, optó desde el principio por prácticamente no comunicar y no meterse en ninguna de las discusiones políticas públicas de la coalición. Y fue tal su desconexión con la vida partidaria del espacio de Unidas Podemos que, en las elecciones madrileñas del pasado 4 de mayo, acompañó en el seguimiento de la noche electoral al candidato del PSOE, Ángel Gabilondo.

Por ahora, es una incógnita si Subirats cambiará este modo de proceder tan poco habitual en los códigos políticos de hoy en día. Pero lo cierto es que el nuevo ministro, aunque comparte con el anterior un perfil académico e intelectual -ambos son catedráticos de reconocido prestigio-, también tiene un mayor peso político y una indudable vinculación partidaria con Catalunya en Comú. De hecho, en las elecciones municipales de 2019, Subirats fue número dos de la alcaldesa Colau en las listas de los comuns, y su relación viene de más atrás, ya que fue una de las piezas clave para la creación en 2014 de Guanyem Barcelona, que posteriormente se convertiría en Barcelona en Comú.

Este perfil más político servirá a Catalunya en Comú para intentar afrontar la segunda parte de la legislatura con un mayor peso mediático, en un momento en el que las máquinas preelectorales comenzarán a engrasarse y en el que también está previsto que la líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, comience a mantener encuentros para desarrollar su anunciada plataforma. Además, Subirats sustituirá a Castells en la mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat, que no tiene fecha para una próxima reunión pero en la que el exministro de Universidades acudía como cuota de los comuns dentro del Ejecutivo.

Con respecto a sus nuevas funciones en el Ministerio de Universidades, la principal tarea que espera a Subirats es la aprobación definitiva de la ley de universidades, el proyecto estrella de Castells, quien se marcha dejando encaminada una reforma que, sin embargo, ha generado una importante contestación de algunos sectores de la comunidad universitaria. La norma se encuentra a la espera de ser aprobada en segunda vuelta en Consejo de Ministros para pasar al Congreso y, entre otras cosas, pretende limitar el número de contratos temporales entre el profesorado, así como reforzar los requisitos a la creación y funcionamiento de universidades privadas.

Redactor '20minutos'

Redactor de Nacional. Me hice mayor en Infolibre y llegué a 20minutos a finales de 2019. Sigo a Sumar y a Podemos y me paso la vida en el Congreso, donde también me encargo de la crónica parlamentaria. Cosecha de 1993.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento